Mucha gente, bien cuando damos charlas por ahí, bien que se quiere iniciar en el diseño de experiencia de usuario o que está dando sus primeros pasos en esta profesión, nos pregunta cómo pueden darse a conocer y mostrar sus trabajos para tener más y mejores oportunidades laborale.

No hay consejos infalibles para ésto, pero dos buenas estrategias son: tener un portfolio estructurado con tus trabajos y escribir un blog explicando tu trabajo y metodología como en el que lees este artículo.


Portfolio del Geunbae Lee, autor de los consejos para hacer un portfolio

Uno de los interns (similar a trabajador en prácticas) de Facebook, Geunbae Lee, ha escrito un artículo sobre el tema bastante interesante en UX Planet.

Hazte un sitio web, no un PDF

Un error muy habitual es que el portfolio esté en PDF, ya que aunque es un formato muy estándar, se ve bastante mal en dispositivos móviles y no sabes nunca cuándo, cómo y dónde va a mirar tu portfolio un posible empleador.

Asimismo tampoco es recomendable hacer un portfolio web que derive todos los contenidos en un PDF. Los contenidos deben estar disponibles en web y, además, colocar un enlace al PDF del portfolio resumido y actualizado para que cualquiera se lo guarde, lo enseñe a otros o lo mande al responsable de recursos humanos, pero recuerda tener la web y el pdf resumen actualizados.

Cuenta una historia sobre quién eres

Como diseñador de UX una de las cosas más importantes es saber explicar tus decisiones de diseño y contar historias, así que en tu portfolio está bien que cuentes tu propia historia sobre cómo has llegado hasta aquí y los porqués. Además, explica por qué te deben contratar a ti, qué puedes aportar a tus posibles clientes y en qué crees que puedes aportar lo mejor de ti a tu empleador.

Un diseño visual atractivo importa

En un portfolio el aspecto visual es muy importante. Vale más uno que le entre al cliente por los ojos, así que si no eres muy ducho en diseño visual te recomendamos que mejores tus habilidades. Entregar trabajos de UX bien presentados y diseñados al cliente es otro aspecto fundamental de nuestro oficio.

Puedes ayudarte de un diseñador visual, pero siempre es mejor hacerlo por ti mismo para mejorar tus habilidades de cara a tu futuro empleo y a tus clientes.

Haz una navegación clara y unos enlaces claros

Muchos portfolios tienen una navegación confusa y unos enlaces poco claros en aras de renovar y de dar una falsa sensación de modernidad. Ten en cuenta que muchos clientes, sobre todo los corporativos, huyen de diseños modernos y de reinventar la rueda, quieren cosas que funcionen y sean claras, así que mejor no seas demasiado innovador.

Pon tus mejores proyectos primero

Puede parecer un consejo de perogrullo, pero mucha gente pone sus portfolios por orden cronológico, lo cual no está mal pero, a veces, es mejor ordenarlos por su relevancia o calidad, o simplemente seleccionar los que crees tú que son los mejores o muestran mejor tus habilidades.

¿Qué meto en cada proyecto?

Desde el Estudio te recomendamos que mires nuestros posts sobre proyectos. Un buen consejo, como dice Lee, es que no vuelques todos los contenidos gráficos que tengas, sino que cuentes la metodología que has seguido para llegar a ellos. Nosotros recomendamos también que pongas los tipos de trabajo que has  hecho en cada proyecto: investigación, testing, entrevistas con usuarios, analítica, etc

Crea portfolios adicionales referidos al diseño y al código

Si eres bueno en crear materiales gráficos o en código, hay comunidades creativas interesantes donde mostrar tus habilidades como Codepen, Github, DevianArt,  Dribbble o Behance. Hazte un perfil allí, muestra tus habilidades al mundo y a tus clientes y enlaza esos perfiles en tu portfolio. Los clientes interesados en ellas conocen esas comunidades creativas y las revisan antes de hacer una entrevista de trabajo o de contratar servicios.

Elimina las redes sociales innecesarias

En un portfolio debes dar una buena imagen, así que no pongas más que las redes sociales que creas tú necesarias para ello. Como consejo: Facebook, Instagram o Snapchat puede no ser una buena idea incluirlas, sobre todo por el componente informal que tienen, que pueden resultar inadecuadas en determinados perfiles corporativos.

Conclusiones

En definitiva, un portfolio es una herramienta más de trabajo, que con un buen trabajo y algo de difusión puede ser el mejor pasaporte para que posibles clientes te conozcan y te puedan contratar. Además sirve para poner en práctica muchos de los conocimientos que tienes, ya que tu punto de vista no es el mismo que el del cliente. Lo que te ayudará a comprenderlos mejor a la hora de desarrollar proyectos para ellos.

Os animamos a que os hagáis un portfolio y mostréis vuestros trabajos al mundo sin miedo, tenéis mucho que ganar y poco que perder.

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Conoce los conceptos clave de la UX con UX-PM Nivel 1: Adoptar UX.

Implanta herramientas y buenas prácticas UX en tus proyectos digitales, teniendo en cuenta las características únicas de cada proyecto.

Más información sobre convocatorias en UX Learn.


En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.