01 julio 2006

Me encantó cómo quedó el post que republico ahora, o mejor dicho, llevo de nuevo a la home, acerca de la experiencia personal pseudo-biográfica, de cómo los weblogs y su seguimiento diario han cambiado mis hábitos informativos.

Incluso, con el paso del tiempo, podría empezar dibujar ya un borrador de la siguiente línea argumental, que extiende los hábitos informativos a las relaciones con el prójimo, de tal modo que la interacción que se lleva a cabo a través de los comentarios por una parte, y el componente endogámico del medio por otra, llevan a un estadio en el que las relaciones entre las personas toman forma en las más variopintas expresiones y realidades.

En cualquier caso, pongo de nuevo el enlace al texto original con el ánimo de dar a conocer uno de los puntos de vista que este que escribe tiene acerca de este medio, este hecho cibernético, o como lo queramos llamar.

Texto original, de 23 de enero de 2005: Cómo los weblogs me han cambiado los hábitos informativos.

Comentarios

  1. Tienes razón: el post te quedó excelente (lo he añadido a mis del.icio.us).
    Querría animarte a emprender el borrador que sugieres, pues promete y parece realmente muy interesante.
    Un saludo.

  2. En realidad, Carme, esa segunda parte del post creo que ha sido respondida y resuelta con bastante brillantez por maestros como Orihuela, Tricas o Merelo.

    No obstante, y dando rienda suelta a mi capítulo ególatra, sí que tengo en mente ordenar en algún momento las ideas que tengo al respecto, pero no es el momento aún. Creo que voy a terminar el libro de Norman, sobre diseño emocional, que me está aportando bastante al respecto y, después, me pondré a ello.

  3. […] RePost: Cómo los weblogs me han cambiado los hábitos informativos […]

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.