Una de las primeras cosas que tenemos que entender cuando nos disponemos a diseñar un producto es que no somos usuarios finales: las personas que usarán el producto no tienen porqué entender nuestro producto, ni siquiera tienen que tener conocimientos avanzados de tecnología. 

Para asegurarnos de que cualquier persona será capaz de utilizar el producto que estamos diseñando, nos tenemos que centrar en hacer que las acciones que se pueden realizar sean claras e intuitivas, por lo tanto, fáciles de comprender y con resultados claros.

Si queremos saber cómo se comportan las personas usuarias con un producto, tenemos que crear modelos mentales en los que se refleje el proceso de pensamiento que siguen en el producto. De esta forma podremos saber cómo interactúan y qué podemos hacer para facilitar el proceso.

Aunque hay aspectos que podemos pensar que son un estándar, la realidad no tiene por qué ser así, y será necesario dar las indicaciones necesarias para que cualquier persona lo pueda entender. 

Por ejemplo, debemos explicar cómo se utiliza la aplicación o algún apartado en concreto, intentando siempre solventar los problemas de comprensión habituales para que la persona que esté en la experiencia no los tenga que sufrir. El ejemplo más claro lo tenemos en un onboarding: explicar para qué sirve un producto, dónde están las opciones más habituales y cómo usarlo puede solventar esos problemas de comprensión ante algo nuevo, usando modelos mentales comunes. 

¿Qué mejoras podemos hacer para que los productos sean más fáciles de utilizar?

Si las llamadas a la acción (CTA) solo tienen texto es posible que cuando se expone la pantalla no se comprenda a la primera qué significa el botón. Es posible que sea necesario leer varias veces el texto para entenderlo. Sin embargo, una pista visual, como símbolos o colores, hará que ese botón sea más sencillo de interpretar.

También ocurre el mismo problema si el CTA solo incluye iconos, ya que el significado puede ser confuso y dar lugar a otros problemas de usabilidad, cómo que se confunda con una ilustración. O incluso a problemas de inclusividad y diversidad, si nuestro público es de diferentes partes del mundo.

Para minimizar los problemas de comprensión que pueden surgir si los botones solo tienen texto o iconos, la solución es combinarlos para aclarar su significado, es decir, emparejar iconos con una etiqueta de texto que describa su significado.

Ejemplos de diferentes CTA con iconos y texto

Otro aspecto a tener en cuenta es el énfasis que se le da a cada botón para determinar su importancia:

  • Énfasis alto: Botón relleno con un color sólido.
  • Énfasis medio: Botón con transparencia de color.
  • Énfasis bajo: Botón con contorno.
Énfasis de botones

Si tenemos que combinar los botones, también es interesante saber qué énfasis le vamos a dar a cada uno para dirigirlo primero a la acción que más nos interese. Por ejemplo, si estamos en un carrito de la compra y tenemos un botón de finalizar compra y otro de seguir comprando, probablemente nos interese más dar un énfasis alto al primero.

Otra forma de resaltar una acción importante es utilizar un botón de acción flotante (FAB), pero debemos cerciorarnos de que se entienda qué acción llevará a cabo ese botón mediante iconos y texto, como ya vimos con el diseño del botón “Volver arriba”.

Por último, si el texto del botón es muy largo, debemos asegurarnos de que la posición en la que lo coloquemos, le permita mostrar todo el texto y no se corte. Para solucionar esto, en vez de poner los botones en línea, lo que podemos hacer es apilarlos uno encima de otro para que tengan más espacio a lo largo y se pueda ver todo el texto.

La clave está en utilizar llamadas a la acción que combinen símbolos y texto para que se puedan comprender más fácilmente. También tendremos que realizar pruebas con usuarios para cerciorarnos de que nuestros diseños funcionan tal y como esperamos.

Conviértete en un experto en temas específicos de UX y desarrolla al máximo tus habilidades con los Programas de Especialización de UX Learn, poniendo en práctica tus conocimientos con tu propio proyecto personal.

Infórmate sobre los programas disponibles y los próximos lanzamientos en la web de UX Learn.

No dudes en consultarnos cualquier inquietud sobre los programas. ¡Estamos encantados de ayudarte!


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.