27 diciembre 2017

Siguiendo con la línea que marcábamos ayer sobre rediseño de UX en aplicaciones empresariales ERP, un proyecto donde hemos trabajado este año en el Estudio ha sido el rediseño del servicio que ofrece Cuéntica.

Algunos de vosotros os preguntaréis qué es Cuéntica. Se trata de una herramienta SaaS dirigida a autónomos y empresas para que ellos mismos puedan llevar la gestión interna de su negocio. Las funcionalidades que incorpora la herramienta son la emisión de facturas, la clasificación de gastos, un panel de control con los datos actualizados a tiempo real, el seguimiento de los cobros y pagos, comparativas entre distintos periodos y otras funcionalidades que podréis encontrar detalladas en su página web. Además, disponen de un servicio de soporte y asesoramiento, formado por economistas expertos en gestión, que resuelven cualquier duda de los clientes y les ayudan con cualquier cuestión económica o fiscal.

En el momento de inicio del proyecto, la herramienta contaba con un modelo freemium, es decir, que disponía de algunas funcionalidades atractivas y gratuitas para los usuarios, además de contar con otros servicios adicionales de pago como, por ejemplo, el cálculo y presentación de impuestos. El objetivo de este rediseño, en palabras de su CEO, Guillermo Latorre, era “simplificar esos planes disponibles” ya que tenían un amplio abanico de elementos adicionales. “Queremos pasar de ser una gestoría con una aplicación que mola, a una aplicación con un equipo de gestoría detrás.”, manifestó Guillermo durante una de las sesiones.

CuénticaRediseño de la nueva portada de Cuéntica.

Abordar el cambio de estrategia de Cuéntica

Para abordar el rediseño de Cuéntica y su cambio de estrategia, elaboramos un plan de trabajo con una serie de etapas orientadas a ofrecer al cliente una propuesta más ajustada, tanto al servicio ofrecido como a sus necesidades.

Lo primero que hicimos, como en cualquier proyecto de rediseño, fue abordar un proceso de investigación. Mantuvimos varias sesiones de definición de objetivos con el equipo del cliente, que nos ayuden a concretar cuáles eran las metas que se perseguían con el rediseño, además de identificar y definir los principales perfiles de usuario y  sus motivaciones/necesidades, así como los elementos irrenunciables que se querían mantener en el servicio. Es éste un ejercicio muy interesante, porque es necesario separar la grasa (aquello que sobra) del músculo (lo que debe permanecer) y renunciar algunos aspectos mientras mantenemos la base.

Una vez definidos los objetivos y los perfiles de usuario, dividimos todo el trabajo en tres fases. En cada una de ellas existía en todo momento iteraciones y sesiones de validación constante del cliente para agilizar la implementación de los cambios. Dentro de esta segunda etapa, la primera de las tareas que llevamos a cabo fue realizar un benchmark del sector con el objetivo de conocer las últimas tendencias en las herramientas similares de la competencia, así como las diferentes estrategias de negocio, captación y retención de usuarios, etc.

A continuación, con toda la información recopilada en las etapas anteriores, comenzamos la creación de wireframes. Como en todos los proyectos que realizamos en el Estudio, llevan consigo dos niveles de detalle (baja y alta fidelidad) con etapas intermedias de validación por el cliente. Cuando obtenemos la validación de los prototipos por parte del cliente pasamos al diseño visual, que requiere de un trabajo en equipo y de una gran coordinación, ya que no es la misma persona que realiza los prototipos la encargada de la parte visual. Para esto, se mantuvo una reunión previa para explicar el porqué de los elementos propuestos en los prototipos, así como un continuo contacto entre los equipos de prototipado y visual para poder resolver cualquier duda que pueda surgir durante la implementación.

Una vez implementados el diseño visual y la maquetación, la tercera y última etapa de este rediseño fue la realización de un test con usuarios con la web en preproducción. El cliente estuvo presente durante el test, con el objetivo de comprobar si los usuarios comprendían el rediseño y conseguían completar las tareas que se planteaban en la prueba. Ahora que no ya existe este servicio gratuito, Cuéntica ofrece dos alternativas: en primer lugar, se puede solicitar una demostración de la herramienta y, además, se ofrecen 15 días de prueba gratuita cuando se contrata el servicio con la posibilidad de darse de baja en cualquier momento, sin periodo de permanencia.

En definitiva, ¿qué ha conseguido el cliente con este rediseño? Esencialmente, se ha conseguido simplificar enormemente el proceso y transmitirlo de una forma más adecuada a las necesidades del cliente. Actualmente existe un plan base y dos módulos adicionales en función de si el usuario es autónomo o empresa, dos para cada uno de ellos. Se ha pasado de un modelo freemium a una versión de pago con diferentes servicios adicionales de selección rápida y cómoda para los usuarios, que esperamos que se convierta en una mejor conversión.

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital, con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Comentarios

  1. […] alguna mejora. Si pensamos en un producto digital susceptible a esta medida, por ejemplo, un caso sería un servicio con versión free, freemium y premium. Tener un producto gratuito con todas las funciones podría reducir las ventas, pero tener un […]

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.