25 marzo 2019

Los enlaces y su etiquetado son bases esenciales del producto digital, ya que a partir de ellos es por dónde navegan los usuarios. Y la navegación es el elemento más importante de un producto digital. Ya que si navegabilidad se resiente, empeora la experiencia de usuario del producto.

Web de Microsoft con unos enlaces correctamente etiquetados. Imagen de Norman Nielsen

Nielsen Norman en un artículo nos aconseja seguir la regla de las 4S para etiquetar enlaces.

La regla de las 4S (en inglés) es:

  • Específico (Specific en ingles)
  • Sincero
  • Sustancial
  • Sucinto  

Específico

El principal propósito de un enlace es comunicar a los usuarios que se van a encontrar al otro lado del clic. Un lenguaje vago o repetitivo falla en ese propósito.

Actualmente el fallo más habitual son los enlaces de “Saber más”, que son equivalentes a los antiguos “Haz clic aquí”. Ya que son genéricos y de poca ayuda para saber qué se va a encontrar el usuario al otro lado.

Nielsen Norman nos dice que hasta sitios con un copy excelente como Mailchimp cometen este error. Nos dicen que en sus tests con usuarios, un usuario al encontrarse con estos enlaces, protestó contra la falta de especificidad de los mismos.

Los enlaces vagos o repetitivos hacen difícil para los usuarios saber dónde les van a llevar. Eso es malo para los usuarios, pero también para las empresas que desean que conozcan sus productos y/o servicios.

Los usuarios normalmente dan unos pocos clics en tu producto digital antes de abandonarlo si no es lo que buscan o se les hace muy difícil navegar por él. Por ello, intenta que naveguen bien y aumenten los clics que dan en tu producto digital.   

Sincero

Un enlace es una promesa. Para que funcione correctamente, debe mantener las expectativas que no solo son específicas sino también preciso. Nielsen Norman cita el caso de un test con usuarios donde el usuario navegaba por un sitio de viajes, que con un CTA decía “Más información y reserva”, hizo clic en el botón y le llevaba a un formulario de contacto, que no es lo que el usuario buscaba.

Cuando el enlace mantiene expectativas que no son llenadas, los usuarios rápidamente pierden la confianza en el producto digital y en la organización. Los clics desperdiciados hacen que los usuarios rápidamente se cansen de tu producto digital y lo abandonen.

Sustancial

Recuerda que los usuarios no leen los interfaces, si no que los escanean. Nielsen Norman nos dice que según sus estudios de eyetracking la gente presta más atención a los elementos salientes. Es decir a los enlaces que destacan sobre el resto del texto. Los usuarios muchas veces solo miran los enlaces sin leer el resto del texto que los rodea.

Como consecuencia de esto, los enlaces deben mantenerse por ellos mismos. Imagina que tus usuarios no leen el resto del texto, ¿seguirían entendiendo qué se van a encontrar en el enlace?

Nielsen Norman pone de ejemplo los enlaces de una universidad americana como mal ejemplo de esto, ya que tienes que leer el texto que lo rodea para saber qué es lo que vas a encontrar en el enlace, ya que el texto es ambiguo y puede referirse a varias cosas.

Sin embargo, los enlaces de gov.uk por el contrario sí que se mantienen por ellos mismos y no hace falta leer el resto del texto para entender qué te vas a encontrar en el enlace. Ya que el texto es un acompañamiento del enlace y no una explicación de éste.  

Sucinto  

Cuando escribas enlaces, no malgastes palabras. Ve al grano tan rápido como sea posible, para asegurarte que los usuarios entenderán el enlace tan rápido como lo escanean y lo procesan.

Date cuenta que esta categoría es la última de la lista. La concisión es importante, pero debe ser balanceadas con las otras (específico, sincero, sustancial) al escribir la etiqueta del enlace. No hay un máximo de palabras para un enlace. Pueden ser tan largos como necesiten para cumplir esas tres cualidades. Cada palabra en el enlace debe mantener esos tres objetivos.

Si miramos por ejemplo los enlaces de gov.uk hay algunos que son muy largos, hasta de 11 palabras, pero sin embargo cumplen los tres objetivos. Sin embargo, “Saber más”, es corto (dos palabras) pero no cumple ninguno de los tres.

Cuando escribas etiquetas para un enlace sigue la regla de las 4S (en inglés). Escribe enlaces específicos (specific en inglés) que mantengan sinceras expectativas y las cumplan, que sean lo suficientemente sustanciales para mantenerse por sí solos mientras permanecen tan sucintos como sea posible.

Los enlaces ayudan a mejorar la experiencia de usuario y su correcto uso ayuda a los usuarios. Cualquier product manager o diseñador de UX sabe esto. Por ello cuando diseñemos un producto es esencial elaborar correctamente la navegación y sus enlaces.

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.