22 febrero 2010

Hoy se me ocurre contar algo distinto.

Llevo todo el día dándole vueltas a la cabeza a un tema, que no es precisamente el que puede pensarse al hilo del título de esta serie de posts. Se podría resumir como “qué difícil es trabajar en el campo de la experiencia de usuario”.

Y antes de que alguien diga que todo es difícil en este mundo, diré que mi afirmación no es una queja, ni pretende serlo. Lo que quiero comunicar con esa expresión es todo lo contrario: es apasionante trabajar en el campo de la experiencia de usuario.

Como en todas las disciplinas profesionales, hay un cúmulo de conocimiento que puede ser más o menos complicado de aprender, más o menos complicado de asimilar, y más o menos complicado de aplicar. En la disciplina de la experiencia de usuario, más si cabe cuando hablamos de entorno web, no puede decirse que haya una oferta formativa amplia, al menos en España. Lo de que esa formación amplia y diversa sea reglada ya lo damos por perdido.

Pero hay algo más. Y eso no sucede en todas las disciplinas profesionales. En el campo de la experiencia de usuario hay una gran cantidad de conocimiento aplicado, es decir trabajo profesional, que no se ve. Que es transparente. Hay una gran cantidad de horas de trabajo que pueden pasar perfectamente desapercibidas a ojo de los consumidores, de los usuarios, de los clientes finales.

Eso es bueno que suceda, ya que cuando eso sucede significa que el trabajo se ha hecho bien. Como hemos dicho alguna vez por aquí, citando a uno de esos sabios escondidos que sólo internet nos podía descubrir, la tecnología debe ser transparente. Y el trabajo de experiencia de usuario también. No se debe percibir desde una óptica racional. Sólo se debe disfrutar.

Por esa misma razón cada día que recibo un correo electrónico, un mensaje por Facebook, o un directo de Twitter en el que se me pregunta por algún sitio web que sea usable, me cuesta mucho más responder. No porque no quiera, sino porque es complicado.

Y me parece complicado porque hay tantas variables que, desde una perspectiva de objetivos de negocio y perfiles de usuario desconocemos cuando nos enfrentamos a un sitio web, que sin el conocimiento del valor de esas variables es muy aventurado decir que la usabilidad del sitio es buena o mala.

Para conocer un ramillete de buenas prácticas hay cientos de blogs y miles de fuentes RSS en internet que nos darán los Top 10 que queramos. Yo mismo he participado de ese tipo de posts en este mismo blog. Y trataré de no participar mucho más de esa forma de comunicar cosas de esta disciplina.

Me parece mucho más interesante contar cosas de otra naturaleza. Me parece mucho más pedagógico contar casos reales, trabajo profesional aplicado. Y cuando haya que compartir recomendaciones lo haré, pero dejaré muy claro que todo esto no es un manual que se aplica sin más. Hay mucho, pero mucho más.

Para no quedar mal con el título del post, todo esto que he contado no es sino la excusa para introducir el tema: ¿experiencia de usuario es diseño o es negocio? Desde luego, y para que no quepa duda, es diseño. El diseño está muy por encima de cualquier otra consideración. Pero deberemos entender muy bien qué es eso del diseño.

No puedo evitar que se me escape una leve sonrisa y me acuerde de las palabras del maestro Javier Cañada cuando decía:

Personalmente, me considero un diseñador. Ni gráfico ni industrial, sino de interacción. El fin último de mi trabajo es “proyectar” algo, sea una tienda online, una aplicación de software o la interfaz de usuario de una máquina de tickets. En el proceso siempre hay tareas que pueden venderse de forma aislada: la investigación de usuario, los tests de usabilidad, el diseño… Pero al final, todo eso se hace para crear el mejor sistema interactivo posible. Y eso es diseñar.

No he encontrado mejor definición de diseño que la que acabo de citar.

Pero antes de llegar a ese producto, proyecto, entregable… llamémosle como nos apetezca, hay mucho trabajo previo. Ese cuerpo de conocimiento implementado en acciones que nos lleven a despejar todas las incógnitas de esa ecuación que es el inicio de un trabajo de experiencia de usuario.

Esto es sólo el principio. Otro día seguiré.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.
Si quieres que exploremos la posibilidad de optimizar tu producto digital contacta ahora mismo con nosotros y nos pondremos en contacto para conocer tu proyecto.

Comentarios

  1. Sin duda, un gran artículo!

    Creo que no es arriesgado el defender y englobar una serie de terminos y parámetros de pura analítica web y de comportamiento del usuario bajo el paraguas del diseño.

    El diseño no es un capricho, sino la adaptación y solución estética a una serie de planteamientos/itinerarios, que los propios usuarios realizan y delimitan con su sola interactuación con el medio (en este caso, en el entorno web).

    ¿Porque no se cuestiona el estudio, la disposición y el orden de los elementos presentados en el lineal de un gran almacen y, por el contrario, se tacha de “frivolo e intrascendente” el trabajo de aquel que desarrolla ese mismo trabajo pero en el mundo on-line?

    Supongo que todo es fruto de desconocimiento y de la escasa cultura que se tiene de este medio. Sin embargo, y basta con analizar los datos de las empresas que demuestran interés en este campo, para comprobar que del supuesto capricho al éxito y la rentabilidad hay tan sólo un paso: tiempo, dedicación, test, prueba y error…en definitiva: DISEÑO.

  2. […] Experiencia de usuario: ¿diseño o negocio? […]

  3. “Diseño es El equilibrio perfecto entre Funcionalidad y Arte”

    cita de Felipe Guzman.

    Diseño no es una forma de comunicación ni mucho menos un Dibujo, ni menos un simple valor agregado. el punto que cita Javier Cañada, es solo un aspecto que tiene el Diseño, el Diseñador es un trabajador Polivalente y de trabajo multidisciplinario, mira lo que todos miran, pero ven lo que nadie ha visto. eso es un diseñador, una persona que a través de X canal puede llegar a encontrar problemas y darles solución.

    para que todo el mundo entienda. un diseñador es la suma de.

    ingeniero + artista + administrador de Empresas + Ergonomo + Artesano = Diseñador.

    Yerco Uribe Bahamonde 30 junio 2011, 6:12
  4. @Álvaro G.Cabiedes: el diseño no nace con las empresas ni mucho menos, el diseño nace de las necesidades de las personas, desde que el hombre es Hombre y necesito herramientas “extensiones del cuerpo” nació el diseño. un objeto creado para suplir una necesidad y un problema determinado.

    ¿que es un vaso si no mas que una prótesis en tu cuerpo? no puedes beber bien agua con las manos por lo que se crearon los pocillos.

    el hombre necesito desarrollar una arma de larga distancia para suplir su lentitud al correr. y nacieron las lanzadoras de piedras y luego los arcos y flechas, las cuales son prótesis de tu cuerpo. y todo lo que nos rodea nació por una necesidad y alguien lo diseño.

    ¿entonces todos son diseñadores? claro que no. un diseñador estudia para descubrir esas necesidades y siguen un plan propio para darle solución, en el caso de una persona que no estudie diseño es necesario vivir años y años con el problema para idear una solución mas que nada por necesidad propia y no siempre de la mejor manera.

    espero quede mas claro que es el Diseño

    Yerco Uribe Bahamonde 30 junio 2011, 6:22

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.