30 julio 2018

Los escritores de UX (o UX Writers) muchas veces se preguntan cómo pueden mejorar o saber la efectividad real de lo que escriben, la respuesta es evidente con un test, por ejemplo un test A/B en vivo en el que los usuarios se le vaya poniendo diferentes versiones de sitio web y se observe con cual de ellas la métrica que quiere mejorar esos copys aumenta de una manera ostensible. No hay que decir que sólo tiene que variar las frases o palabras usadas entre una y otra, nunca jamás el diseño entre las dos variaciones (o más si es multivariante).

Foto de Startup Stock Photos

Annie Adams, UX Writer de Gap Inc., una de las marcas de moda más grandes con 14.500 millones de dólares de ingresos, ha escrito un artículo sobre cómo testear copys para UX. Gap tiene un e-commerce muy potente, por lo que la escritura destinada a UX, como para cualquier otro e-commerce, es muy importante pero en su nivel todavía más.

Adams nos dice que los tests de legibilidad están bien y son eficaces para hacer una usabilidad de los textos a bulto pero que no son para nada perfectos ni mucho menos, que debemos testearlos si queremos resultados concretos y exactos.

Ellas nos propone tres tipos de tests para comprobar la UX de los copys de nuestro producto digital:

  1. Test de lagunas
  2. Test de subrayado
  3. Encuesta de comprensión

Así que vamos a explicaros resumidamente cada uno de ellos para que los podáis usar

Test de lagunas

El test de lagunas se basa en el mecanismo de completación de la mente humana de la Gestalt, es decir que si algo se presenta incompleto la mente humana rellena los huecos o lagunas que haya.

En el caso de un texto, se trata de averiguar si los usuarios pueden entender lo que se quiere decir.

Se selecciona un texto de N palabras, lo normal suele que sean 6. Se le da a los participantes para que rellenen los huecos y averigüen las palabras que faltan. Calcula la puntuación que han sacado, recordando que sinónimos o fallos ortográficos son válidos. Si un texto tiene una puntuación del 60% es que es entendible por el target al que va dirigido, sino que lo deberías reformular hasta que sea así. Especialmente poniendo atención en las lagunas que a la gente más les cuesta rellenar.

Si en la prueba un sinónimo es recurrente entre los participantes, es que probablemente sea el que tengas que usar en tu interfaz.

Test de subrayado

Dales a los usuarios un texto y unos subrayadores, dependiendo de lo que quieras testear: la confianza, el tono del texto, frases o palabras confusas o cualquier otro aspecto y unas instrucciones claras sobre cómo tienen que subrayar.

Al final compruebas cómo los usuarios han coloreado los textos y te fijas en los aspectos negativos y las frases que han rellenado con el color negativo. Este test es muy importante en entornos donde se compruebe la seguridad o la confusión sea algo muy determinante como pueden ser bancos u entornos de salud.

Encuesta de comprensión

Un encuesta de comprensión es un ejercicio que todos hemos hecho en el colegio en clases de idiomas. Te dan un texto más o menos largo y tienes que contestar una serie de preguntas para ver si lo has comprendido o no, y que se pueda verificar en una escala según los puntos.

La comprensión es muy importante en entornos como el bancario, la salud o sitios para personas con diversidad funcional.

Desde el Estudio os animamos a que probéis que vuestros textos son comprensibles o ejecutan la función para la que han sido diseñados y para ello podéis usar cualquiera de los tres tests que nos recomienda Adams.

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.