09 diciembre 2022

El proceso de diseño de UX para dispositivos médicos supone un gran reto para los investigadores de UX. La responsabilidad y las implicaciones de este tipo de proyectos vinculados con la salud es muy diferente a diseñar un ecommerce, por ejemplo.

La transformación digital de los últimos años ha supuesto cambios en muchos sectores, incluido el médico. El proceso de diseño de UX para dispositivos médicos debe tener en cuenta el entorno normativo en constante cambio, las necesidades y preferencias de las personas usuarias, así como las limitaciones tecnológicas

El diseño debe cumplir estrictas normas de seguridad, ya que el más mínimo error puede tener consecuencias mortales. Por tanto, los investigadores de UX deben prestar mucha atención a los detalles y asegurarse de analizar cada paso del proceso para garantizar el máximo nivel de seguridad y usabilidad.

El proceso de diseño y producción de dispositivos médicos exige que las empresas cumplan con muchas normas y complejidades técnicas, como IEC 62366 (Aplicación de la ingeniería de usabilidad para dispositivos médicos). Este estándar internacional está armonizado por la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos (EE. UU.) Por lo tanto, puede utilizarse como punto de referencia para cumplir con los requisitos reglamentarios de ambos mercados.

La usabilidad de los dispositivos médicos

El personal médico utiliza una gran cantidad de dispositivos médicos para monitorear a los pacientes. Es por eso que el uso seguro debe convertirse en la prioridad número uno para los diseñadores de dichos productos. 

También hay que tener en cuenta que todos los dispositivos que utilizan directamente los pacientes deben garantizar una buena usabilidad, ya que esas personas no siempre disponen de la formación necesaria para el uso de dispositivos médicos y, por lo tanto, pueden generar mediciones incorrectas o incluso ponerlas en riesgo

La creación de productos sanitarios seguros requiere un planteamiento global que otorgue prioridad a las personas y se centre en las necesidades de los profesionales sanitarios, los pacientes y sus familias. 

Comprender los retos a los que se enfrentan estos grupos es la clave para crear productos sanitarios eficaces y seguros. Los principios del diseño centrado en el usuario, como probar los prototipos con el grupo de usuarios al que van dirigidos, son esenciales para garantizar que los productos satisfacen las necesidades específicas de los usuarios a los que van destinados. 

Además, es importante considerar el entorno en el que se utilizará el dispositivo, teniendo en cuenta las condiciones y capacidades únicas del usuario. Solo teniendo en cuenta toda la gama de factores puede considerarse con confianza que un dispositivo es seguro para su uso.

Por ejemplo, si estamos trabajando en la creación de un medidor de glucosa, debemos considerar factores como cuál será el dispositivo que van a utilizar los usuarios, el contexto en el que necesitarán medir su nivel de azúcar o cómo interactúan estas personas con otros dispositivos que utilizan en su día a día, entre otros. Una vez que tengamos toda la información y hayamos diseñado el prototipo, tendremos que testearlo para comprobar que los usuarios comprenden cómo utilizar el producto y lo iteraremos hasta que la interfaz sea fácil de utilizar e intuitiva.

La investigación de usabilidad analiza las interacciones entre los operadores humanos y el dispositivo médico. Las pruebas deben realizarse en cualquier persona que desempeñe un papel en el funcionamiento del dispositivo, desde pacientes hasta médicos o personas responsables de la esterilización o el mantenimiento del dispositivo. También es posible que el dispositivo sea de uso doméstico, lo que requerirá que un paciente o cuidador potencialmente no cualificado actúe como operador del dispositivo. 

Por estas razones, las pruebas de usabilidad de los dispositivos médicos exigen un análisis detallado para comprender las interacciones entre el dispositivo y el usuario final dentro del entorno de uso previsto. Esto le permite crear modelos realistas de aceptabilidad del riesgo.

Ver también:

UX Research de dispositivos médicos

Al hacer UX Research para el diseño UX para dispositivos médicos, hay una serie de aspectos a tener en cuenta:

  • Especificaciones de uso preliminar. Es la documentación de los requerimientos y las ideas previas antes de empezar con la investigación UX propiamente dicha. Se recopilan a partir de los datos disponibles para planificar y realizar investigaciones de usuarios adecuadas. Comienzan como un borrador y se actualizan constantemente a medida que se adquieren nuevos conocimientos a partir de la investigación de los usuarios.
  • Requisitos del producto. Una parte importante del proceso de diseño es la investigación de productos que ya existen actualmente en el mercado. Por ejemplo, si estamos tratando de crear un monitor de presión arterial para el cuidado de la salud en el hogar, podemos investigar sobre los rastreadores de actividad física y sus aplicaciones móviles asociadas, lo que podría llevarnos a explorar sistemas basados ​​en la nube para compartir información. 
  • Investigación de usuarios. A partir del análisis preliminar y sabiendo cuáles son los requisitos del producto, descubriremos quiénes son los grupos de usuarios generales y el entorno del uso habitual de producto. Con esta información podremos plantear si la investigación necesaria es cuantitativa, cualitativa o mixta
  • Perfiles de usuario (User Personas) y escenarios de uso. Una vez que se ha realizado la investigación de usuarios, habrá que extrapolar los datos para formar perfiles de usuarios y escenarios de uso. Siguiendo con el ejemplo, si estamos diseñando un monitor de presión arterial, necesitaremos un perfil de usuario para el paciente y otros perfiles para cada uno de los miembros del personal médico implicado. Estos perfiles se utilizarán como referencia para tomar decisiones de diseño.
  • Análisis de riesgo. A lo largo del proceso, también es necesario analizar los posibles riesgos y peligros que podría tener el producto. 

La investigación de la experiencia del usuario en dispositivos médicos es un proceso complejo en el que deben tenerse muy en cuenta todos los riesgos y variables potenciales. Es importante dedicar tiempo a desarrollar un plan de investigación sólido que recoja todos los posibles casos de uso y escenarios de usuario. 

Con las herramientas y métodos de investigación adecuados, se puede realizar una evaluación exhaustiva de la experiencia del usuario e identificar cualquier problema potencial. Además, es importante garantizar que se cumplen las normas de usabilidad de los productos sanitarios y que su uso es seguro y eficaz

Diseña y ejecuta a la perfección tu propio proyecto de investigación, teniendo en cuenta las necesidades del cliente y del producto.

Si quieres especializarte en la investigación de los usuarios y sus necesidades el Programa de Especialización en Research Avanzado es la solución perfecta para ti.

Contacta con nuestro equipo de formación en UX Learn para conocer próximas convocatorias.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.