El Women Techmakers Zaragoza desde dentro

Este va a ser, probablemente, el post más personal que escriba para el blog del Estudio. Al menos, el más personal de todos los que he escrito hasta ahora, ya que voy a intentar contar, desde mi punto de vista como organizadora y como ponente, el Women Techmakers Zaragoza que se celebró el pasado 11 de noviembre en Etopia.

Women Techmakers Zaragoza
Organizadoras del Women Techmakers Zaragoza.

Hace unos meses me uní a un canal de slack en Zithub el que un grupo de mujeres planeaba organizar la primera edición en Aragón de este evento, que forma parte de una iniciativa global promovida por Google como ya contamos en este post en el que hablamos del patrocinio de Torresburriel Estudio.

Como en pocas cosas creo más que en el Feminismo, me sumé a su plan sin dudarlo y dispuesta a ayudar en lo que pudiera y supiera. El sector necesita visibilizar a las mujeres que lo habitan, que no son pocas –aunque deberían ser muchas más- y que son, además, muy talentosas, y el Women Techmakers era una oportunidad de oro para hacerlo. Necesitamos empoderarnos y visibilizarnos, porque es imprescindible ocupar el espacio público para que existan referentes de mujeres tecnólogas. Eso sirve, de un lado, para que las más jóvenes tomen el mismo camino si es lo que les gusta. Y, del otro, como respuesta a todos esos eventos en los que no se invita a participar a mujeres y la única explicación que se suele dar es que “no hay”, cuando sabemos –y hemos comprobado este fin de semana- que eso no es cierto.

Así, esas conversaciones iniciales por Slack se transformaron en una quedada tras otra que culminó en la creación de un colectivo sin ánimo de lucro, MulleresTech, en el que diez mujeres de orígenes y ocupaciones diversas pero con un objetivo común nos lanzamos a organizar el evento.

Sólo han pasado tres días desde que se celebró el Women Techmakers Zaragoza, pero ya puedo decir sin miedo a equivocarme que formar parte de su organización me ha regalado un aprendizaje enorme, además de haberme permitido conocer a nueve mujeres talentosas, las MulleresTech, con una capacidad de trabajo infinito. El evento nos ha supuesto madrugones, trasnochadas, jaleos, sacrificar festivos y fines de semana de curro, pero lo vivido este sábado lo compensa todo. Hemos usado Trello, Gmail, Whatsapp y todas las vías de comunicación a nuestra disposición para recabar fondos, contactar con ponentes, tratar de elegir propuestas entre las casi cien que se presentaron a nuestro call for papers, cuadrar agendas –el año que viene prometemos hacerlo más rápido- y contactar con proveedores para los servicios y materiales del WTMZ.

Y ahora mismo, una vez que todo ha terminado, y que el evento (aunque está mal que yo lo diga, porque soy juez y parte) ha sido un éxito, me reafirmo en lo anterior. La felicidad de ver a asistentes y ponentes disfrutar y el feedback que nos han ido dando, además de nuestras caras de felicidad en todas las fotos que vamos viendo, es buena prueba de ello. Hemos aprendido mucho pero también sabemos que podemos y debemos gestionar mejor algunos aspectos del evento, aunque eso lo hablaremos cuando nos paremos a pensar y hagamos retrospectiva. De momento, aunque sea sólo por unos días, queremos seguir en esta nube a la que nos subimos el sábado y de la que es difícil bajar.

Las ponentes se entregaron a nuestra causa y todas ellas dieron lo mejor de sí mismas, compartiendo en sus charlas y talleres su conocimiento sobre tecnología, startups, marketing, biomedicina, impresión 3D, código abierto, o programación, entre otras muchas disciplinas tecnológicas. Si tuviera que elegir sólo a una ponente me quedaría con Valeria Corrales, una oscense de nueve años que pasó de jugar a Minecraft a programar videojuegos, hacer circuitos con su arduino y que emocionó a todo el auditorio con su desparpajo, su talento y su voluntad de cambio y de compartir su experiencia.

Entre todas las charlas contamos con dos participaciones del Estudio. De un lado, Verónica Abizanda explicó cómo hacer un Think Aloud Test y las mejoras que eso supone para cualquier producto digital. Del otro, yo misma participé en nombre de Torresburriel Estudio presentando un caso de research y testing con un cliente internacional del sector retail, además de explicar un poco quién somos y qué hacemos.

Como decía arriba, llegarán los tiempos de las valoraciones y la lista de aspectos que debemos mejorar, pero de momento sólo puedo terminar este post agradeciendo una vez a mis compañeras, a las y los asistentes y a las ponentes su esfuerzo y su generosidad. Si esto no es sororidad, se le parece mucho. ¡Gracias!

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.
Contacta ahora y cuéntanos tus necesidades para diseñar un proceso de investigación ajustado a tus requerimientos.

Deja tu comentario

*