13 septiembre 2006

Una vez vistos los documentos que resultan de la implementación y seguimiento del proceso de arquitectura de información, a saber, Mapa de la web y wireframes, y una vez analizados los mismos, hay una última fase del proceso que va a escribir la letra pequeña -sin ser esta una expresión peyorativa- de nuestro trabajo. En esta fase entran en juego una serie de técnicas y de modus operandi que nos van a permitir definir la misma como la pase de definición y enfoque humano.

Vamos a poner un nombre a esta última fase, que además completará la serie de artículos dedicados al proceso de arquitectura de información. Es una fase a la que podemos llamar, fase de construcción de usuarios. Y no es que vayamos a construir un usuario a nuestra medida o algo así. Todo lo contrario. De lo que se trata es de hacer una reconstrucció, o mejor dicho, de hacer una recreación de los tipos de usuario que van a utilizar el sitio web que estamos planificando para desarrollar. Se trata de dar forma, dar cuerpo a los arquetipos y modelos de conducta que vamos a “encarnar” en forma de usuarios, con sus nombres, apellidos, ocupaciones, intereses, actividades preferidas, etc.

Y todo ello con la intención de que estos usuarios, a los que vamos a llamar personas, sean los beneficiarios de la intervención profesional que abordaremos en una siguiente fase, que será el rotulado y la planificación de la interacción.

Si bien es cierto que la fase de rotulado la podremos entender como integrante del proceso de arquitectura de información, la fase de planificación de la interacción, del diseño de interacción, estará fuera del dominio de este serie de artículos. No obstante, entiendo que la creación de personas, que es la técnica que tiene lugar en esta última fase del proceso de arquitectura de información, impactará y beneficiará a ambos procesos.

Para hablar de la creación de personas lo primero que tenemos que considerar es un conocimiento de los objetivos del sitio web ante el que estamos. Una definición con zoom de los objetivos del proyecto nos dará las pistas, aunque sea con trazo grueso, de los perfiles de usuario a los que va dirigido. Una vez identificados estos perfiles de usuario final, procederemos a dar forma, a matizar, a, en definitiva, sustanciarlos en forma de seres humanos de carne y hueso. De eso se trata cuando se habla de la creación de personas. Podemos ver algunos ejemplos de la puesta en marcha de esta técnica a través de una estupenda recopilación que hace Len Dierickx en More persona examples.

Por último, y para además concluir esta serie de artículos sobre el proceso de arquitectura de información, la fase de rotulado es de vital importancia en muchas ocasiones, ya que se trata de aportar el sabor específico del proyecto a través de una nomenclatura consistente, coherente y, también, adecuada para el medio en el que nos estamos moviendo: la web. Una aproximación, somera, al concepto de rotulado la podemos encontrar buceando en los archivos de la lista de correo Usable: Checklist sobre rotulado.

Comentarios

  1. La técnica de diseño de interacciones con “Personas”, es usada por Microsoft desde hace algún tiempo.

    Podeis leer más en este PDF.

  2. […] tienen que ser refrendadas y enriquecidas por los datos que provienen del mundo real. Cuando creemos personas, si es que lo hacemos, éstas hay que describirlas con caracteres del mundo real. La investigación […]

  3. […] de la técnica de personas. Lo entiende como el segmento de audiencia + nombre + foto, de tal forma que sustanciemos ese tipo […]

  4. […] El proceso de arquitectura de información (y IV) […]

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.