25 junio 2019

UX Movement ha publicado un artículo con las reglas para elegir las etiquetas correctas para los botones. Porque elegir bien una etiqueta es difícil. Una buena etiqueta mejora la experiencia de usuario y una mala causa confusión en el usuario, empeorando su experiencia de uso.

Cuadro de diálogo: mal hecho (arriba), bien hecho (abajo). Imagen de UX Movement

Una etiqueta de un botón es tan importante como su apariencia. Usar una etiqueta incorrecta en un botón causa confusión en el usuario, lo cual conlleva más trabajo y un mayor tiempo para terminar la tarea.

Si quieres que las acciones de los usuarios en tu producto digital sean fáciles, debes elegir las palabras correctas para ello.

Las cinco reglas que debes de seguir para elegir etiquetas correctamente para tus botones son:

  1. Usa verbos de acción
  2. Usa la connotación precisa
  3. Usa un lenguaje específico para la tarea
  4. Usa la forma activa del imperativo
  5. Pon mayúsculas como si fuera una frase

Usa verbos de acción

Las etiquetas deben inspirar acciones, con lo para ello lo mejor es usar verbos de acción. Cuando los usuarios leen un verbo de acción, saben lo que ese botón hace sin dudarlo. Esto permite que los usuarios los accionen sin tener que leer ningún tipo de texto de soporte como el del cuadro de diálogo.

UX Movement nos pone el ejemplo de un cuadro habitual de diálogo con sí o no que tienes que leer el cuadro de diálogo para saber qué estás haciendo, frente a un cuadro con guardar y descartar que es mucho más descriptivo y los usuarios no tienen que pensar ni que leer el cuadro de diálogo para saber qué van a hacer los botones.

Usa la connotación precisa

Cada verbo de acción tiene una connotación precisa, no es lo mismo quitar que eliminar. Eliminar lo eliminas del disco, mientras que quitar un elemento de una lista de reproducción es que lo quitas de la lista pero la canción sigue estando en el disco duro.

Hay que tener cuidado con las connotaciones en los botones para no alarmar innecesariamente a los usuarios, y no hacerles creer que vas a eliminar un elemento del disco duro cuando sólo lo vas a quitar de la lista de reproducción y el archivo se va a mantener.  

Usa un lenguaje específico para la tarea

Una etiqueta genérica y vaga causa incertidumbre en los usuarios. Un ejemplo es el botón “Enviar” que tanto se usa en muchas interfaces. “Enviar” ¿a dónde? ¿el qué? Siempre intenta usar verbos más específicos o usar etiquetas más largas que le aclaren al usuario lo que el botón va a hacer. Por ejemplo, si se va a suscribir a una newsletter, mejor etiquetar el botón “Suscribir” que “Enviar” o “Enviar correo electrónico”.

Siempre es mejor usar un verbo específico de la tarea que se vaya a ejecutar que un verbo vago e inespecífico como “Enviar” que se usa para todo hoy en día.

Usa la forma activa del imperativo

Demasiadas palabras retrasan las acciones de los usuarios porque tienen que leer e interpretarlo para ejecutar sus acciones. Por ello, las formas pasivas están desaconsejadas al etiquetar botones, asimismo usa formas lo más directas posibles.

Mejor, “Preguntar más tarde” o “Descargar actualización” que “No, pregunta más tarde” o “Sí, descarga la actualización”. Lo cual hace que escanees mejor el interfaz y sepas lo que va a hacer el botón si lo pulsas.

Los comandos en lugar de frases completas ayudan a los usuarios a entender los interfaces porque le hacen entender rápidamente lo que el botón va a hacer en lugar de interpretar una frase.

Otro error habitual es usar “Haz clic aquí”, evita usar esa frase o similares en su lugar especifica el verbo de acción.

Pon mayúsculas como si fuera una frase

Los usuarios están más habituados a leer frases que titulares, por ello entenderán mejor que pongas las mayúsculas como si leyeran una frase en el botón que como un titular todas las palabras comenzando en mayúsculas. Esto es porque es más amigable para el usuario poner mayúsculas de forma normal que ponerlas de la otra forma que desconcierta a los usuarios.

Tampoco pongas todo en mayúsculas ni todo en minúsculas por la misma razón. Todo mayúsculas indica que estás gritando y todo en minúsculas le chirriará al usuario y se verá que has puesto poca atención al interfaz.

Es decir, mejor “Prueba gratis la aplicación” que “PRUEBA GRATIS LA APLICACIÓN” o “prueba gratis la aplicación”.

Los botones son elementos esenciales de la interfaz para conseguir tus objetivos, especialmente cuando actúan como CTAs. Los diseñadores de UX y los product managers deben velar porque los botones estén correctamente etiquetados y no causen confusión en los usuarios, de esa manera mejorará la experiencia de usuario de tus clientes.

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.