El procedimiento para realizar el test Think Aloud se divide en tres fases que son: preparación, conducción, análisis y presentación de los resultados.

En este post nos centraremos en la primera fase, la preparación del test, desglosando cada punto.

La fase de preparación del test no tiene que ser absolutamente infravalorada, porque el éxito del test depende de una buena preparación. Dentro de la fase de preparación se pueden distinguir estas actividades:

  1. Determinación de los objetivos generales de los test
  2. Definición de los escenarios de uso y de las tareas
  3. Definición del perfil de las personas usuarias y selección de las mismas
  4. Definición de los objetivos de usabilidad
  5. Preparación de los materiales y logística.

Determinación de los objetivos generales de los test 

La primera cosa que hay que hacer es decidir cuáles son los objetivos generales del test: es muy probable que no sea posible testear todo el sitio web, app o producto digital porque no tenemos mucho tiempo a nuestra disposición. Además, seguramente no todas las áreas de nuestro producto tengan la misma complejidad y  necesitan ser testeadas. Tenemos entonces que localizar las áreas más críticas y potencialmente problemáticas.

Definición de los escenarios de uso y de las tareas

La definición de los escenarios de uso y de las tareas está muy conectada con las decisiones tomadas anteriormente. Una vez localizadas las áreas críticas, tenemos que construir uno o más escenarios de uso realistas y lógicamente coherentes. Cada escenario de uso podrá comprender una o más tareas por ejecutar. Un ejemplo típico de un escenario de uso por un e-commerce que se dedica a la venta de libros puede ser:

  • Tarea 1: Registrarse
  • Tarea 2: Buscar un determinado libro en el catálogo
  • Tarea 3: Comprar on-line
  • Tarea 3: Averiguar el estado del pedido
  • Tarea 4: Cerrar el pedido

Hay que poner mucha atención en la construcción de los escenarios y de las tareas que no proveen implícitamente la información que ayuda a la persona usuaria a llevar a cabo la tarea. Además, la descripción de las tareas tiene que ser lo más aséptica posible, de manera que las personas usuarias conozcan con precisión qué tienen que hacer, pero pueden elegir de manera libre como acabar su tarea.

Estaría bien que el observador neutral intente él mismo ejecutar las tareas que asigna o que las hagas ejecutar a otro tester.

La definición del perfil de los usuarios depende del análisis de los requisitos de los usuarios finales del sitio, que debería haberse hecho antes. Si este análisis falta, habrá que apoyarse en los estudios de marketing y comunicación del proyecto. Si faltan también estos últimos, hay un problema en el origen y el Test Think Aloud pierde sentido.

Una vez definido el perfil, habrá que seleccionar a los usuarios. Habrá que decidir con cuántos usuarios realizar el test. Por suerte aquí podemos contar con la ayuda de dos maestros: Jacob Nielsen y Tom Landauer. En una investigación, cuyos resultados se publicaron en marzo del 2000, demostraron (y argumentaron matemáticamente) que haciendo un test con 5 usuarios se localiza el 85% de los problemas de usabilidad del proyecto. El mismo Nielsen aconseja no superar este número de usuarios, para que la ejecución del test y la elaboración de los datos encontrados no sea demasiado costosa. Además sugiere un criterio para decidir el número de usuarios a involucrar en un test de usabilidad:

  • 5 usuarios, si el producto está destinado a un solo tipo de usuario
  • 3-4 usuarios por tipología, si el producto está destinado a dos tipologías de usuarios
  • 3 usuarios por tipología, en caso las tipologías de usuarios sean superior a dos.

Por otro lado, Stave Krig, en su famoso libro “Don’t make me think” opina que es mejor no superar nunca los 3-4 usuarios, para no alterar la naturaleza del test, que tiene que ser rápido. Por lo tanto podemos decir que el número ideal de usuarios está comprendido entre tres y cinco.

