El Product Backlog es un listado ordenado por prioridades que recoge todo lo que se necesita y las ideas sobre lo que se podría hacer en el producto digital.

Los elementos más importantes se muestran al principio del backlog, para que el equipo de desarrollo sepa qué hay que entregar primero. Conforme se avanza en el listado, el backlog se convierte en una “lista de deseos” de cosas que se quieren hacer en el producto digital, pero no son prioritarias a corto plazo.

La Agile Alliance lo define como “una lista de las nuevas funciones, los cambios en las funciones existentes, las correcciones de errores, los cambios de infraestructura u otras actividades que un equipo puede realizar para lograr un resultado específico.

Características de un Product Backlog en UX

Para entender cómo funciona un Product Backlog primero tenemos que describir cuáles son sus características principales:

  • A diferencia de otros entregables en UX, el Product Backlog es un documento vivo que hay que actualizar constantemente. El proceso de actualización del Product Backlog se denomina “Backlog Grooming”, que describiremos más adelante.
  • Los elementos que se encuentran más arriba en el listado son más importantes y tienen un mayor nivel de detalle. Esto significa que los primeros elementos del listado son prioritarios, por lo que necesitan se concretos para que desde desarrollo lo puedan llevar a cabo.
  • Las tareas en el backlog tienen que incluir los principales requisitos UX de las personas usuarias: las necesidades de los usuarios tienen que estar recopiladas a través de encuentros seguidos con los responsables UX. Estas “intuiciones” han de ser testeadas respecto a las hipótesis UX en la fase inicial del proyecto, con la finalidad de determinar mejor el proceso de definición de las prioridades.
  • En las tareas tiene que estar incorporada una comprensión más detallada de los requisitos UX: durante los encuentros con los usuarios, podría haber casos en los cuales aparecen nuevas necesidades. Cuando ocurre esto, el responsable de UX y el Product Owner, deberían asistir en el diseño de nuevas user story que satisfagan estas exigencias.
  • La calidad de la experiencia de usuario tiene que tener un aspecto pertinente con las descripciones de las user story: el responsable de UX tiene que controlar el elemento UX de cada historia, porque la diferencia entre aquello que la persona tiene que ser capaz de hacer y cómo lo tiene que hacer, está conectado. Y eso implica que la experiencia de usuario constituya una parte vital de los criterios de aceptación de cada historia de usuario.
  • No existe una forma estándar de presentar un Product Backlog en UX. El listado se puede presentar en Excel, en Trello o con post-its en la pared o con herramientas (tableros scrum) pensados específicamente para ello, como Jira, por nombrar una muy conocida. El principal requisito es poder mostrar las prioridades y el nivel de detalle necesario para cada punto.

Elementos del Product Backlog 

Dentro del Product Backlog en UX hay cuatro elementos básicos que hay que detallar:

  • Las funcionalidades. Se representan a través de las User Stories, que son una descripción breve de las funcionalidades que se deberían incorporar desde el punto de vista de las personas usuarias. 
  • Los errores o bugs. Es el comportamiento inesperado del software, que hace que las personas usuarias no puedan completar una tarea o acción. Tienen que estar incluidos en el listado para solucionar los problemas cuanto antes y que no perjudiquen a la creación de valor del producto.
  • La información. Hay que explicar detalladamente qué es cada tarea para que todas las personas que van a utilizar el Product Backlog como guía lo puedan entender. Por ejemplo, si se va a añadir un nuevo elemento porque se ha descubierto que es necesario en una entrevista, es interesante incluir un link a esa entrevista. Por otra parte, si es una tarea técnica, se puede escribir algún código para entender qué tecnología se va a utilizar o cómo se va a hacer alguna integración.
  • Las tareas de desarrollo y tecnológicas. Son las tareas más técnicas que son necesarias para que el producto digital “sobreviva”, como por ejemplo, una migración del servidor. Son tareas que no aportan un valor como tal, pero hay que hacerlas para asegurar el buen funcionamiento del producto digital.

El punto más importante en un Product Backlog es que todo lo que se añada tiene que mejorar el valor del producto digital para las personas usuarias.

¿Cómo mantener el Product Backlog actualizado?

Tal y como decíamos al principio, el Product Backlog es un documento vivo que hay que actualizar constantemente. 

La creación y actualización del Product Backlog es tarea del Product Owner. Una parte de su tiempo lo tiene que dedicar a preparar y actualizar el listado, y asegurarse de que cada elemento de la lista contiene la información necesaria y que están priorizados correctamente.

Este proceso se denomina “Backlog Grooming” o “Backlog Refinement”. Cuando el Backlog aumenta, el Product Owner debe encargarse de clasificar las tareas que son a corto plazo y aquellas que son a largo plazo. 

Las tareas que son a corto plazo tienen que estar perfectamente descritas, mientras que las que son a largo plazo pueden seguir siendo abstractas, aunque es importante añadir una estimación aproximada de tiempo y recursos para guiar al equipo de desarrollo.

Algunas de las tareas concretas que hay que realizar durante el Backlog Grooming son:

  • Eliminar las User Stories que ya no sean relevantes para el producto digital.
  • Crear nuevas User Stories para ilustrar los nuevos descubrimientos.
  • Reordenar las prioridades del listado si fuese necesario.
  • Asignar estimaciones de tiempo 

En definitiva, este documento funciona como una conexión entre el Product Owner y el equipo de desarrollo, y tiene que existir una buena comunicación entre ellos para que las tareas se puedan realizar de forma eficiente.

Da tus primeros pasos en el mundo de la experiencia de usuario con el Curso de Metodologías y Etapas de Diseño de Producto.

Es perfecto para adquirir las bases y conseguir una visión holística de todo el proceso.

Aprenderás sobre las metodologías Design Thinking, Waterfall, Agile y Lean.

Más información y matrícula en uxlearn.com.


En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.