09 julio 2019

En UX Matters una serie de experto han sido preguntados en un artículo sobre cómo ellos integran el diseño de UX en un entorno de desarrollo continuo. 

Desarrollador viendo código
Imagen de Pexels en Pixabay 

Entre los expertos preguntados se encuentran: 

Szuc y Wong sugieren unas preguntas para hacerse: 

  • ¿Qué actividades de UX estás considerando adoptar?
  • ¿Cómo romperás el desarrollo de software y qué implicaciones tiene esto en el tiempo?
  • ¿Estás considerando tareas como revisión del interfaz de usuario, diseño e iteración de funciones y la voz del cliente?
  • ¿Quién lidera el esfuerzo de la UX y qué plan tiene para sustentarlo?
  • ¿Está tu foco actualmente en trabajo con significado y qué procesos de mejora necesitas considerar?

Las respuestas a estas preguntas nos ayudan a comprender mejor el entorno actual, y cómo una organización piensa en la experiencia de usuario. 

Grossman dice que él está intentando una integración de las prácticas de desarrollo continuo y UX. La respuesta a esa integración es DesignOps

Este acercamiento permite a los integrantes de los equipos de diseño e investigación informar y ser informados por el desarrollo de software y el equipo de lanzamiento. El foco está en mejorar la eficiencia operacional a través de un proceso pensado de ingeniería y de lanzamientos frecuentes de diseños de producto. 

Esta aproximación a menudo usa herramientas de lanzamiento continuo como el control de versiones o herramientas que hacen de puente entre el diseño y los entregables de código como los sistemas de diseño para frontend.  

Grossman recomienda leer el libro DesignOps Handbook para más información.

Howard da una serie de consejos, ya que una respuesta correcta daría para un libro. Sus consejos son: 

  • Los flujos de desarrollo continuo usualmente usan marcadores de funcionalidad (o feature flags), un mecanismo para permitir el desarrollo de funcionalidades sin hacerlas visibles para los usuarios. Esto es un gran recurso para tests de usabilidad. Ya que puedes hacer una reunión de usuarios para ver las funcionalidad que quieren primero y después observar su comportamiento cuando se publiquen las nuevas funcionalidades. 
  • Involucrarse en determinar cómo esos marcadores de funcionalidad son implementadas.  Por ejemplo, asegurarte que hay categorías para diferentes tipos de personas. Lo cual te permite lanzar funcionalidades específicas para ciertos grupos de usuarios para testear. 
  • Alinear el trabajo de UX con el flujo de desarrollo. Por ejemplo, trabajar con desarrollo para cuando estén trabajando en unos cambios en backend, esos cambios no tengan un efecto en bajada de ventas en el carrito de la compra. Encuentra grupos de funcionalidades que se puedan testear juntas, así no tienes que testear cada lanzamiento. 
  • No todo lo que sale de un flujo de desarrollo continuo afecta a la experiencia de usuario. Encuentra formas de categorizar los cambios de manera que puedas enfocarte en lo que le preocupa a los usuarios. 
  • Esto no significa que no te tengas que preocupar de cambios que no afecten al UI. Considera los cambios de rendimiento, que una funcionalidad que va lento vaya rápido o viceversa, es algo que crea una diferencia en la experiencia de usuario. 
  • Los monitoreos y las analíticas son tus amigas. Monitorea las conductas de los usuarios clave de tu producto. 
  • Haz operativas parte del trabajo como el reclutamiento para obtener respuestas rápidas a las preguntas de research y aprende del feedback que el flujo de desarrollo continuo te puede proporcionar. 

Un entorno de desarrollo continuo implica lanzamientos continuados a los usuarios, por lo que los diseñadores de UX y los product managers tienen que estar trabajando conjuntamente con los desarrolladores para elaborar la mejor experiencia de usuario.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.