13 marzo 2020

Este post está escrito en los días en los que una pandemia provocada por un virus con alta capacidad de transmisión está condicionando la actividad económica y los hábitos de vida de las personas en un gran número de países del mundo.

Queremos hacer una modesta aportación para la normalización de los hábitos de vida, compartiendo nuestra experiencia trabajando la investigación con usuarios de forma remota. De este modo tratamos de contribuir a mitigar los efectos negativos de esta crisis mundial.

Metamorfosis: la transformación de las crisis en oportunidades

Como bien decía Albert Einstein “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.” Esta frase, junto a la inusual actualidad social que estamos viviendo estas últimas semanas, nos transporta, de manera consciente, al contexto de las oportunidades. Y como oportunidades ventajosas, nos gustaría hablar hoy sobre el testing en remoto.

A priori, esta modalidad es una opción de la que se suele intentar prescindir, ya que brillan más los beneficios de los tests presenciales…. pero, ¿y si os digo que el testing en remoto puede ser algo muy beneficioso? Aquí os explicamos las principales ventajas:

  • Disponibilidad: podemos optimizar las horas invertidas buscando al perfil de usuario dispuesto a visitar nuestro UX Lab. Podemos encontrar usuarios con facilidad ofreciendo la sesión en remoto, especialmente cuando las circunstancias para los usuarios son especiales.
  • Amplio scope geográfico: esto que hoy parece algo mundano era impensable hace no mucho. Tener literalmente, un mundo de oportunidades al alcance de la mano es algo muy valioso que quizás no apreciamos o aprovechamos suficiente. Con un test en remoto, no hay fronteras ni límites más allá de una conexión a internet y una persona dispuesta.
  • Familiaridad: una de las cuestiones que muchas veces no nos planteamos es la comodidad que los usuarios sienten respecto a sus propios equipos. Se trata de un entorno mucho más natural para ellos, y eso ayuda en dos aspectos fundamentales: 
    • Evitar posibles desviaciones en los resultados o insights
    • Promover la relajación del participante, ya que éste se encuentra dentro de su entorno habitual. Y si está más relajado, ya tenemos como punto de partida, la pelota en nuestro campo.
  • Velocidad: ¿testear un producto con usuarios de Europa, Asia y Australia en la misma semana? Ya es posible. Solo tendremos que configurar una conferencia web, pedir a los usuarios que compartan sus pantalla y comiencen a realizar las tareas. Además es muy económico. Sobre todo si comparamos el coste real que nos supondría hacerlo de manera presencial visitando los distintos países.

Optimizar los recursos

  • Ahorro: además de lo ya mencionado, tenemos que pensar los costes pueden disminuir si es el propio usuario el que proporciona parte del equipamiento del laboratorio. Por otro lado, reclutar usuarios en outsourcing para sesiones en remoto puede ser más económico que hacerlo para sesiones presenciales, especialmente dependiendo del filtro que utilicemos.
  • Think aloud más efectivo: seguro que más de uno ha sentido en alguna ocasión un pequeño grito acallado cuando el usuario no conseguía realizar correctamente el proceso think aloud. Pues bien, es gratificante saber que mediante tests en remoto, esta metodología resulta ser más fácil para los participantes. Esta curiosa diferencia se debe a la presencia o no del moderador. Si moderamos presencialmente, el usuario tiende a pensar inconscientemente que está siendo más explícito debido a que le estamos percibiendo mediante el oído y la vista. Sin embargo, en una sesión de testing remoto, sólo la audición es protagonista, por lo tanto el participante se centrará mucho más en explicarse y hacerse entender mediante el lenguaje verbal. Además de todo esto, la persona participante se encuentra en un contexto cotidiano (su domicilio, generalmente), lo cual contribuye a mayores niveles de relajación.
  • Tareas en tiempo real: otra fantástica funcionalidad a la que podemos sacar jugo es la posibilidad de generar tareas monitorizadas pero no moderadas en el tiempo real de un User Journey. Es el escenario ideal para cualquier researcher. Poder testear ciertas tareas en el momento preciso en el que el usuario necesita o quiere hacerlas.

Como se puede ver, hay un ramillete importante de ventajas en la modalidad de tests y research en remoto. Para seguir explorando este y otros temas relacionados con la investigación de usuarios, tenemos un curso online de Especialización UX: Research avanzado.

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.