La investigación UX es una de las etapas más importantes del proceso de Diseño UX, ya que para tomar decisiones acertadas hay que basarse en datos, no en simples suposiciones. La información que se obtiene en las investigaciones es muy valiosa, pues permite que las acciones estén justificadas.

Además, la investigación UX es algo que hay que hacer a lo largo de todo el proceso de desarrollo, lanzamiento y mantenimiento de un producto digital, y dependiendo de la fase, será más recomendable utilizar un método y herramientas diferentes. 

Para entender las características y las necesidades de las personas usuarias podemos utilizar diferentes métodos de investigación. En este artículo vamos a hablar detalladamente de la investigación cuantitativa.

Qué es la investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa se basa en números, y es estructurada y objetiva, lo que ayuda a evitar los sesgos. 

Ver también:

Con la investigación cuantitativa se busca entender el comportamiento de las personas usuarias con preguntas numéricas como cuánto o con qué frecuencia, utilizando muestras de personas usuarias grandes. Estos datos ayudan a entender la magnitud de los hallazgos de la investigación UX.

Los datos que se obtienen en la investigación cuantitativa son medibles: son datos numéricos, gráficos, porcentajes, de duración, de cantidades o de profundidad de navegación, por ejemplo. Para entenderlos y analizarlos se utiliza la estadística.  

Una vez que se han analizado los datos, el conocimiento obtenido se utiliza para obtener una visión general sobre temas específicos, y para optimizar y mejorar los productos digitales en las siguientes iteraciones.

Técnicas de investigación cuantitativa

Las técnicas de investigación cuantitativa más comunes son:

  • Card Sorting. El Card Sorting ayuda a descubrir de qué forma las personas usuarias creen que deberían estar organizados los contenidos de un producto digital. Para analizar los resultados se utiliza una matriz de similaridad, que indica el número de veces que dos categorías han sido colocadas en la misma agrupación. 
  • Tree Testing. Con esta herramienta podemos evaluar la categorización jerárquica de la arquitectura de la información de un producto digital. La metodología consiste en plantear una tarea a las personas usuarias, y observar cómo la llevan a cabo. Esto permite determinar dónde se encuentran los problemas de la jerarquía.
  • Test del primer clic. Esta técnica sirve para medir la usabilidad de un producto digital y descubrir cómo de fácil es completar una tarea determinada. De esta forma se puede averiguar dónde hacen clic las personas usuarias, pero no qué estaban tratando de lograr. Visualizar exactamente dónde hacen clic las personas brinda una gran perspectiva del diseño. Los clics que ocurren en lugares inesperados pueden resaltar partes confusas de una interfaz y son útiles para determinar las futuras iteraciones y mejoras.
  • Eye-tracking. Esta técnica permite medir en qué momento y durante cuánto tiempo las personas usuarias miran algunas partes de una interfaz. Gracias a estos podemos descubrir qué elementos atraen la atención, cuáles son ignorados, qué zonas se leen y cuáles se escanean y si las personas usuarias encuentran fácilmente la información que estaban buscando. Para que esta técnica sea eficaz hay que montar un estudio de eyetracking y hacer pruebas piloto antes de llevar a cabo el estudio real.

El coste de estas técnicas de investigación cuantitativa depende de la forma en la que se implementen. El coste final puede variar dependiendo de las herramientas que se utilicen, la cantidad de participantes y la cantidad de tiempo que dediquen las personas encargadas de la investigación. Como regla general, las metodologías en persona suelen ser más costosas que las remotas, porque requieren de más tiempo de la persona investigadora. 

Vuelve a ver el live de Daniel Torres Burriel en el que habló sobre cómo se elige el mejor método de UX Research:

Métricas de investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa es clave para cuantificar los hallazgos obtenidos con otras técnicas. Gracias a los datos podremos tomar decisiones que ayuden a mejorar el diseño UX.

Algunos de los aspectos que podemos medir gracias a la investigación cuantitativa son:

  • El tiempo que se tarda en completar una tarea. Imaginemos que queremos medir cuánto tardan las personas en encontrar un producto concreto en un ecommerce. Si el tiempo es muy alto, significa que hay que revisar la arquitectura de la información para conseguir que esa tarea sea más fácil, lo que mejorará la UX.
  • La tasa de éxito de una tarea. Siguiendo con el ejemplo anterior sobre un ecommerce, podemos plantear dos opciones diferentes de arquitectura de la información, y pedir a las personas usuarias que encuentren un producto concreto. De esta forma podremos cuantificar qué opción tiene una mayor tasa de éxito, y decir cuál es la mejor.
  • La tasa de satisfacción. Para evaluar la usabilidad percibida y la UX se puede utilizar una escala del 1 al 10, donde 1 significa “muy mala usabilidad” y 10 significa “muy buena usabilidad”. Tras obtener todas las respuestas a esta pregunta tendremos un promedio de satisfacción, y además, podremos conocer la distribución de las respuestas (número de respuestas con cada puntuación).

La investigación es muy importante en el diseño de UX, pero también es muy importante saber cómo redactar un buen reporte. Toda la información que se descubre durante la investigación hay que recogerla y analizarla correctamente, ya que ayudará a tomar decisiones muy importantes sobre el diseño y el desarrollo. 

Beneficios de la investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa tiene una serie de beneficios respecto a otros tipos de investigación:

  • Es fácil evitar los sesgos. Las pruebas son estructuradas y los resultados son objetivos, por lo que se evitan los sesgos. 
  • Permite utilizar números para medir la usabilidad del producto digital. Es una ventaja porque los stakeholders tienden a confiar más en los datos numéricos.
  • Los resultados se pueden presentar fácilmente en forma de gráficos, cuadros o tablas. (Ver también: Cómo presentar los hallazgos de UX).
  • Es fácil comparar los resultados de diferentes iteraciones, lo que puede ayudar a comprender si los cambios que se han hecho en el diseño son estadísticamente significativos.
  • Es más fácil hacer estas pruebas de forma remota, porque no requieren un contacto directo con las personas usuarias. 

Inconvenientes de la investigación cuantitativa

También tiene algunos inconvenientes:

  • La investigación cuantitativa solo permite saber cuáles son los problemas que hay con el producto digital, pero no responde a la pregunta de por qué ocurren o cómo se puede rediseñar el producto.
  • Para obtener datos estadísticamente significativos se necesita un tamaño de muestra muy grande, y puede resultar complicado llevarlo a cabo. 

La investigación cuantitativa es clave para descubrir los problemas o aspectos a mejorar de un producto digital. Después, con la investigación cualitativa, podremos descubrir por qué han ocurrido esos problemas, lo que nos dará información para solucionarlos.

Diseña y ejecuta a la perfección tu propio proyecto de investigación, teniendo en cuenta las necesidades del cliente y del producto.

Si quieres especializarte en la investigación de los usuarios y sus necesidades el Programa de Especialización en Research Avanzado es la solución perfecta para ti.

Contacta con nuestro equipo de formación en UX Learn para conocer próximas convocatorias.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.