27 abril 2021

Una de las claves más importantes para que cualquier proyecto relativo a la experiencia de usuario sea un éxito es que todos los equipos o departamentos que participan sean capaces de comunicarse perfectamente

Normalmente, uno de los problemas habituales en los equipos de UX es que el proceso de diseño y el de desarrollo estén completamente separados y se ejecutan de manera lineal, es decir, primero uno y después el otro siguiendo la metodología waterfall o en cascada. Cuando esto ocurre, es probable que se diseñe con unas expectativas que puede que no sean reales o que sean técnicamente inviables. 

Esto lleva a que después la parte de desarrollo sea muy difícil de llevar a cabo o acabe por no implementarse. Así se pierde mucho tiempo valioso por una simple falta de comunicación, que podría haber sido solventada fácilmente.

Lo más normal es que aparezcan inconsistencias en el diseño y desarrollo, lo que afecta irremediablemente a la experiencia de usuario. El equipo debe estar motivado y entender que para que el proyecto salga adelante correctamente deben colaborar entre ellos. 

Aunque puede resultar sencillo simplemente decir que los equipos de diseño y desarrollo tienen que trabajar unidos, hay que tener en cuenta otros aspectos. 

Consejos para mejorar la gestión de los proyectos

El primero de ellos es que el trabajo del equipo de diseño tiene que estar terminado antes de entrar en la fase de desarrollo. Es precisamente este motivo el que puede llevar a que los procesos no sean adecuados. De hecho, los cambios de diseño en la fase de desarrollo son más comunes de lo que nos imaginamos y, por supuesto, esos cambios hay que presupuestarlos debidamente.

Para conseguir que esto no se convierta en un problema, la planificación temporal de un proyecto es crítica para conseguir salvar estas dificultades. Al planear los objetivos y las fases del proyecto se consigue que todos los miembros del equipo tengan claro cuál es su trabajo, además de motivarlos en la consecución de las tareas. Además, como al planear los objetivos se consideran los recursos y la capacidad que tienen los equipos para llevar a cabo su trabajo, las propuestas son factibles y facilitan el flujo de trabajo.

Una buena solución es trabajar con sprints de diseño de corta duración. Con esta metodología se fomenta la comunicación y se minimizan los riesgos de cometer errores con soluciones difíciles de llevar a cabo.  Además, en el caso de cometer errores, la resolución será más simple gracias al trabajo colaborativo entre los departamentos. Este concepto entra dentro de la metodología ágil, de la que ya hemos hablado en posts anteriores.

Otra recomendación es programar reuniones eficaces, ya sean diarias o semanales, con todos los equipos para poder compartir los progresos sobre el proyecto. De esta forma también se puede poner en común conocimientos que mejoren la comunicación de la información entre todos los miembros del equipo. Para que sean eficaces, has de seguir unos cuantos consejos que ya resumimos en su momento.

También es muy interesante utilizar plataformas de colaboración para organizar las tareas pendientes y tener un control sobre qué pasos se están dando en cada momento, no sólo para el control del proyecto por parte del product manager, sino para que todos los equipos puedan planificar tareas teniendo en cuenta la carga de trabajo de cada uno de ellos. 

La figura del UX Manager es una buena alternativa para gestionar a todos los expertos que forman parte del equipo. Su función es tener una visión global de todo el proyecto, teniendo en cuenta tanto la visión del usuario final como la empresa implicada. Se debe encargar de crear un flujo de comunicación entre los integrantes del equipo internos y externos, fomentando el trabajo en equipo.  

Nosotros en el Estudio utilizamos Slack para favorecer y mejorar la comunicación interna entre los diferentes departamentos. También tenemos una reunión programada todas las semanas, una weekly, para estar al tanto de todos los proyectos en los que se está trabajando en cada momento. Así, resulta más fácil interconectar equipos y se mejora la comunicación. Os animamos a poner en práctica estas recomendaciones, porque verdaderamente creemos que la organización es la clave del éxito. 

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.