25 febrero 2022

El principio KISS es el acrónimo Keep It Simple, Stupid, (mantenlo simple, estúpido) y expresa que, en general, las cosas funcionan mejor si se mantienen simples y sencillas en lugar de complicadas.

Además de esta forma, también se puede interpretar con otras palabras, aunque todas tienen el mismo significado:

  • Keep it simple, silly. Mantenlo simple, tonto.
  • Keep it short and simple. Mantenlo corto y simple.
  • Keep it short and sweet. Mantenlo corto y dulce. 
  • Keep it simple and straightforward. Mantenlo simple y sencillo.
  • Keep it small and simple. Mantenlo pequeño y simple.
  • Keep it stupid simple. Mantenlo estúpidamente simple.

Este concepto de mantener las creaciones simples sean del ámbito que sean también lo hemos visto a lo largo de la historia con otras frases célebres, como la de “la simplicidad es la sofisticación definitiva”, de Leonardo Da Vinci; “menos es más”, de Mies Van der Rohe; o “la brevedad es el alma del ingenio”, de Shakespeare.

El método KISS en la UX

Cuando hablamos de usabilidad y facilidad de uso en un diseño UX nos referimos a la simplicidad con la que una persona usuaria puede utilizar un producto. Esto está estrechamente relacionado con el método KISS, y lo podemos aplicar a muchos de los pasos necesarios para crear un producto digital.

En los principios de usabilidad de Jakob Nielsen, por ejemplo, nos encontramos con el número 8, que trata sobre el diseño estético y minimalista. Este punto explica que las interfaces no deben contener información que no sea relevante, ya que eso hace que aumente la carga cognitiva, y se dificulte el uso del producto digital. Este principio, en el fondo, requiere la utilización del método KISS para crear productos digitales fáciles y sencillos de usar.

Otro concepto muy interesante de la UX es el frictionless design o diseño sin fricciones, que consiste en diseñar productos digitales en los que las personas logren sus objetivos de manera intuitiva, fluida y natural. Un diseño sin fricciones es un diseño simple que facilita al máximo las tareas de las personas usuarias, tal y como dice el método KISS. 

El número 7 también es muy importante en UX. Según la obra de George Miller, “The Magical Number Seven, Plus or Minus Two”, define que las personas pueden recordar unos 7 elementos (más o menos 2, es decir, entre 5 y 9 elementos). Es por esto que tenemos que mantener los diseños de productos digitales simples según el método KISS, ya que si diseñamos productos complejos la carga cognitiva de las personas usuarias aumenta, lo que repercute negativamente en la experiencia. Lo tendremos que aplicar por ejemplo, en los menús de navegación, ya que si incluimos muchas secciones a las personas usuarias les resultará complicado encontrar la información que están buscando.

Sin embargo, los diseños innovadores no suelen ser simples, ya que los procesos de iteración y creación son procesos complejos. Normalmente los diseños terminan con muchos elementos e interacciones no esenciales a medida que se desarrollan. Es por esto que el método KISS es indispensable en las fases de prototipado final de un producto digital. Al aplicar el método KISS tenemos que eliminar todas las interacciones o elementos que no cumplen con un propósito significativo o que resuelva las necesidades de las personas usuarias, o hacer un proceso de rediseño para que esos elementos solo estén disponibles cuando sea necesario.

La simplicidad es una paradoja, y lo simple nace de lo complejo. Pensemos, por ejemplo, en un lapicero. Aparentemente es un objeto muy simple que cumple con su objetivo: dibujar o escribir y plasmar tus ideas en un papel. ¿Has pensado alguna vez en su diseño? El grafito está recubierto de madera para que no te manches, y la madera tiene forma de hexágono para que no salga rodando libremente por tu mesa. Parece sencillo, pero está pensado al milímetro para ofrecer funcionalidad y facilidad de uso.

Otros métodos: DRY y YAGNI

Además del método KISS podemos encontrar otros principios similares, que también tienen importancia en el mundo del diseño de productos digitales.

El principio DRY corresponde a Don’t Repeat Yourself, y se utiliza principalmente en el ámbito del desarrollo de software para evitar la duplicación de código. Según este principio la información no debe ser duplicada, ya que eso dificulta los cambios y la evolución posterior, y puede dar lugar a posibles inconsistencias.

Otro principio similar al anterior es YAGNI, que significa You Aren’t Gonna Need It. Este principio también se utiliza en el desarrollo de software, y plantea que no se debe incorporar nunca una funcionalidad a no ser que sea completamente necesaria. 

En definitiva, el método KISS (y su característica principal: la facilidad de uso) se puede aplicar en muchos sectores diferentes, desde la ingeniería hasta la educación. La clave está en hacer que todo sea fácil y sencillo de usar, lo que garantiza que las experiencias sean positivas. 

Asienta las bases teóricas y las prácticas clave de UX para mejorar el proceso de diseño de productos digitales.

Entiende el enfoque del diseño centrado en el usuario y aplícalo en tus proyectos con la certificación internacional UX-PM Nivel 1: Adoptar UX.

¿Quieres más información? Visita UX Learn para conocer las fechas de las próximas convocatorias.


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.