08 agosto 2019

UX Booth ha publicado un artículo sobre UX en salud y el diseño para generaciones diferentes. 

Imagen de Yerson Retamal en Pixabay 

UX Booth nos explica que cuando se hace research con enfermeras es habitual que te digan que son mayores y que no entienden de tecnología. Esto se da en enfermeras de más de 45 años habitualmente. 

Un cliché habitual dice que la gente más joven maneja mejor la tecnología que la gente más mayor. Estudios hechos dicen que los jóvenes son más aventurados y seguros en el uso de las tecnologías que sus mayores pero también que son más propensos a cometer errores que sus mayores. 

Las enfermeras no pueden permitirse un error en su ambiente. Porque los pacientes confían en ellas y en sus decisiones. El software no debe añadir una capa de perfección más a las ya existentes en su trabajo. Ahí es donde los diseñadores de UX debemos actuar y estar alertas y gestionarlo.

Las enfermeras tienen una media de edad de 44 años. Pero su rango de edad va de los 20 y pocos a los sesenta y cinco. Así que los diseñadores de UX tienen dos retos, prevenir errores por parte de los usuarios más jóvenes y hacer que los interfaces sean menos intimidantes para las mayores. 

Barreras para aprender software en el trabajo

Las barreras que las enfermeras se encuentran para aprender el software son varias:

  • Tiempo: las enfermeras están muy ocupadas, habitualmente tienen que ocuparse de muchos pacientes y estar pendientes de ellos, por lo que no pueden aprender software en su trabajo. 
  • Disponibilidad de ordenadores y software: la mayoría del software usado en hospitales es caro por lo que el número de copias suele ser limitado. Además los ordenadores suele ser compartidos y estar ocupados por lo que usar uno una hora para aprender suele ser algo imposible. 
  • Modo de testeo “seguro”: El software médico no suele tener opción de deshacer y cometer un error puede tener consecuencias graves. No hay un modo de testeo o un paciente simulado con el que hacer pruebas. Por lo tanto las enfermeras no van a hacer clic en un botón a menos que sepan que es lo que va a ocurrir después. 

Recomendaciones de diseño

Para diseñar para salud UX Booth nos da varias recomendaciones: 

  • Asegurarse que tantas acciones como sea posibles sean deshacibles: mucho software médico pide confirmar la acción, pero esto es contraproducente y molesto, 
  • Pasar de centrarse en la tecnología a centrarse en el humano en el lenguaje y la iconografía: los software médicos habitualmente se actualizan menos que los de los consumidores, por ello pueden usar iconografía desfasada y poco intuitiva, si diseñamos software médico usaremos iconografía que las enfermeras puedan entender. 
  • Elegir fuentes y tamaños legibles: las enfermeras tienen un trabajo duro y cansado, además algunas de ellas son mayores y sufrirán de presbicia, por lo que es recomendable usar fuentes y tamaños legibles que ayuden a la lectura fácil de los textos. 
  • No seas esclavo de las tendencias: una de las ventajas del software médico es que no tiene que estar a la última, por lo que usa un interfaz usable y útil aunque no esté a la última. 

Diseñar para entornos médicos es difícil porque no puede haber fallos y además hay diferentes rangos de edades que tenemos que tener en cuenta a la hora de diseñar, por ello debemos de seguir las normas de usabilidad y de diseño de interfaces para conseguir los mejores interfaces de usuario posibles.

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.