11 abril 2018

No todos los proyectos de diseño tienen un final feliz. En el reino de las obviedades es muy probable que la frase anterior se llevase uno de los primeros premios. Sin embargo, me parece pertinente y absolutamente necesario bajar el tono del buenismo en el que el diseño digital, la experiencia de usuario y las metodologías que hoy en día nos animan a colaborar en este tipo de proyectos, se repite una y otra vez. Los proyectos de diseño digital son una cuestión de negocio. Independientemente de cómo se traduzca eso de negocio, deberíamos ser muy conscientes de que los resultados, y exclusivamente los resultados, son los indicadores que van a utilizarse para medir el éxito de los procesos.

Cuaderno de trabajo para seguimiento cualitativo
Cuaderno de trabajo para seguimiento cualitativo de proyectos y actividades.

Desde el Estudio, y concretamente desde este blog, siempre hemos apostado por mostrar con transparencia la propuesta metodológica que en cada momento nos ha parecido más honesta. Hemos intentado tradicionalmente mantener un tono realista, de manera que entre otras cosas, produjese un efecto de verosimilitud en las personas que nos leen. No, no se trata de una estrategia. Se trata de querer ser fieles con la realidad que nos rodea, y con los estímulos que el día a día nos proporciona al trabajar en una disciplina como esta. Ser realistas es el principio por el que nos hemos regido desde el año 2003, fecha en la que el primer post de este blog vio la luz.

Por eso, una vez ha pasado el tiempo, me parece especialmente importante regalarnos a nosotros mismos un día de quietud. Me parece especialmente importante, y absolutamente revelador, querer parar por un momento para reflexionar acerca de lo que estamos haciendo, y sobre todo de cómo lo estamos haciendo. Me parece especialmente importante, además, ser lo suficientemente honesto como responsable de la empresa para decir que muchas veces nos equivocamos, otras veces cabalgamos contradicciones, y siempre absolutamente siempre lo que veis es lo que hay.

Me parece una idea muy sugerente aprovechar este momento de quietud para hacer un ejercicio de autocrítica responsable, y de ese modo revisar todo lo que estamos diciendo, todo lo que estamos haciendo, y en definitiva todo lo que estamos proponiendo. A veces me pregunto si realmente no estamos haciendo un ejercicio de nombrar de otra forma el ejercicio profesional tradicional. A veces me pregunto si realmente no estamos haciendo un ejercicio de adornar lo que ya sabemos hacer, para que parezca que hacemos algo nuevo. A veces me pregunto si realmente merece la pena caminar un camino que no tiene claro el destino.

Este párrafo anterior es lo que motiva el post de hoy. Es un ejercicio personal, del responsable de una empresa de 10 personas, que pretende continuar con la estrategia de la transparencia y de la honestidad, incluso en momentos en los que la duda puede presidir alguna conversación. O algún pensamiento. Es una ejercicio absolutamente higiénico, positivista y además, no os quepa duda, de esos que ayudan a crecer.

Mañana será otro día, sin duda. Pero quizá hoy es un buen momento para poner en negro sobre blanco lo que, estoy seguro, más de una vez hemos pensado cuando en el ejercicio de nuestro desempeño profesional hemos podido albergar alguna duda o alguna inquietud. Nada más humano que reconocer un momento de debilidad. Por mucho que los manuales del ejecutivo moderno masculino y capitalista no lo aconsejen. En el fondo siempre he sido un outsider.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes. Si quieres que exploremos la posibilidad de optimizar tu producto digital, contacta ahora mismo con nosotros para que conozcamos tu proyecto.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.