16 febrero 2018

En este breve vídeo Kathryn Whintenton, formadora de Norman Nielsen Group, explica por qué, pese a la mejora de los motores de búsqueda de los últimos tiempos, la arquitectura de la información sigue siendo clave.

Existe, a decir de Whintenton, una vinculación entre la “antigüedad” de la disciplina, presente desde los primeros dosmiles, y su minusvaloración. Como ella misma explica en el vídeo, con el aumento de información que se está produciendo casi de forma constante, es más importante que nunca contar con buenas arquitecturas de la información que ayuden a los usuarios a manejarla.

Una de las ideas fuerza de este pequeño vídeo es “search is great, but search is opaque”, que si tradujésemos diría: buscar es genial, pero no es transparente. Por eso, la visibilidad que una buena arquitectura de la información da a cualquier producto digital no es equiparable a lo que cualquier usuario, por entrenado que esté, puede conseguir por sí mismo mediante los motores de búsqueda, porque:

  • la búsqueda requiere de conocimiento del espacio de búsqueda, y, por ejemplo, de las palabras clave.
  • la búsqueda incrementa la carga cognitiva del usuario, que si no encuentra con facilidad lo que está tratando de localizar, puede llegar a contenidos equivocados o desajustados.
  • la búsqueda tiene un coste mayor que la navegación, porque, por ejemplo, la tasa de abandono de una página con una arquitectura de la información deficiente es mayor que en una página con una buena disposición de los contenidos en la que los y las usuarias encuentran lo que buscan con facilidad.
  • la búsqueda, en ocasiones, no funciona todo lo bien que se espera, y los usuarios asumen que los resultados van a ser malos de inicio, lo que empeora su experiencia.

Por último, como la protagonista explica en el vídeo, “cada vez que mostramos en una pantalla más elementos de los que se ven en un vistazo, bien sean productos, contenidos o características de una aplicación, los métodos de la arquitectura de la información deben aplicarse para garantizar que las personas puedan encontrar lo que necesitan, porque si no lo encuentran, podría no existir”.

Os dejamos con el vídeo de Kathryn Whintenton:

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.