A la hora de diseñar un producto, ya sea digital o no, nos ayudamos de las metodologías de diseño. Con estas metodologías tenemos un marco de trabajo pautado que nos ayuda a mantener el rumbo además del ritmo, y a la hora de trabajar en equipo esto nos ayuda a que todos los integrantes conozcan el proceso de antemano y adapten sus conocimientos y habilidades a ello.

Entre las metodologías de diseño de productos digitales más populares se encuentran el Design Thinking, Lean UX o SCRUM, pero además, también está el Design Sprint, una metodología basada en el Design Thinking y la mentalidad Agile, que fue desarrollada por Google Ventures. Originalmente consistía en 5 días de Sprint, aunque en la actualidad también se ha desarrollado un proceso de 4 días. Ahora vamos a entrar un poco más  en detalle en esta metodología que usamos en el Estudio, y de la que ya hemos desmentido algunos mitos anteriormente.

Qué es y cómo funciona

Como ya hemos comentado es un proceso desarrollado en Google, y trata de aunar las mejores prácticas del Design Thinking y de estrategia de producto con la filosofía Agile. 

En primer lugar utiliza los 5 días de la semana con un objetivo y tareas concretas en cada uno, siendo el último el destinado a test con usuarios, por ejemplo (en el caso del sprint de 4 días el viernes se utiliza para reflexionar sobre lo conseguido durante la semana y posible planteamiento del próximo sprint de diseño de la semana siguiente). Es importante recalcar que este método está pensado para trabajos colaborativos, es decir, los grupos de trabajo que participen en el sprint deben ser multidisciplinares, de esta forma conseguiremos tener una visión amplia de los problemas desde los distintos puntos de vista implicados en el proceso. 

Es importante que haya dos roles marcados en el equipo: el de Decider, que se encargará de tomar la decisión final en cada punto (de esta manera no nos quedaremos estancados por la falta de decisión) y el de Facilitator, quien controlará los tiempos, conseguirá materiales y reservará las áreas necesarias. Después de formar los equipos, toca hacer el calendario de la semana de sprint.

Lee también:

Sprint de Diseño por días

En este caso vamos a hablar de las actividades a realizar en el sprint de 5 días, tal y como fue desarrollado por Google Ventures.

  • Lunes: Analizar. Durante este día el grupo se reúne para ver cuál es el problema, sin tratar de buscar la solución, simplemente elegimos los problemas a los que nos vamos a enfrentar durante la semana.
  • Martes: Idear. Comenzamos a hacer sketches sobre posibles soluciones a los problemas que detectamos el lunes.
  • Miércoles: Decisión. De entre todas las ideas, decidimos cuál es la mejor solución. En grupos grandes es posible hacer una subdivisión en dos grupos donde de entre todas las ideas, elijamos dos posibles soluciones.
  • Jueves: Prototipado. Desarrollamos unos prototipos de alta fidelidad de la solución elegida (Lee también ¿Por qué insisto tanto con los prototipos?).
  • Viernes: Test. Hacemos test con personas usuarias reales (entre 2 y 5) para ver si el prototipo funciona como esperábamos.

Design Sprints en remoto

En la situación actual, con el aumento del trabajo en remoto, es posible que resulte difícil juntarse físicamente en el mismo lugar durante toda una semana un equipo de trabajo. Por suerte, con las nuevas tecnologías y herramientas de trabajo colaborativo no hace falta. Gracias a herramientas como Mural, podemos trabajar en una pizarra digital colaborativa y que todos los participantes en el sprint puedan aportar.

Sin embargo, organizar sprints en remoto tiene otras complicaciones, como posibles fallos de la conexión, mayor dificultad para evitar distracciones de dispositivos electrónicos (tener un no-device rule durante un Design Sprint presencial es algo habitual) o el posible desconocimiento de algunas herramientas por parte de algún participante.

A la hora de plantearse un sprint de diseño en remoto es importante sopesar las ventajas y desventajas de cada una de las modalidades, pero si el reunir a todo el equipo es la única barrera, la modalidad en remoto es tan útil como la presencial.

Beneficios del Design Sprint

Además de la rapidez de los Sprints para resolver problemas, hay más beneficios que se pueden obtener de esta metodología. En primer lugar, ayuda a que las reuniones y trabajo en equipo tengan un valor añadido, ya que gracias a la participación de todo el equipo con gente de diferentes departamentos, obtendremos una visión general del problema y las posibles soluciones que se aporten serán variadas. Además, también ayuda a que el ambiente de trabajo sea positivo y colaborativo.

Por otro lado, este proceso ayuda a centrar los esfuerzos de la empresa en el problema que se presenta en el sprint, de esta forma conseguiremos solucionar los retos enfocándonos en cada uno de ellos.

Esta metodología de diseño es ideal para resolver problemas como:

  • Mejoras de aplicaciones web.
  • Diseños o rediseños de apps móviles.
  • Transformaciones digitales.
  • Diseños de nuevos productos (digitales o no).

Limitaciones del Design Sprint

Como cualquier otra metodología, no es apta para absolutamente todos los problemas que se nos puedan presentar. El tamaño de la empresa no presenta una de estas limitaciones, ya que se puede usar desde en start-ups hasta en grandes compañías.

Sin embargo, las limitaciones del sprint de diseño pueden llegar en relación al problema que queremos resolver. En el caso de que un problema pueda ser resuelto por una persona en una semana o menos o si el problema es demasiado amplio y afecta a la toma de decisiones de la empresa. En estos dos casos el Design Sprint no es apropiado.

Por otra parte, el output que genera un Design Sprint no es un producto terminado, sino un prototipo de alta fidelidad. Esto quiere decir que al terminar el sprint, a pesar de que tendremos un producto ya testado con usuarios y terminado, habrá que continuar con el proceso de desarrollo, para poder materializar el trabajo realizado.

Conclusiones

En resumen, el Design Sprint es una metodología de diseño, basada en el Design Thinking y la mentalidad Agile, que nos puede ayudar a resolver problemas a los que nos enfrentamos dando soluciones que se adaptan a las necesidades y expectativas de las personas usuarias.

Con un sprint de 4 o 5 días se pueden resolver problemas que podrían llegar a tardar semanas, ya que al juntar distintos perfiles en el equipo de trabajo y con la filosofía Agile se aceleran los procesos y se amplía el enfoque del problema y las soluciones al mismo.

Da tus primeros pasos en el mundo de la experiencia de usuario con el Curso de Metodologías y Etapas de Diseño de Producto.

Es perfecto para adquirir las bases y conseguir una visión holística de todo el proceso.

Aprenderás sobre las metodologías Design Thinking, Waterfall, Agile y Lean.

Más información y matrícula en uxlearn.com.


Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.