27 marzo 2020

Incluso más que la realidad aumentada, o la inteligencia artificial, el Cloud Computing y el trabajo en la nube han transformado el modelo de gestión de datos y comunicación en el mundo tecnológico incluyendo por tanto el sector de la experiencia de usuario. Existen posibilidades muy beneficiosas dentro estos nuevos sistemas, y me gustaría detallarlas.

El auge del Cloud Computing y el trabajo en la nube

Antes de nada, me gustaría recalcar las diferencias entre el Cloud Computing y el trabajo en la nube. El primer concepto hace referencia a los distintos servicios de software que se ofrecen en la nube. Por otro lado, el trabajo en la nube se refiere a este espacio como un disco duro ”virtual” donde una organización, grupo, o equipo gestiona sus archivos de manera colaborativa. Estos dos términos tienden a asociarse porque ambos alojan los datos en este tipo de servidores.

En referencia al Cloud Computing, tal y como explica el artículo The Opportunities of Cloud Computing se trata de un fenómeno que no para de crecer en los últimos años, y no es extraño que así sea. En términos generales los servicios en la nube permiten:

Estos sistemas de gestión, alejan a las organizaciones del clásico modelo de infraestructura, para ofrecer a cambio un dinamismo inimaginable hace unos pocos años. Con este escenario, cambia de registro la forma en la que las empresas prestan sus servicios, y mejoran muy notablemente los servicios digitales tanto cualitativa como cuantitativamente. 

Una de las más evidentes ganancias del Cloud Computing es la escalabilidad. Los servicios en la nube pueden dar servicio a 5, 100, ó 100.000 usuarios sin perder por ello estabilidad o solidez.  

El Cloud Computing está democratizando la innovación a todos los niveles. Las últimas tecnologías están al alcance de muchas más personas sin la necesidad de una gran cantidad de recursos. Esta democratización está generando entornos colaborativos muy ágiles. Por otro lado, estos sistemas reducen los costes de software complejo. Otros avances tecnológicos como la inteligencia artificial (AI), o los chatbots son en sí mismos servicios disponibles en la nube que pueden ser utilizados con versatilidad por los equipos de UX en sus procesos de diseño.

Debido a que estas nubes agilizan ciertos servicios de software, las empresas de diseño de productos digitales podrán invertir más tiempo y esfuerzos en otras partes del proyecto. 

Beneficios del Cloud Computing en la experiencia de usuario

Es relevante destacar que los servicios e integraciones en la nube ofrecen una gran variedad de recursos que nosotros, como profesionales de diseño UX, podemos aprovechar para ofrecer a los usuarios funcionalidades muy dinámicas y optimizadas. ¿Cuáles son, por tanto, los efectos beneficiosos que estos servicios plasman en la usabilidad de los productos digitales? Se pueden destacar las siguientes ventajas:

Automatizan acciones

Como diseñadores de experiencias de usuario, resulta necesario entender lo que potencialmente es posible extraer de estas herramientas y sus nuevas capacidades. Los principales puntos que se pueden destacar son:

  • Detección. Las aplicaciones con inteligencia artificial son muy valiosas porque detectan y automatizan ciertas acciones que realizarán para los usuarios. Por ejemplo, pueden ordenar fotos o identificar spam de manera automática.
  • Predicción. Estas aplicaciones también pueden predecir los gustos y preferencias de los usuarios en materia de contenidos. Como ejemplos cotidianos se pueden citar: predicción del tiempo, predicción de gustos musicales, eventos, etc.
  • Creación. En un futuro cercano, las aplicaciones inteligentes trabajarán en consonancia con diseñadores y creativos para la construcción de interfaces de usuarios, composición de música, edición de películas, etc.

Facilitan experiencias de usuario robustas

Los sistemas en la nube ayudan al sector UX a crear servicios digitales más estables, permitiendo implementar actualizaciones de una manera más frecuente. Además, ayuda a reducir los posibles fallos que pudieran producirse durante el proceso de diseño.

Poner barrera a estos posibles errores antes de que se alojen en el propio producto es una práctica recomendable para evitar que los usuarios perciban el producto, o parte de sus funcionalidades, de una manera negativa o insatisfactoria.

Permiten experiencias más personalizadas

La personalización es un factor clave dentro del diseño de productos digitales. La nube facilita esta personalización al reducir obstáculos técnicos asociados. Por ejemplo, para producir recomendaciones personalizadas, Spotify ha implementado listas de reproducción personalizadas, a las que cada usuario puede acceder independientemente del dispositivo que utilicen. Este ejemplo pone de manifiesto la flexibilización del acceso a multi device gracias a estos nuevos sistemas en la nube. 

Generan experiencias más sociales

Los diferentes servicios en la nube facilitan además las interacciones rápidas e instantáneas entre los usuarios mediante mensajería de chat y otros medios digitales. Permitir que los usuarios generen y compartan contenido en sus comunidades virtuales es un factor clave que deberá tenerse en cuenta a la hora de diseñar productos de valor para los usuarios. 

Beneficios del trabajo en la nube para los equipos de diseño UX

Imagen gráfica con fondo blanco que representa a cuatro personas conectadas a través de sistemas en la nube. Estos sistemas son representaciones gráficas de elementos de interfaces de webs y aplicaciones.
El trabajo en la nube reporta grandes beneficios y ventajas en entornos de diseño UX, que podrán trabajar en remoto, generando equipos de trabajo ágiles, eficaces, y dinámicos.

Por otra parte, ahondando en las características del trabajo en la nube, cabría destacar dos aspectos principales: 

Promueve el trabajo en remoto

Ante el contexto actual, en el que la globalización está muy presente, trabajar en remoto deja de ser una opción para convertirse, en ciertas situaciones, en una oportunidad necesaria. Poniendo el foco en el ámbito de la experiencia de usuario, el trabajo en la nube facilita enormemente los procesos de teletrabajo en entornos colaborativos, conservando a su vez la capacidad de comunicación e interacción entre los equipos de diseño UX

Algunas de las principales herramientas que facilitarán el trabajo en remoto son:

Aporta estabilidad y personalización dentro del equipo de trabajo

La estabilidad y la personalización son dos aspectos esenciales a considerar en el trabajo en la nube. Las estructuras están normalmente basadas en un sistema multiusuario donde todos los miembros del equipo se benefician del mismo tipo de aplicación y seguridad. Así mismo cada usuario puede personalizar sus vistas en función de sus necesidades. De esta manera se cubren las necesidades de todos los integrantes del equipo mediante un único sistema.

Por tanto, el Cloud Computing y el trabajo en la nube son sin duda dos piedras angulares. Desde el enfoque del trabajo en remoto para entornos UX, se trata de un sistema crucial para generar equipos dinámicos, eficientes, y colaborativos. Desde el punto de vista de la experiencia de usuario, los sistemas en la nube ponen al alcance de los diseñadores un ramillete de recursos muy valiosos que ofrecerán a los usuarios funcionalidades mejor conectadas, más dinámicas, y por tanto, más eficaces.

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.