20 noviembre 2013

Bueno, pues siguiendo la costumbre que leo habitualmente en el blog de Dani Latorre, voy a intentar hacer una retrospectiva semanal de lo que hago en los días de trabajo que conforman eso que llamamos semana laboral.

Es una costumbre que no sé muy bien de donde se ha sacado Latorre, pero me parece que puede ser un buen incentivo a la hora de no dejar muerto el blog en esas épocas en las que la pila del quehacer se hace interminable. Vamos, que me gusta mucho la idea.

 

Por eso, en un intento de no dejar en agua de borrajas, o al menos no del todo, el propósito que me hice a principios de año de escribir todos los días en el blog, contaré por aquí lo que la semana vaya dando de sí en lo que a trabajo se refiere.

Por supuesto eso no es incompatible con lo que a mi en realidad más me gusta: escribir sobre usabilidad y experiencia de usuario en los proyectos que acometo, en lo que leo por ahí o en lo que observo por la calle o en cualquier lugar fuera de la red.

Como se supone que esto va de escribir los viernes o el fin de semana contando lo que ha dado de si la semana, no empezare hoy, pero por lo menos sí que voy a ponerme a cero, contando los proyectos, hasta donde se puede, en los que estoy trabajando actualmente. Bueno, o alguno de ellos, que no voy a contarlo todo el primer día.

Llevo entre manos un total de ocho proyectos abiertos en la actualidad. Uno de ellos es cerrar el feedback para los alumnos de la novena edición del curso online de UX Learn. Otro proyecto en el que estoy trabajando es la tutorización y seguimiento del rediseño de la parte online de una universidad española. Está siendo un proyecto muy chulo porque el equipo de trabajo con el que estoy colaborando es como una esponja que absorbe los contenidos que vamos viendo en las sesiones de trabajo, y es absolutamente gratificante.

Por otro lado estoy trabajando en el despliegue de un plan de microfundraising para una entidad perteneciente al tercer sector, mediante el cual queremos dejar lista la plataforma online con la que trabajan habitualmente (que también corrió a cargo del estudio) para acoger la colaboración económica de personas y empresas. Es un proyecto alucinante porque gracias a la integración de esta estrategia con un plan de promoción de terceros, lo que estamos aprendiendo es valiosísimo.

En otro orden de cosas estoy involucrado en un proyecto 100% online bastante tocho, del que puedo decir más bien poco, pero si que puedo contar que mi participación está teniendo lugar desde el minuto cero, y el equipo de trabajo con el que estoy involucrado esta formado por profesionales de altísimo nivel y del que, de nuevo, estoy aprendiendo una barbaridad.

Por ultimo, contar que otro proyecto en el que estoy trabajando es el de la conceptualización de un sitio web para una administración pública del que estoy muy orgulloso. Es un trabajo en el que la creatividad, la responsabilidad ciudadana y la pasión por los nuevos elementos disruptivos a los que nos estamos teniendo que acostumbrar como sociedad son parte de la alta motivación con la que lo afronto.

En resumen, no me aburro trabajando y voy a tratar de hacer una especie de terapia por aquí contando cómo van los proyectos, sus avances y lo que voy sacando en claro.

Espero que os parezca interesante lo que vaya contando a ese respecto. Y si no es así, lo leeré yo varias veces 🙂

En Torresburriel Estudio te ayudamos en el proceso de diseño de servicios digitales mediante tests con usuarios, planteando propuestas de solución en base a los resultados del test. También podemos formar a tu equipo mediante una formación in company para que apliquen metodologías de diseño centrado en el usuario en el día a día de su trabajo. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto.

Comentarios

  1. ¿Ocho proyectos simultáneos? Definitivamente, lo tuyo es el funambulismo…

  2. Alfonso: así es. De todos modos cada uno tiene sus ritmos, no es posible trabajar a full en más de uno 😀

  3. Yo lo saqué de Linking Paths, que estuvieron bastante tiempo haciéndolo. Y ellos a su vez lo sacaron de otro blog que no recuerdo… A mi obligarme a hacerlo me ayuda a ver si semanalmente estoy haciendo y de vez en cuando plantearme que narices estoy haciendo con algunos de mis objetivos “vitales” 😛

  4. Te lo iba a comentar por Twitter, pero creo que va “contra el espíritu de los blogs” 🙂

    Es una idea excelente, dure lo que dure, por mantener vivo el blog, y más por lo que comenta Dani Latorre: te obliga a pararte a pensar en qué has gastado la semana, si ha servido para acercarte a tus objetivos, o para “perderla”.

    Así que os la copiaré, que tengo el blog sin actualizar desde junio, y el viernes cumple 10 años.

    Qué mala madre soy!

  5. Chavalina: pues no sabes lo que me gusta que dejes aquí el comentario en lugar de en las redes sociales del demonio esas XD. En serio, gracias por pasarte por aquí. Y ponte ahora mismo a escribir el punto cero de tu retro semanal 🙂

  6. Me paso mucho pero no comento.

    El Twitter del demonio mató a los blogstars del 2000 😛

  7. Me parece genial la idea y la propuesta. Cuando se lo vi a Dani, yo también pensé que debería hacerlo. Definitivamente tiene que ser una gran práctica obligarte a reflexionar semanalmente sobre el trabajo hecho, 🙂

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.