15 marzo 2019

El Internet de las cosas (o IoT) es una serie de dispositivos inteligentes que intentan hacernos la vida más fácil que van desde los asistentes de voz, a otra serie de sensores que nos avisan de cambios o a sistemas de casa inteligente que nos permiten controlar diversos aspectos de nuestras casas como las luces o la calefacción.

Captura de un momento del vídeo

Todos estos sistemas habitualmente no pasan por el ámbito de la experiencia de usuario salvo unas pocas excepciones. Nielsen Norman ha publicado un vídeo al respecto.

Nos dice Karen Pernice, senior VP de Nielsen Norman, que cuando ella habla sobre IoT con otros diseñadores de UX, la conversación gira en torno a Amazon Alexa u otros aparatos caseros como los sistemas de luces de Philips o sistemas de alarma SimpliSafe, son difíciles de instalar y engorrosos de hablar con ellos. Pero ellos no hablan de las grandes oportunidades para la experiencia de usuario que existe en este tipo de empresas para mejorar el impacto que tiene el Internet de las cosas.

Ya que las compañías están usando el IoT para salvar vidas y ahorrar costes. Una compañía papelera instala sensores alrededor de una línea de producción de un kilómetro de larga donde se recogen datos sobre rendimiento y sugiere mantenimiento preventivo. Una cadena de supermercados instala sensores y con ellos mantiene frescos y seguros los alimentos y reemplazarlos automáticamente cuando no lo están.

Estos ejemplos son la punta del iceberg y nadie de UX ha estado envueltos en ellos. El internet de las cosas está madurando sin nosotros y sus líderes son tecnólogos y gente de negocio. Asociaciones y colaboraciones entre organizaciones son necesarias para que funcione el Internet de las cosas (IoT). Pero casi todas las empresas están hablando sobre sus propios kits de desarrollo para IoT. Habiendo una desconexión entre la necesidad de colaboración y la competencia.

Inteligente es un tema central en el Internet de las cosas, pero nadie se pone de acuerdo en lo que significa.

Inteligente abarca uno o más de estos elementos:

  • Entrada de datos
  • Recogida de datos
  • Análisis de datos
  • Seguridad
  • Privacidad
  • Comunicación y visualización de información

Nielsen Norman nos dice que los dashboards y la visualización de datos muchas veces no cumplen los mínimos exigibles de un interfaz.

Nos dicen que se necesita ayuda de UX para la estrategia y el diseño de sensores, dashboards y aplicaciones empresariales, métodos para encontrar y unirse a esas apps, interacción de voz, alertas y notificaciones por nombrar algunas de las áreas del Internet de las cosas que necesitan cuidado.

El internet de las cosas es probablemente el reto más intrincado y complejo para la experiencia de usuario que hemos visto. Pero las oportunidades abundan para la UX para guiar y mejorar el Internet de las cosas.

Si queréis leer más sobre este tema, podéis leer nuestro post sobre desafíos de la UX para IoT.

Vídeo

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.