11 enero 2019

Las microinteracciones bien diseñadas pueden tener un gran impacto en la experiencia de usuario. Las microinteracciones son elementos de feedback que se disparan en un determinado momento. Puede sonar un poco genérica esta definición pero las microinteracciones son un amplio paraguas.

Captura del momento del vídeo donde explica el mecanismo de una microinteracción

Las microinteracciones tienen un disparador, el cual puede ser accionado de varias formas, ya sea el usuario interactuando con un botón, o haciendo algún gesto que lo active o un comando de voz, ya sea el sistema cuando cumple unas determinadas medidas. Después que la microinteracción ha sido disparada, ella da un feedback a tus usuarios.

Las microinteracciones son locales y son pequeños cambios en la interfaz. A pesar de su tamaño, las microinteracciones son importantes porque suavizan el camino a través del diseño, haciendo cada paso más sencillo.

Por ejemplo, las microinteracciones pueden mostrar el estado del sistema o proveer prevenciones de errores.

Un ejemplo de estado del sistema, es Siri, que cuando le dice Hey Siri y tiene que seguir Siri a la espera, le muestra unas ondas de sonido para que el usuario lo entienda que tienen que seguir dándole órdenes a Siri para que se ejecuten.

Las microinteracciones también se pueden usar para prevenir errores, por ejemplo al cambiar una contraseña, si introducimos la segunda vez mal, la microinteracción nos avisará en rojo diciendo que la primera no concuerda con la segunda, sin ni siquiera darle a enviar.

Cuando diseñes microinteracciones asegúrate que tienen un propósito. El propósito de las microinteracciones es proporcionar feedback para mantener a los usuarios informados y enganchados. Sin las apropiadas microinteracciones, la experiencia de usuario sufrirá.

Y os dejo con el vídeo por hoy, no sin antes recomendaros la lectura del post de microinteracciones.

Vídeo

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.