05 febrero 2021

El pasado día 14 de enero tuvimos la oportunidad de asistir a la charla organizada por UX Writing Hub (la comunidad de referencia para UX Writers liderada desde Israel por Yuval Ketscher) titulada Localization 101 for UX Writers.

Y había expectación porque la ponente era ni más ni menos que Patricia Gómez Jurado, Head of Content Design de King, que nos ofreció muchos consejos y hasta procesos para poder integrar a la hora de realizar la localización de cualquier aplicación o producto.

Pero empecemos por el principio.

¿Por qué hacer una localización?

Por el usuario, ni más ni menos. De esta manera empezaba Patricia Gómez Jurado su intervención. No podemos olvidar que no todo el mundo habla el mismo idioma, e incluso en cada idioma hay variaciones sustanciales dependiendo del país o zona en la que se encuentren tus usuarios.

Los tres idiomas más hablados en Internet son el inglés (25,9% de usuarios) seguido del chino (19,4%) y el español (7,9%) según los datos disponibles en Internet World Stats para 2019

Por lo tanto, si quieres acceder a una clientela global, deberás tener en cuenta que el idioma es una barrera, insalvable en muchos casos, a pesar de la ayuda en forma de traductores automáticos que traen los navegadores.

¿Necesitas datos?

El estudio Can’t Read, Won’t Buy de Common Sense Advisory Research de 2020 nos da datos muy interesantes en este sentido: 

  1. El 65% de los encuestados prefiere contenido en su propio idioma aunque no sea 100% correcto o contenga errores.
  2. El 73% busca reviews y opiniones en su propio idioma.
  3. El 40% no compraría si su idioma no está disponible.

Con estos tres datos ya tenemos suficiente información como para empezar a pensar que, si queremos expandirnos internacionalmente, el inglés no va a ser suficiente. 

No obstante, el idioma principal y en el que trabajamos más habitualmente es el inglés, aunque muchos de los UX Writers a cargo de las redacciones no son precisamente nativos, lo que hace que ni siquiera el inglés que leemos en algunos productos sea correcto al 100%. 

Te recomendamos leer UX en entornos multilenguaje

Qué es la localización y qué la diferencia de la internacionalización

Aunque la diferencia es sutil, a efectos de UX reconocer las diferencias entre una y otra es más que importante, ya que puede afectar a nuestro trabajo de manera sustancial.

En born to be global nos muestran de manera clara cuál es la diferencia entre ambos conceptos:

  • La internacionalización (i18N) hace que el código se prepare para una potencial traducción, generando la posibilidad de que todas las cadenas de texto de la interfaz de usuario (UI) puedan ser traducidas a cualquier idioma a través de la infraestructura que sea necesaria para ello (normalmente a través de archivos o módulos).
  • La localización (l10n) tiene un tratamiento más de detalle y se refiere a la manera en la que se usa el lenguaje dentro del producto, adaptándolo a las necesidades reales del usuario que lo utilizará.

Es decir, cuando hablamos de localización siempre nos referiremos a adaptar los usos y estilo del lenguaje al usuario. No es lo mismo el inglés que se habla en India que el utilizado en Malta, al igual que no es el mismo español el que se habla en Bucaramanga que en Comodoro Rivadavia, ni menos aún en México DF o en Zaragoza.

Adáptate a tu usuario

Incluir estas variaciones hará que los objetivos de negocio (conversiones, si vienes del mundo de la analítica web) sean más fáciles de conseguir.

Patricia Gómez Jurado en su charla además dio ejemplos de ambas cuestiones: fechas, monedas o fuentes con soporte extendido de caracteres, cuando hablamos de internacionalización, ya que tienen un impacto muy acusado en el código. 

La localización es lo que permite que el usuario se sienta cómodo ya que el idioma que hablamos es el mismo que utiliza. Y Patricia nos lo mostró con diferentes películas, siendo el mejor de todos los ejemplos la película de Disney-Pixar Del Revés

En ella, hay diferentes escenas que reciben un tratamiento diferente en función del país. Riley, la protagonista, puede comer brócoli o pimiento dependiendo del país, o que el padre sea un apasionado del hockey o del fútbol dependiendo de los países. En Business Insider tenéis listados varios de esos cambios debidos a la localización de la película.

