Storytelling es cómo contamos y transmitimos ideas y experiencias. Tener buenos datos no es suficiente para convencer al equipo y a los stakeholders de qué necesidades deben ser cubiertas en el diseño.

Imagen de Pixabay

Por ello os traigo un excelente artículo de Nielsen Norman sobre storytelling persuasivo, donde nos explican los beneficios del storytelling y cómo conseguir un storytelling persuasivo.

Beneficios del storytelling

El storytelling tiene varios beneficios:

  • Las historias nos ayudan a explicar conceptos complejos: dar contexto adicional ayuda a la audiencia a conectar con un concepto. Este contexto adicional puede ser en forma de conductas, emociones, reacciones, motivaciones u objetivos. Al contrario que un diagrama de flujo o un artefacto, una narrativa permite a la audiencia comprender las razones detrás de las acciones de los usuarios, les recuerda a los miembros de la audiencia que ellos no son ellos.  
  • Las historias despiertan nuestra imaginación y generan nuevas ideas: cuando leemos un libro, cogemos las descripciones que nos hace el autor y cada lector llena los huecos para hacerse una idea de la escena. Hacemos lo mismo con las historias. En lugar de explicar todos los detalles de lo que los usuarios quieren, permite a la audiencia algo de libertad imaginar para la solución.
  • Las historias nos permiten construir un entendimiento compartido: pensar cómo se construye un producto involucra listas de funcionalidades y de pendientes. Las historias muestran los puntos de dolor de los usuarios y los objetivos en el frente de la conversación. Esto ayuda a los equipos a crear un lenguaje compartido de por qué están construyendo un producto o una funcionalidad y a quién beneficia. Estas historias también pueden ser para congregarse en torno a una visión de producto o pintar una imagen de cómo la vida puede mejorar con el producto.  

Storytelling persuasivo

Hay una serie de reglas para un buen conseguir un storytelling:

  • Adaptar tu vocabulario para coincidir con el de tu audiencia
  • Apelar a las necesidades de tu audiencia
  • Sostener tus argumentos con datos reales
  • Enfocarte en la experiencia en múltiples canales, dentro y fuera del interfaz
  • Emparejar tu historia con un artefacto para que se recuerde y se alinee
  • Seguir con un resumen

Adaptar tu vocabulario para coincidir con el de tu audiencia

La audiencia es cualquiera al que se le vaya a contar la historia, lo que incluye miembros del equipo multidisciplinario, los stakeholders, los clientes y terceros. Nuestro objetivo cuando contamos historias es que resuenen en nuestra audiencia, pero es difícil hacerlo cuando no hablamos su idioma. Entender la industria y el lenguaje de nuestra audiencia e incorporarlas a tu historia para que ellos se sitúen en ella. Por ejemplo, si tu audiencia es gente de una fábrica, tendrás que meter vocabulario relacionado con cadenas de montajes y líneas de fábrica para introducirlos en tu historia.

Apelar a las necesidades de tu audiencia

Al mismo tiempo que necesitas entender el vocabulario de tu audiencia, necesitas conocer lo que le preocupa a tu audiencia. ¿Sólo les interesa el dinero que haga el producto? ¿Necesitan unos tiempos rígidos a los que aferrarse? Estos pensamientos son los que recorrerán su cabeza mientras les cuentas la historia, así que necesitas despejárselos cuanto antes mejor. Piensan en los miembros de tu audiencia como personas, entiende cuáles son sus necesidades y frustraciones cuando acuden a la reunión. ¿Cómo te aseguras que tocarás todas las necesidades y frustraciones de los miembros de la reunión?

Sostener tus argumentos con datos reales

Una historia emotiva no es nada sin datos que la respalden. Usa hallazgos del testing cualitativo o cuantitativo que ayuden a elaborar la narrativa y a minimizar las dudas y posibles áreas grises. Cuando las cuestiones les surjan a tu audiencia puedes sostener tus respuestas con estos datos. Por ejemplo, si los usuarios se han quejado del proceso de compra en los test, puedes contar una historia sobre ello usando citas de los tests.

Enfocarte en la experiencia en múltiples canales, dentro y fuera del interfaz

No usuarios no solo existen en tu aplicación. ¿Qué les lleva a usarlo? ¿Dónde lo usan? Considera el contexto de uso, ¿qué es lo que tus usuarios hacen antes, después y durante el tiempo que están enganchados con tu producto? ¿Qué los distrae? Entender esos elementos ayudará a tu audiencia a empatizar con lo que los usuarios hacen.

Emparejar tu historia con un artefacto para que se recuerde y se alinee

Los artefactos crean una impresión duradera después de que la historia haya sido contada. Storyboards, personas, journey maps e informes de research dan a la audiencia algo tangible a lo que agarrarse y les ayuda a recordar detalles específicos de la historia. Por ejemplo, emparejar tu historia con un journey map permite a tu audiencia observar su recorrido y su satisfacción.

Seguir con un resumen

Resume la historia o la reunión con un breve correo o otra comunicación para mejor memorabilización. Si las decisiones han sido tomadas de acuerdo a esa historia, incluye qué has decidido y por qué. Si una decisión es cuestionada, siempre tienes este resumen para referirte a la toma de decisiones.
El storytelling persuasivo siempre nos ayuda a convencer a nuestra audiencia de nuestra solución de diseño y a ayudarles a comprender nuestras decisiones de diseño. Si nuestra audiencia son diseñadores de UX y product managers, como si son gestores y gente de marketing, el storytelling nos ayudará a que entiendan mejor los conceptos y entiendan mejor el porqué se toman las decisiones.

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.