20 abril 2021

En los equipos de UX hay muchos perfiles que se encargan de dar vida a un producto digital. Pero hay uno que se asegura de materializar todas las investigaciones y estrategias en un nuevo diseño, el Product Designer

Un Product Designer se dedica a desarrollar el proceso de creación de productos digitales y su mantenimiento. Su objetivo principal es solucionar los problemas a los que se podría enfrentar un usuario y no se centra únicamente en la parte estética, como algunas personas pueden pensar erróneamente.

Habilidades de todo Diseñador de Producto

Su labor principal es crear y diseñar el mejor producto posible adaptado a las necesidades del negocio y de los usuarios, utilizando y gestionando los recursos de tiempo y dinero de los que dispone. Para llevar a cabo su trabajo de la manera más eficiente posible tiene que ser capaz de desagregar las fases y ponerlas en marcha. 

Junto a esto, debe tener la habilidad de traducir los valores y la visión del negocio al idioma de los usuarios. Esto es lo que le va a permitir tender puentes entre las áreas de negocios, de tecnología y la experiencia de usuario, es decir, mantener la colaboración y comunicación entre departamentos siempre activa. 

De lo anterior, podemos obtener la que puede ser, con toda seguridad, una de las habilidades más destacadas que debe tener un Product Designer: la capacidad de entender diferentes perfiles, negocios y herramientas, así como la adaptación de saber trabajar en ámbitos que son poco conocidos. Tiene que saber utilizar diferentes metodologías para aplicar la que mejor encaje en cada proyecto. 

Un buen Product Designer ha de saber adaptarse al equipo con el que trabaje

Cómo trabaja un Product Designer

Como casi cualquier perfil de UX, el trabajo se ha de desarrollar siguiendo un proceso y una serie de metodologías para cumplir con los objetivos marcados y crear los mejores productos.

Todas esas metodologías las puedes aprender en el Programa de Especialización de Diseño de Producto, el curso avanzado para adquirir todas las habilidades necesarias para diseñar productos con garantías y que, además, es compatible con FUNDAE. Reserva ya tu plaza antes de que se agoten.

En primer lugar, antes de empezar a diseñar, el Product Designer debe entender perfectamente el comportamiento de los usuarios, creando el Customer Journey Map, que será el punto de partida para después poder crear wireframes y prototipos adecuados que se puedan validar en las primeras fases de tests internos

El objetivo final del proceso de trabajo de cualquier  Product Designer es desarrollar un producto mínimo viable (o MVP). Un MVP es la primera versión de un producto que cumple únicamente con el mínimo de funciones y calidad esperadas. A partir de ahí se itera y se mejora hasta llegar al producto final.

Para poder realizar la iteración con garantías, también tiene que tener las capacidades de organizar y analizar tests A/B para entender y saber a ciencia cierta cuál es el mejor producto para los usuarios. Con estas pruebas podemos ofrecer al usuario, sin su conocimiento, dos versiones que solo se diferencian en un aspecto, y se puede comprobar en cuál responde mejor el usuario.

La clave de un buen Product Designer es que no se puede enamorar de sus creaciones, ya que la metodología de trabajo consiste en iterar, cambiar, modificar y mejorar el producto según las necesidades del proyecto y de los usuarios. Aunque podemos romantizar el producto e implicarnos personalmente, hemos de tener en cuenta siempre que los clientes demandarán nuevas características y mejoras, con lo que ese amor es contraproducente y puede ser un obstáculo al desarrollo del producto.

Cuando se está creando un nuevo producto este perfil es sumamente importante, ya que liderará y coordinará todo lo relacionado con el diseño de interacción y visual para que esté finalizado antes de pasar a la fase de desarrollo. No obstante, ha de ser capaz de tomar decisiones siempre basadas en datos, y estos datos han de estar siempre  fundamentados en investigaciones, ya que de esta manera habrá más garantías de éxito al lanzar el producto.

Un último recordatorio: un Product Designer no es un perfil 100% digital, sino que lo encontramos en multitud de ámbitos, desde agencias hasta el mundo físico. Si quieres formarte y desarrollarte en este área, el Programa de Especialización en Diseño de Producto es tu oportunidad para ello. 

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.