13 agosto 2018

En Bold Insight han escrito un artículo sobre una reciente investigación que han hecho sobre interfaces para vehículos, observando la experiencia de los usuarios en ellos.

Interior de un Ford con varias pantallas en el interior del vehículo. Foto de Luca Mascaro

Desde Bold Insight nos dicen que la recomendación principal para los sponsors de la investigación sería la misma que hace diez años, a pesar de la evolución de la tecnología, que el interfaz y el sistema del vehículo reconozca y soporte más patrones del habla natural de los usuarios. Es decir, que los usuarios puedan interactuar con el vehículo de la forma más natural posible sin tener que desviar su atención, como lo harían con el copiloto que les acompañara.

También nos señalan que en 10 años la experiencia en una interfaz de usuario en un vehículo apenas ha cambiado. Lo único que ha cambiado es la aparición de contenido al instante, actualizado, automatizado o en tiempo real, con la aparición y el abaratamiento de tecnologías de geolocalización y de conexión inalámbrica vía móvil.

El testeo del reconocimiento de voz del vehículo fue uno de los asuntos más interesantes del test nos apuntan desde Bold Insight, además en algunos casos sí que han evolucionado en los últimos 10 años pero en otros apenas se notan diferencias.

Hay un montón de tecnología que se han ido añadiendo a los coches en los últimos años, pero realmente pocas han impactado en los usuarios. A pesar del gran número de avances que se están desarrollando en los últimos años y más que vendrán con el desarrollo del coche eléctrico y el coche autónomo.

Bold Insight destaca como reseñables o importantes los siguientes avances en el automóvil en los últimos años:

  • Introducción de seguridad adaptable o basada en el contexto
  • Información de diagnóstico y de conveniencia a los paneles de instrumentos
  • Introducción de pantallas que han cambiado la experiencia de conducción habitual

En un coche medio normalmente se suele incluir un pack de tecnología y comunicaciones que permite a los usuarios tener gran cantidad de información al alcance de sus dedos. Los sensores de diagnóstico y de seguridad permiten mostrar alertas cuando el vehículo está por debajo de los valores óptimos, se desvía de la calzada o pierde el conductor la atención, las cámaras y sensores en el exterior del vehículo permiten orientar al conductor al aparcar y salir de un estacionamiento y por supuesto la posibilidad de controlar las fuentes multimedia conectadas desde el volante. Son elementos que ya no son revolucionarios, pero sí que están cambiando la experiencia de conducir un vehículo.

Las pantallas en el vehículo se están convirtiendo en un elemento que está en el filo entre lo revolucionario y un elemento que cambia la experiencia de conducción. Las pantallas son un elemento de valor aunque no desarrollen todo el potencial que pueden, es decir que sean una simple sustitución de un cuadro de instrumentos tradicional con algún indicador más y no un centro multimedia de recepción y visualización de información como en los modelos más caros y refinados con tecnología más avanzada, convirtiendo las pantallas en algo más que un elemento bonito.

Con respecto al reconocimiento de voz, a estos sistemas aún les queda mucho como para ser un elemento deseado por los usuarios es una de las conclusiones de la investigación de Bold Insight. Se encontraron hablando con los usuarios de problemas que eran los mismos que hace 10 años en otra investigación. Aunque algunos sistemas hayan mejorado en este tiempo, la mayoría necesitan un comando de iniciación de una o dos palabras delante de cada orden, para cualquier cosa diferente de hacer una llamada.

Ahora mismo los conductores tienen a Siri, Amazon Echo o Google Home como base para medir la calidad de estos interfaces, por lo que los usuarios son menos propensos todavía a aceptar un sistema con el que no puedan usar lenguaje natural. Por lo que los usuarios buscan en el vehículo la experiencia más cercana a la que tienen con estos 3 asistentes por voz.

Desde el Estudio nos parece que el estudio tiene unos hallazgos importantes y a tener en cuenta por la industria automovilística si quieren que sus vehículos sean más centrados en el usuario de lo que son ahora en lo que se refiere a interfaces dentro de él.

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.