Los UX Roadmap son documentos estratégicos que sirven para priorizar y planificar el trabajo de los equipos UX. En este artículo vamos a hablar sobre sus características principales según Nielsen Norman Group

Los UX Roadmaps no tienen una apariencia visual definida. Puede ser una lista, una hoja de cálculo, diapositivas, post-its en una pared o una combinación de varios métodos, dependiendo de lo que sea más útil en cada ocasión o la manera habitual de trabajar del equipo. 

No obstante, sí tienen una estructura similar, organizándose por contexto y tema. En el contexto se define cuál va a ser el uso del UX Roadmap y quién lo va a utilizar, mientras que en el tema se representa cómo se va a trabajar. Sin embargo, si bien lo que vamos a tratar a continuación son unas características generales, lo bueno de los UX Roadmaps es que se pueden adaptar específicamente a las necesidades de cada proyecto, y modificar cualquier aspecto según sea necesario y más útil en cada momento.

Elementos de un UX Roadmap

Estos son los componentes básicos de un UX Roadmap:

  • Contexto
    • Alcance: título, equipo, fecha y objetivos.
    • Tiempo: ahora, siguiente y futuro. 
  • Tema
    • Beneficiario y necesidad.
    • Objetivo.
    • Propiedad.
UX Roadmap
Un esquema sencillo de los elemento de un UX Roadmap

Como ya puedes observar, es muy similar a un tablero de Kanban, con lo que si sabes cómo funciona esta metodología, podrás inferir cada una de sus partes fácilmente.

El contexto se compone del alcance y del tiempo del proyecto. En el alcance se define el título del proyecto, quién es el equipo que va a trabajar, en qué fecha se ha creado el documento o cuando se ha actualizado por última vez y los objetivos que se pretenden conseguir. 

Por otra parte, en el tiempo se definen los horizontes temporales. En el ahora se plasma el trabajo actual que está en progreso, en el siguiente se planifica el futuro cercano y en el futuro se planifica el trabajo a largo plazo (dentro de 6 meses o más).

Los temas se componen de tres partes que son el beneficiario y la necesidad, el objetivo comercial y la propiedad. El beneficiario es el usuario final al que va dirigido el UX Roadmap  y la necesidad es el problema que se va a resolver en el proyecto. El objetivo comercial son las métricas que se van a utilizar para medir el éxito. Por último, la propiedad es quién es la persona o equipo que va a trabajar en el proyecto y cómo se van a repartir las tareas.

Además de los componentes básicos también se pueden añadir otros secundarios para completar la información que se presenta. 

  • Tareas completadas y futuro++.
  • Áreas de producto.
  • Subtemas.
  • Estimaciones de confianza. 
  • Responsabilidades. 

En el tiempo se pueden añadir más niveles además de los tres que ya hemos comentado, como las tareas completadas y futuro++. Las tareas completadas irían antes del ahora y son las que ya se han entregado, y las de futuro++ corresponden a temas potenciales que es posible que se trabajen cuando el proyecto esté más avanzado.

En las áreas de producto se puede especificar dónde va a tener más impacto o qué requiere más recursos respecto a la experiencia de usuario. También se pueden añadir subtemas para poder detallar aspectos específicos y concretos sobre temas más amplios y así facilitar el trabajo.

Con las estimaciones de confianza se puede evaluar de forma interna qué temas están basados en suposiciones y cuáles se han validado mediante investigaciones. Al asignarle una puntuación a cada apartado se puede visualizar qué elementos han sido testados anteriormente y cuáles son una apuesta más importante y pueden aportar el valor diferencial.

Por último el apartado de responsabilidad se utiliza para tener un control sobre quién tiene que realizar cada tarea. De esta forma se puede visualizar el trabajo de todo el equipo y facilitar la comunicación entre ellos.

La utilización de UX Roadmap aplicada a los equipos de trabajo de UX permite mejorar la coordinación y la comunicación entre todos los miembros. 

En el Estudio lo utilizamos en todos nuestros proyectos y os podemos asegurar que funciona perfectamente para organizarnos, ya que facilita no sólo la comprensión de los avances en el trabajo, sino saber quién tiene asignadas las tareas y el impacto de las mismas.

Si quieres aplicarlos en tus proyectos, la Certificación Internacional UX-PM puede ser una excelente oportunidad para conocer cómo adoptarlos y liderar procesos UX en tu empresa. Te invitamos a conocer los tres niveles de certificación, que te permitirán dirigir proyectos de UX. 

Planifica e integra las mejores prácticas de la experiencia de usuario en tu organización con UX-PM Nivel 3: Liderar UX.

Aprende todo lo que necesitas saber sobre el diseño de servicios.

Más información sobre la certificacion internacional en UX Learn.


En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.