La pasada semana tuve la fantástica oportunidad de participar en una sesión para las egresadas del Bootcamp de UX organizado por Laboratoria en la que hablé sobre un tema que, cada vez, va a tener más importancia: la madurez UX.

No obstante, antes de continuar con el tema de la sesión, quiero hablar un momento sobre Laboratoria.

Qué es Laboratoria

Permitidme hacer un pequeño resumen de qué es Laboratoria y qué consigue, algo que ya he comentado en mi cuenta de Twitter, pero que merece la pena insistir:

  1. Su misión es clara: incorporar a muchas más mujeres a la tecnología para que la Economía Digital sea más diversa, inclusiva y competitiva. Volveré sobre esto posteriormente.
  2. Actualmente tienen presencia en Perú (donde surgió), Brasil, Chile, Colombia y México.
  3. Su impacto es más que real: las egresadas reciben de media un extra de más de 35.000 US$ en cinco años. Y son más de 2000 actualmente.

Estas tres ideas me parecen fundamentales. De hecho, es una de las razones por las que siempre defiendo el potencial transformador de la formación: sirve para cambiar la vida de muchas personas

El modelo de madurez UX

Este fue el tema de la sesión que mantuve con esas futuras egresadas. Ya hemos hablado en este blog sobre la madurez UX y sus fases, pero permitidme que os las recuerde con una gráfica:

Imagen de Nielsen Norman Group.
Traducción al español de Torresburriel Estudio

Aunque algunas de las compañías en las que trabajarán estas egresadas pueden situarse a partir de la 3ª fase, a lo largo de su carrera se encontrarán casos que están en los dos primeros estadios. 

Eso hace que deban enfrentarse a un reto, la transformación paulatina de las organizaciones para avanzar hacia completa madurez UX.

Pero, ¿qué es transformar de verdad?

No podemos hablar de transformación hacia la madurez si todas las partes implicadas no damos pasos reales y efectivos. La misión de Laboratoria se apoya en datos: las mujeres son menos del 10% de la comunidad de desarrollo en Latam

Dejar fuera a la mitad de la población no es una opción y no podemos hablar seriamente de transformar nada si no incorporamos la diversidad a nuestros equipos de trabajo.

La UX es una rama en la que todo está en duda constante, en la que no podemos trabajar con sesgos ni con limitaciones. La diversidad es enriquecedora porque anima al debate; la diversidad es una herramienta catalizadora de la creatividad y un camino hacia la eficacia de los proyectos.

Por eso, incorporar a los equipos de trabajo a personas con diferentes capacidades, sensibilidades, origen social y geográfico ayuda a que las conclusiones de la investigación UX sean más ricas, mucho más profundas. También ayuda a mejorar los diseños y sus procesos, al integrar muchos aspectos que en equipos poco diversos pueden pasar desapercibidos.

Iniciativas como Laboratoria sirven para ejecutar esa transformación real y pendiente: convertir la UX en una visión global del mundo. Esa visión solo la podemos conseguir si contamos con equipos globales formados por personas que, además, reciben una formación con garantías que hará que los próximos grandes productos sean verdaderamente inclusivos.

En estos tiempos que vivimos, no podemos dejar a nadie atrás. Porque el retorno de Laboratoria es tangible: 4,57 US$ por dólar invertido

Pensemos en el impacto que esta inclusión puede tener para la economía global. Y en la cantidad de oportunidades perdidas que esto supone. Trabajemos por la transformación, apoyando a iniciativas como esta para conseguir la madurez que implica poner al usuario en el centro de todo nuestro trabajo.

Domina las actividades de UX a través de un caso práctico abordando todas las fases del ciclo de vida de un producto.

A través de los módulos aprenderás a integrar la experiencia de usuario en un proyecto.

Más información sobre la certificación internacional UX-PM Nivel 2: Ejecutar UX en uxlearn.com


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.