13 abril 2021

La pandemia de la COVID-19 ha obligado a millones de trabajadores en todo el mundo, incluyendo a diseñadores UX y a UX researchers, a realizar el trabajo diario de diseño de productos y de investigación con usuarios de forma remota desde casa.

Si bien el trabajo remoto posee múltiples ventajas (flexibilidad en el horario, menos desplazamientos y menos distracciones), también puede ser bastante solitario y conlleva varios riesgos para la salud si no somos cuidadosos. Cuando trabajamos de forma remota debemos ser responsables de nuestra propia salud, tanto física como mental, ya que nadie más va a hacer eso por nosotros. 

Por este motivo, te dejamos algunos consejos para que mantengas tu mente y tu cuerpo saludables, para que tu rendimiento y productividad laboral no decaigan.

Pon límites entre el trabajo y la vida personal

Si en casa dedicas más horas a tus tareas laborales, es posible que hagas más y eso te puede dar la sensación de ser más productivo. El problema de esto es que a largo plazo, las largas jornadas laborales no son el camino hacia una mayor productividad. 

Múltiples estudios han demostrado que el trabajo regular después de horas de trabajo eventualmente conduce al agotamiento del trabajo (burnout) y a una disminución de la productividad. 

Para evitar esto, es necesario que establezcas límites saludables y que cuides tu propio bienestar. Aquí hay algunos consejos que te ayudarán a desconectarte del trabajo mientras estás trabajando desde casa:

1. Ten áreas separadas para trabajar y descansar

Es recomendable tener un espacio de trabajo dedicado exclusivamente a eso: trabajar. Esto te ayudará no solo a mantenerte concentrado cuando trabajes de forma remota, sino que también te ayudará a desconectarte una vez que termines la jornada laboral. Tener áreas separadas para trabajar y descansar también te ayudará a pasar mentalmente del modo de trabajo al modo de casa de forma mucho más sencilla.

Aún si vives en un apartamento de una habitación, puedes crear áreas dedicadas para diferentes actividades; y si no tienes paredes que separen cada área, haz lo posible para determinar qué funciones asignas ciertos espacios en tu mente.

2. No uses el equipo de trabajo en tu tiempo libre

Al igual que tener diferentes ubicaciones para el trabajo y la vida privada, es importante que separes tus herramientas de trabajo de tus herramientas de juego. El ejemplo más obvio es tu portátil.

Algunas personas tienen dos portátiles en lugar de uno: uno para hacer su trabajo diario y otrp para el ocio, sin acceso al correo de la oficina ni a las herramientas de trabajo.

3. Toma descansos frecuentes lejos de tu “puesto de trabajo” 

La idea romántica de que el diseñador UX está trabajando constantemente en el terreno, haciendo pruebas de usuario de guerrilla con una mochila llena de post-it, es un mito total. 

Al igual que otros trabajadores tecnológicos, los profesionales UX generalmente trabajamos desde una mesa y una silla la mayor parte del tiempo. Además, al estar trabajando de forma remota, sin reuniones presenciales con clientes u otros colegas, puedes fácilmente terminar en una rutina bastante sedentaria.

Según estudios sobre los peligros de la inactividad, un estilo de vida sedentario conduce a una fuerza muscular reducida, un sistema inmunológico debilitado, una circulación sanguínea más deficiente, e incluso, un desequilibrio hormonal. Incluso se han encontrado vínculos entre estar sentado durante mucho tiempo y enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y cáncer.

Si tienes una vida digital sedentaria, no es demasiado tarde para hacer un cambio. Después de todo, tomarte un descanso no requiere mucho esfuerzo. 

Además de comprometerte a tomarte en serio tu salud, te recomiendo que escojas una pequeña acción que puedas hacer repetidamente. Antes de que te des cuenta, la habrás convertido en un hábito nuevo y saludable.

4. Sal a dar un paseo cuando termine la jornada laboral

A menos que vivas en un área donde no se te permita salir por cuarentena sanitaria, sal a caminar o pasear en bicicleta tan pronto como termines la jornada laboral. Esto te ayudará a cambiar mentalmente al modo de casa, al concentrarse en una actividad diferente, lo que te ayudará a relajar tu mente.

Si no puedes salir, haz algunos ejercicios o estiramientos en casa. La actividad física no solo te ayudará a distraer tu mente del trabajo, sino que también te ayudará a mantenerte en forma y a relajarte.

5. Planifica tu tiempo después del trabajo

Cuando todo el mundo está encerrado y no hay mucha vida fuera de casa, es difícil alejarse del trabajo.

Para no quedarte atascado en el trabajo más de lo necesario, ahora es más importante que nunca planificar tus actividades extralaborales. Estas pueden ser actividades como salir a correr después del trabajo o hacer alguna actividad física en casa, preparar la cena o programar una llamada con algún amigo.

Al hacer planes después de tu horario de oficina, tendrás una razón específica para “salir” del trabajo a tiempo.

Fomenta las dinámicas de socialización y colaboración en tu trabajo

Algo que probablemente sea ajeno para quienes trabajan de forma freelance o como consultores independientes, es la socialización y la colaboración dentro de una estructura organizacional relativamente amplia, con una comprensión clara de lo que otros equipos están trabajando.

