Uno de los principales problemas que pueden surgir en las investigaciones de experiencia de usuario es que las muestras que se utilizan no son representativas, o las pruebas que se plantean no son suficientes para poder obtener conclusiones que aplicar a otras fases del diseño de producto.

¿Cómo podemos conseguir entonces que nuestras investigaciones sean representativas? La solución a este problema es la triangulación: utilizar diferentes técnicas o métodos de investigación para obtener los resultados accionables concretos.

Dado que ningún método de investigación está exento de limitaciones, la mejor forma de esquivarlas es utilizar diferentes técnicas para comprobar que los resultados son coherentes entre sí. El punto clave de la triangulación es buscar puntos de vista diferentes para verificar los resultados y aprovechar todas las ventajas de las metodologías cualitativas y cuantitativas. (Ver también: Investigación cuantitativa: qué es, técnicas, beneficios e inconvenientes).

¿Cuándo tenemos que llevar a cabo una triangulación de resultados?

En el Estudio, la triangulación es parte esencial de cualquier estrategia de investigación, ya que es la mejor forma de asegurarnos que los resultados que obtenemos están contrastados. 

Cuanto más importante sea la decisión que hay que tomar, será también más importante hacer la triangulación. De esta forma, podremos estar más seguros de haber tomado la decisión correcta, ya que habrá sido debidamente contrastada utilizando diferentes métodos. 

Sin embargo, en el caso de las decisiones más simples que no requieren tanta profundidad en una investigación, podemos prescindir de esta técnica, primero porque un equipo experimentado sabrá cuáles son las decisiones correctas en una jornada de investigación corta. Y, segundo, porque tiene impacto sobre el presupuesto.

¿Cómo podemos utilizar la triangulación en experiencia de usuario?

Dado que el objetivo de la triangulación es contrastar los resultados y permitir entenderlos a la perfección, en el Estudio la aplicamos en casos como los siguientes:

  • Si realizamos una prueba de usabilidad e identificamos que un formulario de suscripción a una newsletter no funciona, podemos utilizar técnicas como grabaciones de sesiones de usuario para entender por qué no funciona.
  • Si detectamos en nuestra web que una página en concreto tiene un porcentaje de rebote muy alto, tendremos que investigar los motivos y después testar las posibles soluciones antes de llevarlas a cabo.
  • Si una encuesta sugiere un patrón de respuestas concreto, después deberíamos hacer entrevistas (o utilizar otros métodos) para cerciorarnos de que el patrón se sigue dando y cuáles son los motivos.

Desde el Estudio te animamos a utilizar la triangulación y así tomar las decisiones más importantes y definitivas sobre tu producto de la mejor manera posible, haciendo que aumenten las garantías de éxito.

Read this post in English: Triangulation in UX

Entiende todo lo que necesitas saber para convertirte en UX Researcher con el Programa de Especialización en Research Avanzado.

Aprende a manejar datos cuantitativos y cualitativos aplicados al ámbito de la experiencia de usuario y sus necesidades.

¿Quieres más información? Contacta con el equipo de UX Learn y recibe todo lo que necesitas saber para reservar tu plaza en la próxima convocatoria.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.