Para entender qué es el pixel perfect primero tenemos que entender qué es un pixel. Un píxel es el elemento más pequeño de una imagen digital. 

Los píxeles se agrupan uniformemente en filas y columnas, por lo que si tenemos una pantalla de 1920px x 1080px, significa que tenemos 1920 filas de píxeles con 1080 columnas, lo que son 2.073.600 píxeles en total. 

Cada píxel está compuesto por emisores RGB (red, green, blue, en español rojo, verde y azul), y el brillo es personalizable. La combinación de los tres valores RGB creará el color real.

El concepto del pixel perfect se utiliza principalmente por diseñadores y maquetadores digitales, y se basa en diseñar logrando la perfección absoluta, consiguiendo que los productos digitales ofrezcan una experiencia perfecta para las personas usuarias en cualquier tipo de navegador o dispositivo.

La expresión del pixel perfect se utilizaba en los 90 cuando las páginas web se diseñaban utilizando Photoshop, y el proceso era mucho más artesanal de lo que es hoy en día. A día de hoy los componentes de UI (User Interface), normalmente, se construyen mediante código CSS, no creando los archivos de diseño en Photoshop y añadiéndolos al HTML. 

A día de hoy, implementar la metodología del pixel perfect tal y como estaba concebida en sus inicios no tiene sentido, ya que el diseño actual es demasiado fluido y animado como para buscar la perfección en cada pixel.

Ver más: 

Cómo implementar el pixel perfect 

Aunque implementar la la técnica del pixel perfect en la actualidad no tenga mucho sentido, sí existen una serie de recomendaciones que podemos extraer de la metodología y utilizar para crear un mejor producto digital:

  • La accesibilidad. Este concepto es muy amplio, pero es clave para garantizar la facilidad de uso y la claridad. Tenemos que pensar en quién va a utilizar el producto, no únicamente en la estética.
  • Definición del pixel. Los bordes de los elementos tienen que ser rectos, por lo que las medidas de los píxeles tienen que corresponder con números enteros, de forma que cada píxel estará relleno al 100%. Con esto evitaremos que los bordes se suavicen.
  • Alineación y espaciado. Una característica muy importante de los diseños que siguen la metodología del pixel perfect es conseguir que la alineación y los espaciados estén compensados. 
  • Iconos. Los iconos tienen que respetar el color, la forma y el significado habitual, es decir, tienen que estar estandarizados. Por ejemplo, si queremos representar un mensaje de error, lo habitual es incluir una cruz roja. 
  • Jerarquía visual y arquitectura de la información. La jerarquía visual tiene que representar fielmente las partes importantes del producto digital, ya que es fundamental para representar el orden y la relevancia de cada una de las partes. (Por ejemplo, hace un tiempo las notificaciones de cumpleaños en Facebook daban lugar a confusión, y a causa de la jerarquía visual se producía un problema de usabilidad).
  • Tipografía. La tipografía tiene que tener un tamaño y un interlineado legible.

Además de los aspectos relacionados propiamente con el diseño, para implementar la metodología del pixel perfect también tenemos que tener en cuenta otros aspectos importantes, como la organización y la nomenclatura de los proyectos.

Si trabajas en equipo, lo habitual es que compartas tu trabajo con otros diseñadores o desarrolladores, por lo que una buena organización es esencial para hacer el trabajo en equipo más eficiente y mejorar el flujo de trabajo. 

El pixel perfect en la actualidad

Las personas que nos dedicamos a diseñar experiencias personas usuarias tenemos como finalidad transmitir una serie de emociones, además de conseguir que la experiencia sea agradable, fácil de utilizar y satisfactoria. 

Obviamente no podemos dejar de lado buscar la perfección técnica, pero es más importante crear productos accesibles e inclusivos, además de útiles para todas las personas.

Es decir, tenemos que entender el pixel perfect como una filosofía de trabajo para diseñar de la mejor forma en cuanto a la técnica, pero teniendo siempre en cuenta el resto de aspectos que influyen en la experiencia de las personas usuarias. No nos podemos obsesionar en buscar una perfección que no existe, pero sí que podemos trabajar para hacerlo lo mejor posible. 

Hoy en día tenemos a nuestra disposición muchísimas herramientas para hacer Diseño UX. Entre ellas, por ejemplo, Figma. Esta herramienta no ofrece la posibilidad de crear cuadrículas en los diseños, lo que nos permite mover y alinear los elementos perfectamente sin ningún esfuerzo extra. 

Automatizar estas tareas de medición de los elementos facilita mucho la tarea de conseguir que el producto digital sea pixel perfect. Si quieres aprender todos los trucos sobre Figma no dudes en hacer el Curso UX Online de Figma Avanzado:

Aborda el diseño de servicios vinculados a productos digitales y optimiza la inversión en experiencia de usuario con UX-PM Nivel 3: Liderar UX.

Aprende a construir un equipo de UX sólido que satisfaga los requerimientos de tu organización.

Más información sobre esta certificación internacional en nuestro área de formación.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.