Cabe recordar que estamos hablando de un proceso iterativo: después de haber corregido los problemas de usabilidad surgidos en el primer test Think Aloud, tenemos que testear para averiguar si nuestras soluciones han alcanzado el objetivo. Además, en el rediseño de nuestra interfaz podríamos haber introducido otros errores. Por eso, la solución más barata no es un test think aloud con 15 usuarios… Es mejor hacer tres test con 5 usuarios en cada uno.

Definición del perfil de las personas usuarias y selección de estas

¿Cómo de importante es seleccionar a usuarios que correspondan exactamente con el perfil de nuestro user persona? Es importante sí, pero ¿cuánto? Supongamos que nuestro user persona está formado por farmacéuticos. ¿Tenemos que seleccionar a cinco farmacéuticos? Lo primero: sentido común. Si no conseguimos encontrar a los usuarios que corresponden a nuestro user persona o no podemos porque no tenemos el presupuesto, buscaremos entre conocidos, aquellos sujetos que tienen mayor correspondencia al perfil del user persona. Sin olvidar que es importante que no sean personas que hayan tenido relación con nuestro proyecto. 

Como decimos siempre, investigar siempre es mejor que no investigar.

Definición de los objetivos de usabilidad

Es el momento de definir los objetivos de usabilidad de nuestro test, o mejor dicho, las métricas que hay que adoptar. Recordemos que el objetivo principal del Thinking Aloud es identificar los problemas de usabilidad de la interfaz, pero podríamos estar inetersados a otras métricas de usabilidad, como la eficacia que puede ser medida a través del success rate, o sea el porcentaje de tareas llevadas a cabo con éxito.

Podemos también medir la eficiencia a través del tiempo empleado para llevar a cabo cada tarea. Pero esta es una métrica que se puede ver afectada por la doble petición que se hace al usuario: hacer la tarea y explicarla. Verbalizar los pensamientos influye en el tiempo en el cual la tarea se lleva a cabo pero, contrariamente a lo que se puede pensar, no ralentiza los tiempos de ejecución. Se ha visto como en algunos caso los usuarios que verbalizaban la tarea, la ejecutaban de manera más rápida de aquellos que la ejecutaban en silencio. Por eso la eficiencia es un valor puramente indicativo pero no determinante, como hemos comentado también en nuestro post sobre Ventajas y Desventajas de los test Think Aloud.

Preparación de los materiales y logística

La preparación de los test se concluye con la fase de preparación de materiales y logística. Por lo que tiene que ver con la logística, es suficiente disponer de una habitación (no hace falta un UX Lab como para otros test), de un ordenador conectado a la red y de una mesa con dos sillas (una para la persona usuaria y otra para el observador neutral. Obviamente, según el presupuesto que tengáis destinado, podréis implementar más herramientas como una cámara para grabar o un dispositivo eyetracking.

En cuanto a los materiales, de esta fase tienen que emerger dos cosas: el plan del test y el script.

El plan es un documento sintético que tiene que contener elementos resumidos de todas las fases del test think aloud: objetivos, metodología, listado de las tareas, perfil usuario, esquema de ejecución del test, estructura del reporte en el cual se presentarán los resultados (lee nuestros Consejos para redactar reportes de investigación UX).

Es útil preparar también un script del test o sea un verdadero esquema secuencial de los eventos que tienen que ir uno detrás del otro durante el test. Este script puede ser muy útil al observador neutral, y debería prever:

  1. Presentación del observador neutral y descripción de su rol como observador neutral.
  2. Explicación de los objetivos del test.
  3. Explicación de las tareas.
  4. Explicación de la metodología, con invitación a la persona usuaria a hablar en voz alta durante el test.
  5. Hacer sentir  cómodo al usuario.
  6. Hacerle firmar acuerdos de confidencialidad
  7. Rellenar cuestionarios, si es necesario.

Lee también: 

Conoce los conceptos clave de la UX con UX-PM Nivel 1: Adoptar UX.

Implanta herramientas y buenas prácticas UX en tus proyectos digitales, teniendo en cuenta las características únicas de cada proyecto.

Más información sobre convocatorias en UX Learn.


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.