01 diciembre 2021

El shadowing es una técnica de investigación cualitativa en la que un observador sigue a un usuario, convirtiéndose en su sombra, durante un periodo de tiempo determinado para entender cómo utiliza un producto o servicio en un entorno natural.

El término shadowing tiene su origen en los detectives privados, ya que trabajan “en la sombra” observando a otras personas, pero sin interferir con ellas en los comportamientos.

Esta técnica puede ser de corta duración (de 30 minutos, por ejemplo) o se puede llevar a cabo durante días o incluso semanas. La duración del shadowing dependerá de lo que el investigador desee aprender y de las características concretas de cada proyecto. 

Claves del shadowing

Esta técnica consume mucho tiempo y recursos como para llevarse a cabo en un gran número de usuarios, por lo que es recomendable utilizarla como base, para después hacer una investigación cuantitativa con la que podamos obtener información estadísticamente significativa.

El shadowing nos permitirá entender cómo una persona se relaciona e interactúa con nuestro producto o servicio y cómo se comporta con los procesos existentes de forma empírica y práctica. 

La clave de esta técnica es que el investigador cumpla a la perfección su papel de observar. No puede interferir con el usuario al que está investigando, ya que no queremos cambiar la forma en la que se comporta en su entorno habitual. 

Para no interferir durante el ejercicio del shadowing tenemos que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Antes de llevar a cabo el shadowing, los usuarios que van a formar parte del estudio, tendrán que participar también en una entrevista para poder crear un contexto que nos permita entender algunos comportamientos mientras los estamos estudiando.
  • Durante el shadowing elaboraremos una lista con preguntas para hacerle al usuario una vez se haya completado el estudio. Es muy importante documentar estas preguntas para hacerlas al final, ya que si las hacemos en el momento del estudio podríamos influir en los comportamientos de los usuarios, y tenemos que evitarlo a toda costa.
  • Además del investigador, también podemos incorporar la figura de un comentarista que explique lo que se observa a lo largo del estudio. Esto nos ayudará a entender y contextualizar las situaciones complejas.

Consejos para realizar el shadowing

Como ya hemos dicho está técnica requiere de muchísimos recursos si se va a hacer en un gran número de usuarios. Sin embargo, si la muestra es pequeña, no se requiere una gran preparación más allá del tiempo del investigador. Para utilizar esta técnica no se requiere ningún tipo de herramienta especial.

Estos son algunos consejos que tenemos que tener en cuenta para que la observación sea más efectiva:

  • El investigador tiene que saber de antemano qué quiere aprender durante el ejercicio. Podemos plantear la técnica de dos maneras: semiestructurada o no estructurada. En la primera el usuario sabrá qué tareas concretas tiene que realizar para la investigación, mientras que en la segunda simplemente se observará cómo se comporta el usuario de forma libre y natural. En ambos casos hay que tener muy claro que el papel del investigador debe ser pasivo, y no puede interferir con el usuario de ninguna manera. 
  • Al ser un ejercicio de investigación es muy probable que descubramos cosas que no habíamos planeado en un principio. Sin embargo, tener una guía con los datos que sabemos que vamos a obtener puede ser de gran ayuda para no perder información.
  • Las observaciones deben registrarse a medida que se realizan, pero teniendo siempre cuidado de no perdernos otras observaciones por estar inmersos en la primera. 
  • Podemos utilizar vídeos o fotografías para apoyar la investigación, pero tenemos que elegir cuidadosamente qué momentos merece la pena documentar, ya que si grabamos durante muchísimo tiempo lo más probable es que no compense el tiempo que necesitaremos después para analizar esos materiales.
  • Si el usuario que estamos observando se va a mover durante el ejercicio de shadowing tenemos que asegurarnos de que lo puede hacer fácilmente para no interferir en el comportamiento natural. Imaginemos que el producto que estamos testeando es un GPS. En este caso, si el usuario lo está utilizando para recibir las indicaciones mientras se traslada de un lugar a otro, tenemos que asegurarnos de que no interferimos en la forma en la que lo haría en circunstancias normales. 

El shadowing en otros ámbitos

La técnica del shadowing, además de utilizarse en el ámbito de la UX, también se utiliza en muchas otras situaciones:

  • Job shadowing. Es una actividad de observación en el trabajo que se utiliza en los procesos de incorporación de nuevos trabajadores en la empresa. Consiste en pasar un determinado tiempo observando a un trabajador que realiza las mismas funciones que tendrás que realizar tú en el futuro, con la finalidad de aprender de forma precisa todo lo que necesitas para ese puesto.
  • Shadowing en educación. En el ámbito de la educación el shadowing se utiliza como programas de mentalización en los que un profesional aconseja, guía y orienta a un estudiante para ayudarle en su proceso de interacción laboral.  
  • Shadowing en psicología. En psicología esta técnica se utiliza para realizar estudios experimentales de la atención. Se presentan al sujeto mensajes relevantes e irrelevantes, y su tarea consiste en repetir el mensaje relevante. De esta forma se consigue estudiar cómo son los procesos de atención del sujeto.

El shadowing se puede utilizar en muchos ámbitos diferentes, pero todos tienen el mismo punto en común: consiste en observar para aprender.

Entiende todo lo que necesitas saber para convertirte en UX Researcher con el Programa de Especialización en Research Avanzado.

Aprende a manejar datos cuantitativos y cualitativos aplicados al ámbito de la experiencia de usuario y sus necesidades.

¿Quieres más información? Contacta con el equipo de UX Learn y recibe todo lo que necesitas saber para reservar tu plaza en la próxima convocatoria.


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.