22 marzo 2019

Hoy os traigo un vídeo de Nielsen Norman de cómo diseñar para niños. Diseñar para niños es un desafío, porque su habilidades físicas y mentales están en desarrollo.

Captura de un momento del vídeo

Para los diseñadores de productos digitales para niños el primer paso es definir a qué grupo de edad irá dirigido. Lo segundo es unir las capacidades de ese grupo de edad y sus preferencias de uso con la interfaz de usuario.

Por ejemplo los niños de entre 3 y 5 años prefieren las pantallas táctiles porque ellos no tienen desarrolladas las habilidades musculares necesarias para usar un teclado y un ratón o un touchpad. Los de entre 6 y 8 años usan juegos con clics simples de ratón. Los niños mayores de 9 años pueden manejar juegos que requieran coordinación de las dos manos.

Otro elemento a considerar es el nivel cognitivo, el contenido demasiado avanzado o que no tiene explicaciones confunde a los usuarios más jóvenes. Por el contrario si el nivel es muy sencillo puede aburrir a los niños mayores y que abandonen el producto digital rápidamente.

Fue el caso de un niño de 10 años en un test sólo vió juegos simples en un producto digital de 6 a 12 años por lo que creyó que era sólo para los más pequeños y abandonó el producto digital.

Las convenciones de UX no son sólo para los adultos, ayudan también a los niños a interactuar más confortablemente y eficientemente. Usa los modelos mentales existentes de los niños y el diseño esqueumórfico, es decir aquel que se parece a los objetos que quiere representar. Objetos como un fogón o una cocina si se trata de algo de cocinar, ayudan a los niños a hacerse una idea de cómo funciona el interfaz del juego y reducen el esfuerzo mental de los niños. O usar la autocorrección y el autorrellenado durante la búsqueda puede prevenir errores y frustraciones. Un buen product manager tiene que estar atento a esos detalles.

Recuerda, los diseños que fallan al considerar los niveles de habilidad de los niños no dan alegría, si no frustración.

Vídeo

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.