11 junio 2018

En este blog estamos concernidos por la ética y el diseño. Desde hace tiempo venimos diciendo, sin prisa pero sin pausa, que las decisiones de diseño que tomamos siempre tienen consecuencias. Las personas que disfrutan y consumen los productos digitales que diseñamos, o en los que participamos de alguna forma, son el objeto y el destino de nuestras decisiones de diseño. Como no puede ser de otra forma, las decisiones tienen consecuencias sobre las personas que consumen estas aplicaciones.

Un momento de la conferencia que Holly Thorsen impartió en EXF18 acerca de las consecuencias de nuestro trabajo.Un momento de la conferencia que Holly Thorsen impartió en EXF18 acerca de las consecuencias de nuestro trabajo.

Recientemente, estamos leyendo que hay una aplicación (la de La Liga de Fútbol Profesional) que está utilizando el micrófono del teléfono móvil para espiar las conversaciones de los usuarios. Es una característica, una funcionalidad que es advertida de alguna forma en las condiciones legales de utilización de la aplicación, esa parte de texto que nadie se lee y que aceptamos sin tan siquiera revisar en diagonal.

En redes sociales el titular está haciendo auténtico furor (hasta provocar una nota de prensa de La Liga), pero lo que me parece relevante de este caso es que está poniendo sobre la mesa algunas de las consecuencias de las decisiones de diseño que tomamos en el proceso de trabajo de un producto digital.

Sin entrar a hacer valoraciones acerca de cuáles son las responsabilidades o cómo éstas se reparten en este caso concreto, no puedo dejar de acordarme de Mike Monteiro, a quien hemos hecho referencia en más de una ocasión en este blog. Si nuestro trabajo contribuye a que personas se vean afectadas por las consecuencias de la utilización de los productos en los que estamos involucrados, deberíamos pensar más de una vez qué es lo que estamos haciendo, qué es lo que queremos hacer, y a qué bienestar queremos, o no, contribuir.

Sería recomendable que tomásemos en serio cuáles son las consecuencias que tienen las decisiones de nuestros diseños. No me parece descabellado que nos paremos a pensar acerca del valor que tiene nuestro trabajo, y la responsabilidad que descansa sobre nuestros hombros cuando de fabricar productos digitales de consumo por personas se refiere.

El caso de la aplicación de La Liga pone, desde mi punto de vista, esta cuestión encima de la mesa y además lo hace a ojos del gran público. No hay más que darse una vuelta por redes sociales para comprobar la atención que está generando en muchas capas diferentes de segmentos de usuarios. Lo digo una vez más, desde la responsabilidad de las decisiones de diseño que tomamos en nuestro trabajo, deberíamos tomar muy en serio estas consecuencias.

Comentarios

  1. […] Estas últimas semanas ha vuelto a saltar a la palestra el asunto de la ética en el diseño por el descubrimiento de que una app de las más descargadas de la Liga de Fútbol Profesional para seguir los resultados en el móvil, usaba el micrófono y la localización para descubrir bares y locales sin la debida licencia de uso, de esto ya os habló Daniel en un post. […]

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.