Las conversaciones casuales con colegas o compañeros de trabajo ayudan a la socialización y a la colaboración, la cual muchas veces, evita duplicar los esfuerzos laborales. Lamentablemente, estos encuentros son mucho menos habituales hoy en día; sobre todo, dentro de un contexto de trabajo remoto. 

También hay que considerar que somos criaturas biológicamente sociales, y las oficinas nos brindaban una excelente manera de socializar. Al no contar con este espacio físico para interactuar y socializar con otras personas, corremos el riesgo de generar sentimientos de soledad y un perjuicio a la salud mental por causa del aislamiento.

Algunas empresas abordan esta brecha con “stand ups” regulares: reuniones rápidas o actualizaciones de Slack para mantener a todos al tanto de lo que pasa en los diferentes equipos dentro de la organización. Otras empresas crean salas de reuniones virtuales para coffee breaks o simplemente para charlar. 

Sin duda este es un problema donde todavía hay mucho margen de mejora, por lo que será interesante ver qué otras soluciones creativas surgen en el futuro para solventar esto.

Crea un área de trabajo cómodo y agradable

1. Cuida la ergonomía

La salud de la postura va mucho más allá de “sentarse bien”, según Harvard Health. Una postura correcta te ayuda a mantener una buena flexibilidad y músculos equilibrados, lo que a su vez evita lesiones cuando practicas deporte y otras actividades físicas.

Ya sea que trabajes desde un espacio diferenciado (un despacho o habitación)o desde la mesa del comedor de tu casa, asegúrate de que tu zona de trabajo esté configurada ergonómicamente para una posición natural y relajada. Elige una silla de escritorio en la que apoyar bien tu espalda y que puedas mantener los pies apoyados en el suelo.

Como diseñadores digitales, todos utilizamos el ratón prácticamente todo el día. Asegúrate de invertir en uno ergonómico para evitar lesiones en las muñecas. 

Por último, y para una máxima comodidad en el cuello, procura que tus ojos estén alineados con la parte superior de tu monitor.

 2. Protege tus ojos del SVI (Síndrome Visual Informático)

Cuando tu trabajo como diseñador UX/UI consiste en crear diseños de interfaces de usuario con píxeles perfectos, la fatiga visual por mirar de manera fija la pantalla de tu ordenador es un problema bastante real.

Similar al síndrome del túnel carpiano, el SVI o Síndrome Visual Informáticoes causado por el movimiento repetitivo del ojo que sigue el mismo camino una y otra vez. Los síntomas incluyen fatiga visual, ojos secos, visión borrosa, ojos rojos o rosados, ardor, sensibilidad a la luz, dolores de cabeza e incluso dolor de cuello o espalda.

Mientras miramos la pantalla, nuestros ojos necesitan enfocar y re-enfocar todo el tiempo. Esto ejerce mucha presión sobre los músculos de nuestros ojos. El resplandor y el parpadeo de las pantallas digitales tampoco ayudan.

Un método que puede ayudarte a prevenir el SVI y a relajar los músculos del ojo es la regla 20-20-20. Ésta consiste en tomar un descanso de 20 segundos de la pantalla cada 20 minutos y enfocar los ojos en un objeto a 20 pies de distancia (aproximadamente 6 metros). 

También puedes atenuar el brillo de tu pantalla para que no sea mucho más brillante que el resto de tu habitación.

3. Desactiva las notificaciones cuando sea necesario

Cuando trabajas de forma remota, la interacción en persona entre compañeros de trabajo generalmente se reemplaza por mensajes y correos electrónicos.

Cualquier persona recibe entre 65 y 80 notificaciones en el teléfono al día. Agrega a eso las innumerables notificaciones de escritorio y tendrás la receta perfecta para un trabajador remoto distraído y estresado. 

Si aún no estás listo para desactivar las notificaciones por completo, intenta usar el modo “No molestar” cuando estés trabajando en algo que requiera tu máxima concentración y después de que finalice tu jornada laboral. 

También puedes guardar tu smartphone en otra habitación, aproximadamente una hora antes de acostarte, para que puedas relajarte adecuadamente y desconectar tu mente del trabajo.

4. Cumple con un horario de sueño constante

Uno de los obstáculos más difíciles del horario flexible es respetar los horarios de trabajo y de descanso. Al contar con la libertad de no tener que poner el despertador a la misma hora todas las mañanas, es muy fácil terminar durmiendo 15, 30 o 60 minutos extras. Luego sin darte cuenta, terminas levantándote al mediodía.

Se requiere de mucha disciplina y autocontrol para seguir una rutina de trabajo saludable mientras se trabaja de forma remota.

No hace falta decir que la consistencia del sueño requiere compromiso. Asegúrate de que te duermas a la misma hora todos los días. Esto tal vez implicará que tengas que decir no a ciertas actividades hasta altas horas de la noche.

Todos estos consejos te pueden ayudar a mantener tu productividad sin sacrificar tu vida personal. ¿Cuántos de ellos aplicas en tu día a día?

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.