La elección de la tipografía es uno de los pasos cruciales cuando estamos diseñando un producto digital. La fuente y formato del texto del producto digital tienen un gran impacto en la forma en la que las personas usuarias perciben el producto. Ya a principios de año hablábamos sobre las tendencias UI en 2022 y las nuevas tipografías

La selección inadecuada de una tipografía puede causar “ruido visual” y dificultar la legibilidad del producto digital, además de perjudicar la accesibilidad del mismo.

Cómo elegir la tipografía para un producto digital

El primer paso es conocer cuál es el objetivo de producto digital, ya que dependiendo del objetivo concreto buscaremos provocar una reacción u otra en las personas usuarias cuando acceden el contenido. La tipografía tendrá que ser lo suficientemente clara  como para que se pueda leer adecuadamente. Además, también es importante conseguir que el mensaje se transmita de la forma en la que pretendemos.

Por otra parte, la interfaz del producto digital también influye directamente en la tipografía, ya que su diseño repercutirá en la legibilidad de los textos. Los espacios en blanco, por ejemplo, son una buena opción para conseguir un diseño limpio que facilite la lectura.

Las jerarquías de contenido también son cruciales, ya que permitirán identificar qué partes del texto tienen más importancia sobre otras. Después de haber hecho un análisis de la jerarquía de textos que tendrá el producto digital podremos decidir cuántos tipos de fuentes o variaciones diferentes necesitaremos para que se puedan visualizar las diferencias correctamente.

La legibilidad general del texto también es muy importante, tanto en escritorio como en dispositivos móviles, ya que hay muchas tipografías que están llenas de adornos y son muy poco legibles. No tiene sentido ser demasiado originales con tipografías poco comunes, ya que si no están instaladas en el ordenador, se sustituirá automáticamente por una tipografía que sí esté incluida en el sistema. Para que se viera bien en todos los dispositivos habría que añadirla como un archivo en el CSS.

El tamaño del texto y el interlineado tiene un papel muy importante. Debemos elegir un tamaño que permita a las personas usuarias ver el contenido sin necesidad de hacer zoom sobre la pantalla. Además, el contraste tiene que ser el adecuado para que el texto sea fácil de leer.

Consejos para elegir una tipografía adecuada

No existe una fórmula perfecta para elegir la tipografía correcta, pero hay una serie de consejos que podemos poner en práctica para asegurarnos de que hemos tomado la mejor decisión posible.

  • Trabaja en equipo con el resto de personas que trabajan en el proyecto. Es muy probable que otras personas, como del equipo de desarrollo u otros diseñadores ya hayan encontrado una buena forma de combinar e implementar las tipografías adecuadas para el proyecto.
  • Haz tests rápidos de usabilidad con diferentes tipografías o formas de combinar las jerarquías de los textos. El primer paso puede ser pedir una segunda opinión a alguien cualificado que no esté directamente implicado con la tarea de elegir la tipografía. Una visión fresca puede ayudarnos a evaluar nuestras decisiones. Después, podemos pasar a hacer diferentes tests para asegurarnos de que hemos tomado la decisión correcta.
  • Investiga el origen de la letra. En el caso de que decidamos utilizar un tipo de letra concreta en un sitio con una temática específica nos tenemos que asegurar de que sea la correcta desde el punto de vista cultural, histórico o geográfico. Por ejemplo, si estamos diseñando un producto digital para un restaurante de comida mexicana no deberemos utilizar una fuente que sea inconsistente con esa temática. Otra opción es utilizar fuentes universales, que son aquellas que funcionan correctamente en todos los idiomas.  
  • Evita el uso de tipografías muy antiguas. Tenemos que encontrar el equilibrio entre utilizar un tipo de letra relevante y aquellas que evidencien que hemos estudiado en profundidad cuál es la mejor decisión que podemos tomar.  

Razones para cambiar la tipografía de una web

La situación ideal es elegir desde el primer momento la tipografía más adecuada para nuestro producto digital. Sin embargo, los productos digitales sufren iteraciones, o simplemente pasa el tiempo y las necesidades respecto al tipo de letra pueden cambiar. 

Si nos vemos en la tesitura de tener que cambiar un tipo de letra lo primero que tenemos que pensar es por qué queremos cambiar las tipografías. Tenemos que identificar cuáles son los problemas de la tipografía actual y qué esperamos con el cambio.

Un motivo para querer cambiar la tipografía puede ser, por ejemplo, querer provocar unas emociones diferentes a las personas usuarias, cómo hacer algo más llamativo, más interesante o simplemente más usable.

Otra razón para cambiar la tipografía de una web es para encontrar una tipografía que funcione mejor en los dispositivos móviles, lo que conseguirá que la experiencia de las personas usuarias sea mejor.

Sin embargo, siempre tenemos que tener en cuenta que si vamos a hacer un cambio de tipografía no debería ser completamente diferente a la que ya estamos utilizando. En estas situaciones, la mejor opción es evolucionar el diseño a través de la tipografía, no dar un giro de 180 grados.

Qué tener en cuenta antes de cambiar la tipografía de un producto digital 

Una vez que hemos encontrado los motivos por los que tenemos que cambiar la tipografía de un producto digital, hay una serie de puntos que tenemos que tener en cuenta antes de llevar a cabo el cambio.

  • Tenemos que asegurarnos de que el esfuerzo que supone hacer el cambio merece la pena. Cuando hacemos un cambio de tipografía también tenemos que revisar todos los componentes y elementos del producto para asegurarnos de que funcionan correctamente con la nueva tipografía. Por eso es muy importante calcular la carga de trabajo para verificar que tenemos todos los recursos necesarios para llevar a cabo ese esfuerzo.
  • Prueba la fuente antes de lanzar la nueva versión. Asegúrate de que la nueva fuente se vea correctamente en todos los dispositivos.
  • Revisa todas las posibles inconsistencias. Puede ocurrir que hayas utilizado la tipografía anterior para crear gráficos u otros materiales. Es muy recomendable revisar todas estas situaciones e intentar ponerles solución para que sean consistentes con la nueva tipografía. 

Si estás pensando en cambiar la tipografía de tu producto digital no te olvides de tener en cuenta todos estos consejos para asegurarte de que el cambio es factible y lo llevas a cabo con éxito. 

¿Quieres aprender sobre experiencia de usuario, usabilidad, arquitectura de la información o diseño de producto?

Conoce toda nuestra oferta de Cursos UX Online, en los que aprenderás todos los fundamentos que necesitas saber para tus proyectos de experiencia de usuario.


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.