Cómo trabajamos (XVI): visibilidad de la plantilla en medios sociales

La plantilla de Torresburriel Estudio tiene que ser famosa. Dicho así suena absolutamente loco, o por lo menos eso me lo parece a mi, que soy quien lo está escribiendo. Pero una vez dicho el exabrupto, que me permite inicial la exposición de los hechos, merece la pena explicar lo que he querido decir con ello.

Desde hace 20 años trabajo en el ámbito profesional del diseño en entorno digital y siempre he estado interesado, de una forma paralela, en todo lo que tiene que ver con los ámbitos de comunicación. De hecho, el canal web es un inmenso lugar donde tiene lugar comunicación en muchos niveles, estadios, direcciones y grados de atención. Tanto es así, que sólo 5 años trabajando me bastaron para darme cuenta de que escribir en un blog era una de las tareas más emocionantes que mi profesión me podía dar. Y, para mi, entonces era algo que podríamos catalogar como un hobby.

Uno de los primeros encontronazos laborales que tuve en mi vida tiene relación con los blogs y con el título de este post. Tanto es así, que en su momento me dije: “si un día tengo una empresa, mis empleados serán tan protagonistas como yo, o más, del blog de la empresa”. Bueno, pues dicho y hecho. En 2017 tengo una empresa, cinco personas empleadas y dos contractors, y me ocupo y me preocupo porque la visibilidad al completo del equipo sea una realidad.

Visibilidad en medios sociales del equipo de Torresburriel EstudioEquipo de Torresburriel Estudio.

¿Por qué quiero dar visibilidad a la plantilla?

Las razones son varias y son, además, el motivo que me lleva a escribir este post, que a su vez es una razón más para que la visibilidad de la plantilla sea parte de la estrategia y del modelo de empresa que quiero. Pero dicho esto, vayamos a lo que hemos venido: razones por las que la plantilla del estudio es visible de forma intencionada.

Los esfuerzos siempre han de ser recompensados. Escribir en el blog es una actividad que siempre supone un esfuerzo. Nos puede gustar más o menos, e incluso nos puede apasionar. Pero eso no exime del esfuerzo que supone atender a una cita editorial en un calendario, afinar un tema, documentarlo, escribirlo, revisarlo, maquetarlo, publicarlo, promocionarlo y responder a quienes de una u otra forma entren en contacto con el contenido en medios sociales. Somos humanos y el reconocimiento siempre gusta y nos supone una sensación que se parece a algo agradable.

Los progresos se exponen de forma vigorosa. Cuando aprendemos en el trabajo, cuando aprendemos de una experiencia, cuando aprendemos con un libro o con el relato de la experiencia de terceros tenemos la posibilidad de plasmar esos aprendizajes de una forma absolutamente plegada a nuestros deseos. Escribir es un ejercicio que, con un mínimo control del lenguaje y del idioma, permite transitar caminos propios, invitando a quienes nos leen a acompañarnos en la medida que deseemos.

Defender responsabilidades es tarea de quienes las asumen. Y escribir aporta visibilidad, que siempre implica un cierto grado de exposición a todo tipo de reacciones o interacciones por parte de terceros. Aprender a manejar, gestionar y alimentar las interacciones en un espacio virtual público es un ejercicio que sólo es soportado por quienes aceptan esa responsabilidad.

Mi equipo es muy bueno y quiero presumir de ello. Lo cual es una obviedad, pero es lo que hay cuando la transparencia y la honestidad son dos de los elementos sobre los que pilota la estrategia de empresa, tanto hacia el exterior como hacia el interior. Como responsable, me gusta la idea de mostrar y de enseñar que mi equipo es excelente y que, por tanto, se puede esperar lo mejor de nuestro trabajo. Dar visibilidad al equipo, con nombres, nicks y fotos es la forma que más se acerca a pasar un día o un tiempo en el estudio y vernos trabajar.

Si digo que la confianza es una característica del estudio, hay que demostrarlo. Dar visibilidad es una forma que desde la perspectiva de la dirección de la empresa se puede percibir como de soltar amarras. Nada más lejos de la realidad. Dar visibilidad es una prueba de confianza, de respeto profesional y de transparencia. La visibilidad obliga a ambas partes a hacer las cosas bien, obliga a la honestidad y favorece el engagement.

Estas razones son las que me llevan a optar y a elegir libremente dar visibilidad a la plantilla del estudio. Dar visibilidad ha de ser compatible con el deseo de la otra parte a ser visible, y no se debe obligar a nadie a ello. Ellas y ellos se estarán enterando ahora mismo que el proceso para llegar a ser visibles por parte del estudio ha tenido un proceso previo de estudio, de valoración, de calificación y de decisión. La gradualidad, el tono, el momento y las excusas de comunicación elegidas para cada cual cuentan en el haber de la visibilidad. Porque lo contrario, es decir, preguntar a cada persona del equipo si desea ser visible en medios sociales, podría ser contraproducente si se interpretase como una pregunta a la que no se puede decir con una negativa. Por ello, visibilidad asegurando que la comodidad con ello está asegurada.

Seguimos.

En Torresburriel Estudio realizamos proyectos de consultoría en diseño de experiencia de usuario para tu producto digital, aplicando metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto.

Deja tu comentario

*