03 abril 2019

Hoy vamos a hablar del ciclo de vida de un producto y de los pasos por los que pasa ese producto. Estos pasos sirven tanto para un producto digital como para uno que no lo es. Además esto es una de las bases de product management. Vamos a hacerlo a partir de un artículo de Joaquín Gatti sobre el tema.

Imagen de Pixabay

Las fases por las que pasa un producto son cinco:

  1. Concebir
  2. Planificar
  3. Desarrollar
  4. Iterar
  5. Lanzar

Concebir

En la fase de concepción se trabaja en la proposición de valor del producto. En este punto la participación de los fundadores o los que toman las decisiones en nuestro cliente es obligatorio. Porque el objetivo de esta fase es identificar los puntos de dolor que debemos resolver.

Siempre habrá competidores. La razón por la que el producto suena bien es porque vamos a ser mejores que nuestros competidores. Por ello para tener un objetivo claro y asegurarse que el equipo completo está alineado debes realizar un focus group con todos los interesados y los que toman las decisiones.

Esta fase es crucial, ya que nos ayuda a entender el objetivo, validarlo con usuarios reales y tener una idea clara de cómo vamos a construir la primera versión de nuestro producto. No puedes construir algo si lo único que tienes son conjeturas. Necesitas datos reales.

Los resultados de esta fase son un backlog priorizado, un prototipo testado y una idea validada. Más que suficiente para empezar a planificar el roadmap del producto.

Planificar

Basándote en los datos del focus group y considerando el feedback recibido del paso anterior, tenemos una proposición de valor identificada para nuestro producto.

En este punto hacemos investigación de cuáles son las funcionalidades que queremos construir. Además, miramos a nuestra competencia. Es una buena manera de ver e identificar los puntos de dolor de nuestra competencia, ya que podremos pensar nuevas maneras de sortearlos y obtener una proposición de valor diferente y mejorada frente a nuestra competencia y que atraiga al target al que va dirigido el producto.

En esta fase todo el equipo está implicado, desde los diseñadores y desarrolladores a los stakeholders. La razón es porque no queremos sorpresas, de que no tenemos tiempo o dinero que gastar.

Desarrollar

El equipo al completo trabaja en lo que han definido en las dos fases anteriores junto al Product Manager y los stakeholders. Nuestro foco se encuentra en construir el producto de la forma más eficiente sin perder calidad. El Product Manager necesitará esquematizar los planos del producto, discutir ideas con el equipo y identificar las historias con valor que pueden llevar a nuestro producto a la vida real.

Esas historias tienen que tener un valor y pueden cambiar en cada fase de desarrollo para mejorar el producto y que se alinee mejor con los usuarios de éste.

Iterar

Cada lanzamiento de un producto digital es una oportunidad de validar nuestras ideas y aprender de los usuarios.

Durante esta fase puedes enviar una beta a los beta testers que te pueden dar hallazgos importantes sobre lo que estás construyendo. Usa esa información para tomar decisiones. El feedback puede ayudarte a ver las cosas de diferente forma y ser capaz de decidir si necesitas tomar acciones de potenciales problemas más pronto que tarde.

Nuestro foco nos permite tener lanzamientos continuados que nos ayuden constantemente a validar el producto y pivotar si es necesario.

Lanzar  

Que viene después el momento de la verdad, el lanzamiento de un producto nuevo. El lanzamiento se produce cuando el equipo de producto cree que se ha finalizado el ciclo y el producto está listo para llegar a los usuarios.

Considerando lo anterior cuando el equipo está listo para lanzar el mínimo producto viable necesitamos estar atentos a las métricas, y testear lo que creíamos que era una asunción válida en las primeras fases del proyecto.

Gatti nos cuenta que en su empresa usan el testing para validar ideas o para aprender de los usuarios y decidir si pivotamos o no. Haciendo esto en las etapas tempranas del producto permite planificar funcionalidades con un presupuesto en mente, conociendo que cada paso nos llevará más cerca de nuestro objetivo.

Y haciendo los cinco ciclos del producto conseguiremos diseñar mejores productos. Además con el testing conseguimos mejorar los productos antes de su lanzamiento, ya que el testing cuando antes se haga en las fases de diseño de producto mejor.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.