15 abril 2020

Esta es la segunda parte de un post –En qué consiste la Enseñanza Remota de Emergencia (ERT)– que iniciamos con motivo del artículo original en inglés The Difference Between Emergency Remote Teaching and Online Learning.

La educación online, incluidas la enseñanza y el aprendizaje online, se han estudiado durante décadas. Numerosos estudios de investigación, teorías, modelos, estándares y criterios de evaluación se centran en el aprendizaje online de calidad, la enseñanza online y el diseño de cursos online.

Dimensiones del aprendizaje online

Lo que sabemos de la investigación es que el aprendizaje online efectivo, surge a partir de un cuidadoso diseño y planificación instruccional, utilizando un modelo sistemático para su diseño y desarrollo.

El proceso de diseño de la experiencia de los alumnos, y la consideración cuidadosa de las diferentes decisiones de diseño, tienen un impacto directo en la calidad de la instrucción. Sin embargo, este cuidadoso proceso de diseño se encuentra ausente en gran parte de las iniciativas de formación online, especialmente en estos tiempos de pandemia por el COVID-19.

Uno de los resúmenes más completos acerca de la investigación sobre el aprendizaje online proviene del libro Learning Online: What Research Tells Us about Whether, When and How. Los autores de este libro identifican nueve dimensiones, destacando la complejidad del diseño y el proceso de toma de decisiones.

Las nueve dimensiones del aprendizaje online son:

Modalidad

  • Completamente online
  • Mezclado (más del 50% online)
  • Mezclado (25–50% online)
  • F2F (Face to face: cara a cara) habilitado para la web

Ritmo

  • A su propio ritmo (entrada y salida abiertas)
  • Al ritmo de la clase
  • Al ritmo de la clase, con un poco de ritmo propio

Relación estudiante-instructor

  • < 35 a 1
  • 36–99 a 1
  • 100–999 a 1
  • > 1,000 a 1

Pedagogía

  • Expositiva
  • Práctica
  • Exploratoria
  • Colaborativa

Rol del instructor online

  • Instrucción activa online
  • Poca presencia online
  • Ninguna

Rol del alumno online

  • Escuchar o leer
  • Resolver problemas o responder preguntas
  • Explorar la simulación y los recursos
  • Colaborar con sus compañeros

Sincronía de la comunicación online

  • Solo asíncrona
  • Solo síncrona
  • Una mezcla de ambas

Rol de las evaluaciones online

  • Determinar si el alumno está listo para el nuevo contenido
  • Indicar al sistema cómo apoyar al alumno (instrucción adaptativa)
  • Proporcionar al alumno o al instructor información sobre el estado de aprendizaje
  • Inputs para calificar
  • Identificar a estudiantes en riesgo de fracaso

Fuentes de retroalimentación

  • Automatizado
  • Profesor/instructor
  • Compañeros

¿Cómo diseñar la experiencia de aprendizaje online?

Dentro de cada una de estas dimensiones, existen diferentes opciones. Para complicar las cosas, no todas las opciones son igualmente efectivas. Por ejemplo, las decisiones sobre el tamaño de la clase limitarán en gran medida las estrategias que se podrán utilizar.

La práctica y la retroalimentación, por ejemplo, están bien establecidas en la literatura, pero es más difícil implementar esto a medida que crece el tamaño de la clase, llegando finalmente a un punto en el que un instructor simplemente no podrá proporcionar comentarios de calidad.

En el caso de la sincronía, la opción que se elija dependerá directamente de las características de sus alumnos/usuarios y de lo que mejor satisfaga sus necesidades. Por ejemplo, los alumnos adultos requieren de mayor flexibilidad, por lo que un modelo asíncrono suele ser la mejor opción (quizás con sesiones síncronas opcionales). Por otro lado, los alumnos más jóvenes se beneficiarán más con un modelo de sesiones síncronas.

Imagen de rawpixel.com

Por lo tanto, una planificación cuidadosa para el aprendizaje online implica no solo el identificar el contenido que se debe cubrir, sino que también debe cuidar el cómo va a soportar diferentes tipos de interacciones, que son fundamentales para el proceso de aprendizaje.

Diseño de interacciones para la enseñanza

Este enfoque reconoce el aprendizaje como un proceso social y cognitivo, no simplemente como una cuestión de transmisión de información.

Quienes hemos desarrollado programas de formación online enmarcados dentro de formación profesional, a lo largo de los años podemos dar fe de que el aprendizaje online efectivo debe apuntar a ser una comunidad de aprendizaje, la cual apoya a los estudiantes no solo en la enseñanza, sino que también en la participación co-curricular, entre otros apoyos sociales.

Hay que considerar cuánta infraestructura existe alrededor de la educación presencial, para fomentar el éxito de los estudiantes: recursos de la biblioteca, vivienda, servicios profesionales, servicios de salud, etc.

La educación cara a cara no es exitosa sólo porque las clases presenciales son buenas. Las clases presenciales son sólo un aspecto educativo más dentro de un ecosistema general, diseñado específicamente para apoyar a los alumnos con recursos formales, informales y sociales.

En última instancia, la educación online efectiva requiere una inversión en un ecosistema de apoyo al alumno, que lleva tiempo identificar y construir.

Diseñando experiencias de aprendizaje online en contextos de emergencia

El tiempo típico de planificación, preparación y desarrollo para un curso universitario totalmente online es de seis a nueve meses antes de que se entregue el curso. Los docentes generalmente se sienten más cómodos enseñando de forma online a partir de una segunda o tercera iteración de sus cursos online.

Resulta entonces casi imposible para cada miembro de la facultad, convertirse repentinamente en un experto en educación online en esta situación actual, en la que los plazos de entrega varían de un solo día a unas pocas semanas.

En este contexto hay que ser realistas: muchas de las experiencias de aprendizaje online que los instructores podrán ofrecer a sus estudiantes no se presentarán en su totalidad o no estarán necesariamente bien planificadas, y existe una alta probabilidad de implementación subóptima.

Necesitamos reconocer que todos harán lo mejor que puedan, tratando de llevar solo lo esencial con ellos, mientras hacen una carrera loca durante la emergencia.

Por lo tanto, la distinción es importante entre el tipo normal y cotidiano de instrucción online efectiva y lo que se está haciendo a toda prisa con recursos mínimos y poco tiempo para adaptar las posibilidades actuales con cursos online para desempleados: Enseñanza Remota de Emergencia (ERT).

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.