11 julio 2011

El fin de semana pasado estuve invitado en Cintermed a dar una charla sobre diseño centrado en el usuario. Una de las cosas que estuve contando en la ponencia fue la importancia de los detalles cuando estamos construyendo la capa visual de un sitio web, de tal forma que éstos contribuyeran positivamente a consolidar una óptima experiencia de usuario.

Hace no muchos días, trabajando en un futuro proyecto, llegó a mis ojos un sitio web en el que se puede comprar ropa. El sitio se llama The Outnet, y en él podemos encontrar sin mucha dificultad el proceso de compra del producto que allí se ofrece: ropa y complementos.

Cuál fue mi sorpresa cuando navegando por un listado de productos, un detalle construido desde la capa visual atrajo toda la atención de la experiencia de uso en ese preciso instante: el comportamiento OnMouseOver hacía que una prenda (en este caso un vestido de mujer) cobrase una relevancia máxima, tanto desde una perspectiva de juego, como desde una perspectiva mucho más importante: la que tiene que ver con disparar la decisión de compra.

Vista de producto 1
Vista de producto sin hacer OnMouseOver

Vista de producto 2
Vista de producto haciendo OnMouseOver

El efecto OnMouseOver construido en el citado listado de productos hacía que el usuario tuviese la posibilidad de visualizar la realidad del vestido una vez puesto, lo cual no es un detalle trivial, y estoy seguro que tampoco casual.

Veamos los motivos por los que es muy importante la relevancia de este detalle dentro de un proceso de compra en un site de comercio electrónico, en este caso, de ropa.

  • Un producto como es la ropa, en este caso un vestido de mujer, tiene dos instancias: el producto como tal, y el producto en su contexto natural: es decir, puesto.
  • El efecto visual a nivel de las sensaciones que provoca el producto en cada uno de los dos citados contextos es totalmente diferente.
  • Los dos estados visuales del producto, en los dos contextos mencionados, permiten visualizar el mismo producto y, sobre todo, permitir valorarlo adecuadamente en dos situaciones perfectamente compatibles: el vestido como género de moda, y el vestido puesto.
  • Una de las cuestiones que puede aplazar la decisión de compra es que este tipo de producto no sea lo suficientemente atractivo desde lo perceptual: no se puede tocar, no se puede ver desde diferentes perspectivas, no se puede valorar el tejido, la textura, la densidad, los detalles, el porte.
  • Uno de los elementos que puede paliar algunos de los elementos del punto anterior es el último: ver cómo queda el vestido puesto.

Así las cosas, un simple comportamiento OnMouseOver puede solucionar uno de los elementos que desde la distancia es más complicado ofrecer al usuario dentro de un contexto de comercio electrónico textil. Es sólo un detalle. A nivel técnico supone un esfuerzo poco o nada relevante, pero a nivel de experiencia de usuario supone ofrecer una instancia del producto adicional, muy cercana al producto en su estadio final: una persona compra un vestido y se lo pone. Pero antes le podemos ofrecer una pista visual bastante realista del producto.

Comentarios

  1. #jodopetaca

    No lo había pensado, con tu permiso me lo voy a montar para la tienda de Copy.

    Muchas gracias jefe !!

  2. Y sin mi permiso también. Sólo he hecho un post contando algo que a mi me enseñaron.

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.