15 febrero 2018

Poner a las personas en el centro de la acción debe ser una obligación demostrable. No lo digo yo, es la conclusión que puede sacar cualquiera después de leer el fantástico artículo que Danielle Ofri publica en el New York Times titulado The patients vs. paperwork for doctors. Básicamente, Ofri nos viene a relatar su experiencia profesional junto con un conglomerado de conclusiones que tras una serie de investigaciones nos dejan ver con franca claridad como casi el doble del tiempo utilizado por las y los profesionales de la medicina va destinado a información y documentación en lugar de a la atención y examen directo de pacientes.

Un momento del proceso de investigación con usuarios, a través del que obtenemos insights que nos ayudan a tomar decisiones de diseño.
Un momento del proceso de investigación con usuarios, a través del que obtenemos insights que nos ayudan a tomar decisiones de diseño.

Si me llevo esta realidad al ámbito del diseño, es cierto que en primera persona puedo relatar como hace más de 10 años estuve involucrado en el diseño de una aplicación de EMR (Electronic Medical Record). De hecho, recuerdo con cierta nostalgia como en el transcurso de ese proyecto realicé una prueba con usuarios (de guerrilla), a escondidas de mi jefe, ya que no había presupuesto destinado para ello. La conclusión del test no pudo ser más demoledora: seguir las instrucciones de un catálogo de requisitos iba a ser un proceso bendecido por los analistas funcionales y un fracaso como producto.

Pues bien, regresando al texto de Ofri, vemos como investigaciones demuestran que casi la mitad del tiempo disponible de 142 médicos de familia era utilizado para atender las obligaciones de la documentación a través de un sistema EMR. Esa realidad junto con el hecho objetivo de que los pacientes cada vez viven más, pero a la vez acumulan más registros en los sistemas de catalogación de diagnóstico y sintomatología, hace que la labor de las y los profesionales entre en una espiral de documentación que cada vez toma -y hace necesario dedicarle- más tiempo.

El problema que subyace a esta descripción objetiva, que es fruto de diversas investigaciones, es que el centro de la acción de la disciplina de atención médica parece haber pivotado desde las personas, los pacientes, a los sistemas de documentación y registros basados en tecnología. De ese modo, un sistema acumulativo de campos en formularios es la forma en la que avanza y se desarrolla la aplicación que da soporte a los profesionales de la atención médica.

Ofri tiene mucha razón cuando afirma que se ha producido un cambio en el foco de atención cuando hablamos del hecho de la atención médica: hemos pasado de enfocarnos en las personas a enfocarnos en el registro de datos en sistemas electrónicos.

Desde una perspectiva de diseño centrado en el usuario podríamos advertir de la necesidad de, como se afirma en el artículo al que estamos haciendo referencia, de hacer un mantenimiento de las aplicaciones de registros electrónicos basado en mediciones acumulativas en función de la utilización, las necesidades de los profesionales, y la experiencia final de los pacientes, en tanto en cuanto reciben una atención debidamente enfocada en la enfermedad o en el hecho médico.

Además de la medición, la investigación consistente, la mejora continua, y especialmente unas reglas de gobernanza que permitan actualizaciones de los sistemas de registro de información enfocados en la atención médica pueden ser unas excelentes soluciones para iniciar un camino de excelencia en un campo profesional como este.

En Torresburriel Estudio trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso. Si es tu caso, contacta con nosotros hoy mismo y hablamos.

Comentarios

  1. […] herramientas metodológicas que el diseño centrado en el usuario nos ha proporcionado desde hace varios años nos han ayudado a entender muchas interacciones y nos […]

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.