04 julio 2019

Joanna Ngai ha escrito un artículo sobre los obstáculos que retienen a los diseñadores de UX, especialmente a los que están comenzando en esta disciplina. 

Imagen de Pixabay

Los obstáculos que ella enumera son los siguientes 7:

  1. Crear barreras artificiales
  2. Tomar las suposiciones como hechos 
  3. Olvidar el tiempo para impactar 
  4. Distracciones, distracciones 
  5. Comenzar con una base inestable 
  6. Olvidar las dinámicas de equipo 
  7. Pensar que el laboratorio es el mundo real 

Crear barreras artificiales

Como nuevo diseñador, tú sientes la presión de tratar de agradar a todo el mundo. En lugar de tratar de hacer lo imposible, intenta enfocarte en el 80% de los escenarios (los casos de uso claves) y en los que toman las decisiones. Normalmente alguien tiene la última palabra en cualquier parte del proyecto. 

Tomar las suposiciones como hechos 

Las suposiciones pueden parecer similares a los hechos en nuestras cabezas pero parte de ser diseñador de UX es ir más allá de la zona de confort de tu experiencia y la de tu equipo y crear/observar las necesidades no habladas de tus clientes. 

Este problema se exacerba cuando hay poco tiempo, y surgen pensamientos como: “no hay tiempo para hacer tests”, “me fío de mi intuición” o “necesitamos más funcionalidades”. 

Esto puede suceder durante una crítica de diseño o un estudio, donde tú corres en tu trabajo sin dar ningún contexto mientras haces suposiciones sobre lo que la audiencia conoce. 

Olvidar el tiempo para impactar 

Hay una ventana de tiempo cuando la UX tiene el mayor impacto. Así que dejar que esta ventana de tiempo pase hará más difícil de convencer a un stakeholder de que cambie el curso.

Distracciones, distracciones

Vivimos en un mundo que lucha por nuestra atención. Cuando no es el correo electrónico, es el teléfono o el chat del trabajo, hay un montón de distracciones que nos consumen el tiempo y que también pueden quitarnos la energía y el tiempo de estar enfocados.

Al comienzo del día determina la agenda. Organízate según lo que tengas que hacer y las tareas más importantes que tengas. 

Mantén el foco en el tiempo de las tareas principales y ten un proceso para las tareas pequeñas que eviten que la fatiga de la decisión te coma.

Comenzar con una base inestable

Cuando empiezas un nuevo proyecto, llamas instintivamente a lanzar rápidamente algo que mostrar y que se pueda contribuir y dirigir el impacto. Habitualmente es un mal instinto, iniciar cualquier cosa es un esfuerzo colaborativo y tener el mismo set de información compartida entre los miembros del equipo es crucial para ayudar a tener a todos en el mismo rumbo. 

Tener un conocimiento compartido de quién es tu cliente y cuáles son las métricas de alto nivel dadas para un periodo de tiempo ayuda a que tu equipo se mueva a través del mismo objetivo final. 

Mientras que si no eres un experto donde sea que aterrices, tú estás entrenado en tu área (ya sea diseño, research o usabilidad) y tu opinión es valiosa. Pregunta por la información del fondo y los datos que necesites y encuentra maneras de reunirlo rápido si es necesario. 

Olvidar las dinámicas de equipo 

Algunas veces no hay la suficiente gente para hacer el trabajo, o hay demasiada gente y el volumen de la comunicación es excesivo. Hay gente y empresas dedicadas sólo a estudiar la cultura organizativa porque puede ser la causa raíz de muchos otros problemas. 

Darse cuenta de los problemas sistémicos que subyacen del proceso de diseño pueden ayudar a determinar el siguiente paso de acción cuando un proceso no funciona.

Pensar que el laboratorio es el mundo real 

Mientras la UX toma cuidado para estimular tanto como sea posible la perspectiva del cliente en un laboratorio, pero al final sigue siendo un laboratorio. El entorno no es natural, las condiciones son creadas y los resultados necesitan ser tomados con precaución.

Esto no es hablar contra el impacto positivo y respetable del UX Research en dirigir la dirección del producto, pero la precaución contra tomar lo que ha sido testeado con un 100% de seguridad. Siempre hay un margen de error y un hueco entre lo que ha sido testeado y lo que es lanzado y usado en el mundo real. 

El mundo es más diverso que tu equipo. Escuchar las experiencias de los clientes directamente no tiene precio. Algún dato es mejor que ningún dato.

Los diseñadores de UX y especialmente los product managers debe observar que no ocurran estos obstáculos para que el diseño de UX fluya y sea beneficioso para todos los miembros del equipo de trabajo.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.