Empecemos por esto: los diseñadores y las diseñadoras freelance son seres humanos como los demás y, por lo tanto, como toda persona que trabaja, pueden cometer errores. Pero hay un problema añadido, y es que muchas veces esos errores les dejan en mal lugar afectando a su reputación y causando una pérdida de dinero.

A ellos y ellas, profesionales del diseño que van por libre, les dedicamos este post. Para que os sea de ayuda y no volváis a caer en errores comunes en designers freelance. ¡Empezamos con el listado de errores a evitar!

  • No tener tu propia web profesional con dominio comprado

No trabajar en el propio branding personal, no construirse un portafolio propio (lee las recomendaciones para afianzar tu porfolio personal) ni una web profesional con los case study más eficaces en los que se ha trabajado, es un error. 

No se puede empezar a ser freelance sin antes construir bien tu presencia en internet. Saltarse ese paso es como tirarse de lleno a una piscina sin agua. ¿Cómo sabrá el cliente que ofreces tus servicios si no puede encontrarlos en Google?

  • No tener confianza en sí mismo

En el mundo de los diseñadores freelance es más común de lo que se puede pensar. Como casi siempre, la primera experiencia no suele ser la mejor,  y se tiende a poner en duda las capacidades propias. Por eso, es importante recordar que los primeros que tenemos que creer en nosotros mismos, somos nosotros mismos. Supera ese miedo y participa con seguridad en las reuniones con los clientes. Sin confianza en nosotros no hay clientes.

  •  Hacerte una cuenta en todas las plataformas para freelance

Es un error hacerte una cuenta en Fiverr, Upwork, Freelancer, Workana…, porque en estas plataformas encontrarás mucha competencia y, por lo tanto, proyectos low cost que quizá no te compensen el esfuerzo que requiere.

  • Vender algo que no sabes hacer

Cuando estás empezando o cuando estás en una situación económica difícil, es fácil caer en la tentación de aceptar un trabajo para el cual no se está preparado o que se escapa completamente de nuestros conocimientos. Si no tienes la seguridad de que vas a poder salir bien de ese reto, no lo hagas.

  • No usar correctamente LinkedIn

LinkedIn es la red profesional más usada en el mundo occidental. La COVID-19 ha fortalecido su uso tanto entre empresas como entre profesionales, y los designers freelance tienen que estar allí tal y como la red sugiere.

Eso quiere decir que al ser freelance debes activar la opción de ofrecer servicios en tu perfil, no de buscar empleo. Son dos conceptos diferentes que LinkedIn separa y de lo que puedes beneficiarte. Por eso ha creado LinkedIn Marketplace para freelancers. Aquí te dejamos un enlace a un post que explica Cómo usar Linkedin Marketplace para freelancers.

  • Visualizar a los clientes como una hucha llena

No consideres a los clientes como alguien para explotar y luego abandonar. Los clientes son recursos, que tienes que trabajar a largo plazo si quieres quedarte en este mundo. Empatiza siempre con ellos y piensa en cómo tu trabajo puede ayudarles.

  • Cobrar poco por el trabajo

Uno de los motivos por el cual casi todas las empresas deciden buscar designers freelance es la cuestión económica. Si estás empezando, puede que estés dispuesto a cobrar muy poco para conseguir ese cliente y/o trabajo. Ten cuidado. Hay que aprender a valorar tu propio trabajo y hacer que los demás también lo hagan. De otra manera, lo que se consigue es colaborar en crear una situación incómoda para todos en tu sector profesional.

  • Cobrar por horas

Es un error porque implica más presión y menos flexibilidad. Cobrar por proyecto te da mayor facilidad a la hora de justificar tu trabajo.

  • No pedir un adelanto

Pedir un adelanto es fundamental. Pedir que el cliente te pague por adelantado un porcentaje de tu trabajo, hará que no se alarguen los tiempos para luego cobrar el resto o que el cliente se arrepienta a mitad y te deje sin haber cobrado nada.

  • Decir que sí a todo

Es el deseo de cualquier designer freelance sorprender a sus clientes, pero esto no debería significar decir siempre que sí a todas las peticiones. Si te piden más de lo que habían contratado sin querer pagarlo, no lo permitas. Mantente firme en tu punto de vista y busca siempre un punto de acuerdo donde nadie salga dañado. 

  • No tener partners y no hacer networking

Cuando hablamos de partners nos referimos a trabajar conjuntamente con una agencia, marca o empresa que comparta proyectos contigo y te permita trabajar con sus clientes. Cuantos más partners tengas, más clientes tendrás también sin necesidad de salir a buscarlos. Y esto te permitirá enfocarte en trabajar en proyectos conjuntamente con la agencia o empresa.

Conseguir partners no es difícil, puedes encontrar empresas que trabajan de forma remota con freelancers en Google o en Linkedin.

  • Tener los partners equivocados

Si eliges trabajar con alguien, asegúrate de que sea la persona adecuada. Sus errores serán los tuyos, así como sus éxitos.

No existe un partner perfecto, ya que todas somos personas y nos podemos equivocar, pero tienes que rodearte de colaboradores que te dejen dormir sueños tranquilos.

  • No apostar para la formación continua

Cuando se entra en la dinámica del trabajo diario, se cae en el error de dejar de lado la formación y con ello el crecimiento profesional. Respetar los tiempos de entrega de los proyectos se vuelve prioritario. Lo bueno del trabajo del designer freelance es que puedes seguir tratándolo como lo que era antes de ser tu trabajo, o sea, una pasión. Y cuando te apasiona algo, no dejas de aprender ni de querer seguir aprendiendo. Así que no dejes esto de lado: seguir formándote es importante para mantener esa chispa viva, y además tendrá su repercusión a nivel profesional porque no te quedarás fuera del mundillo y de las modas.

En nuestra academia de formación on-line tenemos muchos cursos orientados a diseñadores freelance:

Échale un ojo. Seguro que encontrarás más de uno que se adapate a tus necesidades.

  • No respetar la entrega con los clientes

Además de indicar claramente los deadlines y dejarlos por escrito, hay que respetarlos. No hacerlo con clientes o agencias afecta a tu reputación como profesional y además de causar daños a ti, causa problemas a quien trabaja contigo.

  • No comunicarse con los clientes

Es  fundamental mantener siempre una buena comunicación basada en la educación. No está bien no contestar al teléfono o a los mails, pero también hay trabajar las cualidades de leadership con los clientes para que no te abrumen con sus peticiones cambiantes.

  • No pensar como una empresa

Y el último error que creemos que muchos designers freelance hacen es no pensar en sí mismos o misma como empresas. Tú eres tu propia empresa: tienes ingresos; tienes gastos. No vivas al días. Piensa a largo plazo.

Ser freelance al principio parece muy duro y difícil, pero en realidad es cuestión de tener presencia online, contactos, un buen portafolio y no caer en estos errores comunes.

Asienta las bases teóricas y las prácticas clave de UX para mejorar el proceso de diseño de productos digitales.

Entiende el enfoque del diseño centrado en el usuario y aplícalo en tus proyectos con la certificación internacional UX-PM Nivel 1: Adoptar UX.

¿Quieres más información? Visita UX Learn para conocer las fechas de las próximas convocatorias.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.