El momento de utilizar por primera vez un producto digital es un momento crucial para retener a los usuarios, si no saben cómo usar nuestro producto o si se ven abrumados por la cantidad de información que reciben nada más comenzar, es muy probable que no vuelvan a usar nuestro producto. Aquí cobra especial importancia el proceso de onboarding, donde enseñamos a los clientes cómo funciona nuestro producto. 

Un producto digital en el que suele haber siempre un onboarding o tutorial inicial son los videojuegos, y a pesar de las diferencias que hay en este tipo de productos, ya que su objetivo final no es llevar a cabo una tarea, sino la satisfacción del usuario, el caso de los onboardings puede ser uno de los puntos en común con el resto de productos digitales. Es por ello que algunos elementos que usan los videojuegos en sus niveles o pantallas iniciales los podemos aplicar a nuestros procesos de onboarding.

Lee también:

No obligar a realizar los tutoriales

Ni todos los usuarios (ni todos los gamers) quieren realizar los tutoriales, por diferentes razones. Por eso no es buena idea forzar a todos a realizarlos de manera obligatoria, ya que pueden causar frustración. Una alternativa al tutorial es el onboarding contextual, del que ya hemos hablado en otras ocasiones. Este onboarding contextual debe ser fluido y resultar agradable al usuario. Para poder introducir a los usuarios en las distintas funcionalidades de nuestro producto podemos ir dejándoles distintas “pistas” o puntos de interés. 

Esto es algo que en los videojuegos se lleva haciendo desde hace tiempo, por ejemplo en el caso de Final Fantasy III o Grand Theft Auto: San Andreas. En este último se mostraba un icono de guardado (en este caso un disquete) que además de ser instantáneamente reconocible para cualquier usuario (en aquella época), la primera vez llama la atención, y al acercarte te informa de para qué sirve ese elemento y cómo encontrarlo en el futuro.

GTA: San Andreas
Captura de pantalla del GTA: San Andreas de news7g.

Reducir la carga cognitiva

Es importante saber ofrecer a los usuarios lo que quieren y centrarse en sus necesidades. Debemos tener en cuenta que durante el proceso de onboarding no debemos anticipar demasiada información, sino que hay que mantenerlo lo más simple posible, tratando de que el usuario aprenda a través del uso. 

Esto es algo que podemos ver en la gran mayoría de los videojuegos, donde al comenzar nuestra experiencia nos van mostrando los controles básicos que utilizaremos a lo largo de la historia, y conforme avanzamos nos muestran controles más avanzados. En gran parte de los casos el storytelling también ayuda en este punto, ya que al contar una historia al usuario podemos facilitar ese proceso de aprendizaje, además de hacerlo más ameno. En los primeros niveles del videojuego, mientras explican quién es el personaje principal le explican al usuario cómo moverse o interactuar con el resto del mundo de una manera fluida.

Recompensas iniciales

Para que la persona usuaria sienta que está avanzando, y para aumentar la satisfacción al usar nuestro producto, es buena idea comenzar con una serie de “retos” fáciles de conseguir. En la mayoría de los casos esto se hace con los primeros pasos de un proyecto o con la información del perfil. 

Cuando hablamos de recompensas en diseño, podemos diferenciar entre cuatro tipos diferentes, siendo uno de ellos la  gamificación, una tendencia que se ha implantado durante los últimos años.

En el mundo de los videojuegos esto se ilustra de forma muy evidente, ya que al principio del juego siempre resulta muy fácil subir de nivel o completar misiones en comparación con las etapas finales del mismo. Con esto conseguimos que la persona usuaria sienta satisfacción en los primeros momentos de uso. Un ejemplo muy claro de esto lo podemos ver en World of Warcraft, donde los primeros niveles se pueden subir en apenas unos minutos, de forma que la persona usuaria siente satisfacción instantes después de haber comenzado a jugar.

Captura de pantalla del World of Warcraft obtenida en engadget.

Los videojuegos no dejan de ser otro tipo de producto digital, con unas características especiales dado su objetivo y la importancia que tienen algunos elementos, pero podemos aprender mucho de UX y UI (no solo de onboarding) en algunos de ellos, y podemos adaptar elementos de este particular producto digital a nuestros productos, y así mejorar la experiencia de nuestros usuarios.

Conviértete en un experto en temas específicos de UX y desarrolla al máximo tus habilidades con los Programas de Especialización de UX Learn, poniendo en práctica tus conocimientos con tu propio proyecto personal.

Infórmate sobre los programas disponibles y los próximos lanzamientos en la web de UX Learn.

No dudes en consultarnos cualquier inquietud sobre los programas. ¡Estamos encantados de ayudarte!


Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.