01 agosto 2018

El espacio en blanco, o también denominado espacio negativo. El espacio en blanco, nos puede parecer a veces una tontería, pero tiene su utilidad para la jerarquía visual y en la agrupación de elementos. Por lo tanto el espacio en blanco no es un elemento menor en el diseño y en el diseño de productos digitales.

Piet Mondrian Generator. Imagen de Robson#

Tubik Studio ha escrito un post sobre el espacio en blanco y su uso, el cual os voy a resumir brevemente. El espacio en blanco ayuda a la usabilidad y al entendimiento de las interfaces ya que las hace respirar. También mejora la navegabilidad al separar claramente los elementos y crear espacios diferenciados.

En Tubik nos explican que el término espacio negativo para designar al espacio en blanco viene de la fotografía donde hay espacios positivos (que atrae la atención de la vista) y espacios negativos (que la distraen, o hacen de fondo). Un espacio negativo puede ser de cualquier color, no sólo blanco, pero en diseño es lo habitual, blanco o un color claro.

El espacio en blanco es muy importante en un interfaz, los diseñadores tienden a colocar todo de manera que se puedan ver el máximo número de elementos de un vistazo. Pero eso es un error, porque demasiados elementos a la vez recargan la atención de los usuarios y éstos acaban por no hacerle caso a ninguno.

Los beneficios del espacio en blanco son:

  • mejora la escaneabilidad de los elementos
  • mejora la jerarquía visual
  • ayuda a hacer uniones sin necesidad de elementos como líneas, tramas, tablas…
  • da aire a la interfaz para que el usuario no sienta sobrecargado
  • mantiene al usuario enfocado en los elementos clave y reduce el nivel de distracción
  • añade estilo y elegancia

Hay varios factores clave donde influye el espacio en blanco:

  • Legibilidad y comprensión: es evidente que cuanto mayor espacio en blanco haya, mejor se podrá leer y comprender un texto, no es lo mismo un interfaz con letra pequeña y poco espacio en blanco que uno con letra legible y buen espacio en blanco.
  • Branding: cualquier guía de estilo de marca tiene la cantidad de espacio en blanco que hay que colocar en torno a ella, por lo que hay que seguirlas.
  • Tipo de recurso: el tipo de recurso determina también la cantidad de espacio en blanco que necesita, una noticia necesita menos espacio en blanco mientras que un reportaje o un ensayo necesita más.
  • Ratio de atención: colocar el suficiente espacio en blanco y usar reglas de jerarquía visual ayuda a los usuarios a mantener el foco en los elementos claves.

Desde el Estudio creemos que el espacio en blanco es un elemento esencial de diseño, ya sea de diseño visual, como de diseño digital. Por ello os animamos a usarlo de una manera correcta en vuestras interfaces y a seguir los consejos de Tubik Studio.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.