¿Cómo afrontar un proyecto de localización?

Lo primero a tener en cuenta es que la localización ha de convertirse en estratégica, al igual que ya lo es el UX Writing. En lugar de ser algo que se implemente en código cuando todos los textos están ya preparados, la localización hay que tenerla en cuenta mucho antes, junto con el diseño.

Si somos capaces de implementarlo al principio, nuestro flujo de trabajo será mucho más óptimo, sin tener que llegar al momento en el que las cadenas de texto supongan un problema para los desarrolladores.

El flujo de trabajo

Con esto claro, hemos de fijar el flujo para que todas las traducciones sirvan a ese objetivo de negocio. Patricia González Jurado nos mostró el que utilizan en King:

  • Empieza con el UX Writer definiendo los copies de una manera bastante prolija para que el equipo de traducción sea capaz de trabajar de la manera más eficiente posible: textos, limitaciones, contextos, imágenes…
  • De ahí se pasa al Localization PM que recopilará toda la información y la envía al siguiente paso.
  • Todo esto pasa finalmente a manos de los especialistas en lenguaje (si son internos) o la empresa de traducción o traductores (si son externos), que no se limitarán a traducir, sino que harán una labor de interpretación de la información en base a todo lo disponible para que el texto sea correctamente entendido . 
  • El Localization PM recopila todo y se reenvía a los stakeholders de la empresa, que puede ser el UX Writer inicial, pero también puede ser el equipo de marketing o diseño, para hacer la integración final.
Cómo sería un proceso para la localización de un producto

Este proceso puede parecer largo y complicado, pero cuando estamos hablando de objetivos de negocio esto se convierte en más que crítico, ya que si no somos capaces de hacer entender qué es lo que hace nuestro producto digital y qué soluciones aporta, será difícil que consigamos esos objetivos.

Cómo trabajar la localización en UX Writing

Finalmente, Patricia Gómez Jurado dio cuenta de varios aspectos que son importantes no sólo para trabajar las traducciones, sino también de cara a preparar los textos para ser traducidos. De ellos, queremos destacar dos.

Crea materiales de referencia

Tener una Guía de Estilo que cubra más de un idioma es fundamental para que el trabajo de localización se desarrolle de manera correcta. En esta guía podemos incluir diferentes ideas que se puedan aplicar a las traducciones, como las limitaciones de espacio disponibles para cada idioma o el tratamiento de algunas cuestiones como plurales.

Ejemplos los tenemos en Shopify Polaris o en la Microsoft Writing Style Guide. Esto ayudará a que los textos mantengan una coherencia entre sí.

Entre estos materiales de referencia no puede faltar un glosario con la terminología que se utilizará. Esta terminología ayudará a los traductores a hacer su trabajo, pero también aportará consistencia a todo tu producto.

Herramientas para localización de productos

Por último, Patricia nos mostró un ejemplo de kit de localización que puede ser útil para equipos de trabajo de casi cualquier tamaño.

Aunque el uso de herramientas de localización (o TMS, de Translation Management System) es más que recomendable, hay veces en las que no es posible, bien por presupuesto o porque el producto aún no está lo suficientemente maduro como para justificar la inversión en una herramienta como Lokalise o sus alternativas. 

Para estos supuestos, Patricia Gómez Jurado propone una simple hoja de cálculo con tres tablas:

  1. Información de producto: en esta tabla daremos briefing a los traductores sobre qué es el producto y qué tienen que realizar en esta ocasión.
  2. Texto a traducir con sus referencias, su texto original, limitaciones, etc.
  3. Un glosario de términos, que permitirá que el trabajo de traducción sea mucho más fluido y coherente.

Con todo esto en mente, entendemos que la mera traducción de cualquier producto digital no es la solución. 

La localización es el camino.

Imagen destacada de Etienne Girardet vía Unsplash

Da tus primeros pasos en el mundo de la experiencia de usuario con el Curso de Metodologías y Etapas de Diseño de Producto.

Es perfecto para adquirir las bases y conseguir una visión holística de todo el proceso.

Aprenderás sobre las metodologías Design Thinking, Waterfall, Agile y Lean.

Más información y matrícula en uxlearn.com.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.