Crónica de la TarugoConf 2017

Creo que en el Estado español no hay un evento, o yo no lo conozco, que tenga el nivel en el punto de partida como lo tiene la TarugoConf. En la segunda edición de este fantástico evento, que se celebra en Madrid organizado por David Bonilla, en el estudio hemos sido orgullosos patrocinadores del mismo. Lo que es lo mismo, hemos puesto dinero para ayudar, para apoyar, y para dar soporte para que se celebre en las mejores condiciones.

TarugoConf 2017. Fight the status quo. TarugoConf 2017. Fight the status quo.

A estas alturas de la película, dar soporte y apoyar como patrocinadores un evento que tiene un componente tecnológico, no debería ser noticia. Pero es que la TarugoConf es algo más que un evento tecnológico. Es un evento que tiene que ver con personas, que tiene que ver con empresas, que tiene que ver con compartir problemas, y que tiene que ver sobre todo con un espíritu de dar una pequeña patada al orden establecido.

Lo digo en términos de dar una pequeña patada al orden establecido, siguiendo el discurso de apertura que el propio David Bonilla se encargó de trasladar a los asistentes el pasado viernes. No se trata de un evento contestatario, no se trata de un evento político, y ni mucho menos se trata de un evento antisistema.

Por contra, tengo la impresión de que se trata de una reunión de personas que van un paso por delante de los acontecimientos que nos toca vivir. Y desde la perspectiva profesional que tiene hondas raíces tecnológicas y de negocio, creo que se ven con más claridad los acontecimientos o los horizontes que nos tocará experimentar en un futuro cercano.

Ni que decir tiene que los contenidos de las ponencias han sido extraordinarios, con mención aparte a Cris Santamarina que nos habló de chatbots, y de @eloichu que nos habló de cómo organizar un sistema de ventas en una startup. Aunque para mí la charla más destacada con diferencia fue la de Carlos Larraz, máximo responsable de Funidelia, que hizo un despliegue absolutamente honesto de cómo organizar y planificar un comercio electrónico ganador.

TarugoConf 2017. Cris Santamarina hablando de bots. TarugoConf 2017. Cris Santamarina hablando de bots.

Pero insisto que no son necesariamente las ponencias el máximo valor de este evento. Desde la comida hasta la verbena madrileña tradicional que se organizó como fiesta de despedida, me pareció un auténtico ejercicio de artesanía en 2017.

Seguramente no compartiremos criterio en algunas cuestiones filosóficas del evento, y con total seguridad yo no firmaría el presupuesto. Pero es que hasta en eso la TarugoConf es diferente: al final de la evento se ofrecen las cifras económicas de ingresos y de gastos para organizarlo.

El año pasado me fui con muy buen sabor de boca porque me pareció que la TarugoConf era un evento de autor. David Bonilla está detrás de ello, como cara visible de una organización absolutamente exquisita. Este año creo que debiera ser el último en el que el componente de autor primase en el evento. Es absolutamente ejemplar como un grupo de personas bastante bien avenidas organiza, coordina y despliega un evento que sin duda es referencia indiscutible en el panorama tecnológico y de negocio en España. Y digo que debería dejar de lado el componente de autor porque es lo que pienso. La maduración de un evento de este tipo, si bien es muy interesante un inicio con ese formato de autor, entiendo que ya no es necesaria. TarugoConf es ya un evento de referencia, y así entiendo que debería seguir siendo.

TarugoConf 2017. Carlos Larraz hablando de su experiencia en Funidelia. TarugoConf 2017. Carlos Larraz hablando de su experiencia en Funidelia.

No he hecho las cuentas pero la diversidad de género es una de las notas, afortunadamente, en el haber de este evento, y francamente me gustaría escuchar a más personas o más experiencias que tengan que ver con la experiencia de usuario. Pero eso son demandas y características que pueden perfectamente no compartir otras personas que acudan al evento. En todo caso, solo quería dejar mis impresiones sin dejar pasar demasiado tiempo hasta plasmarlas por escrito. Para mí no es el evento fundamental al que ir todos los años, pero he de reconocer que es absolutamente necesario para casi cualquier disciplina que trabaje lo digital dejarse ver, o asomarse por esta ventana de absoluta vanguardia, experiencia y muy pero que muy buen ambiente.

Comentarios

  1. Genial sinopsis de lo que fue la Tarugoconf 2017, me quedé con ganas de hablar contigo de nuevo, pero quien sabe a lo mejor el año que viene te lian a ti para una charla. 😉

  2. Hola Daniel,

    Antes de nada, muchas gracias por haber apoyado el evento y por tu crónica.

    Estoy seguro de que tu feedback nos ayudará a mejorar. Por eso quiero entenderlo bien.

    ¿A qué te refieres con crees que el evento deje de ser “de autor”? ¿A que profesionalicemos la organización? ¿A que yo tenga menos presencia en el escenario o en la selección de contenidos? ¿A que ampliemos asistentes?

    Muchas, muchas gracias por todo de nuevo.

    Un abrazo,
    David

  3. Me refiero a que creo que ya no es necesario exportar la imagen de evento de autor, y llevarlo a un concepto más profesionalizado, efectivamente. es una cuestión de la skin del evento.

  4. Discrepo, creo que la Tarugo solo tiene sentido como evento de autor, al menos por el momento.
    David, Candela y Jero, han creado un evento en el que uno se siente parte de una familia que una vez al año se reúne para celebrar que siguen en la lucha, compartir historietas y reforzar un lazo que permite crear comunidad, todo alrededor de una forma de entender las empresas tecnológicas “Doers only”.
    Tal vez habrá que pensar si es posible crear otra cosa a partir de la experiencia de la Tarugo, pero no veo como un evento más grande, sin la linea editorial de David o el mimo por el detalle (magnifica la iluminación) aportará el subidón que da ir a la Tarugo.
    Concentrar en un solo día toda la experiencia, conocimiento, entretenimiento y pulpo es imposible, sin el control exhaustivo de un evento de autor, al menos eso creo yo.

Deja tu comentario

*