La experiencia de usuario del futuro

Experiencia de usuario para ganar el futuro. Esta parece una frase contundente, pero casi me veo obligado a colocarla en primer lugar debido a los diversos movimientos que los grandes jugadores del entorno digital están realizando en los últimos tiempos, todos ellos encaminados a poner al usuario como centro de la acción de sus actividades.

UX para los usuarios del futuro
UX para los usuarios del futuro. Imagen de Wikimedia.

Esto no debería ser nada nuevo, o por lo menos no debiera escucharse como algo extraño en este blog. La razón es muy sencilla, llevamos desde el año 2003 escribiendo acerca de experiencia de usuario, de usabilidad, de experiencia de cliente, de arquitectura de la información, o de accesibilidad. Incluso de diseño de servicios, antes incluso de que se acuñara el término. Todas ellas son disciplinas orientadas y enfocadas a la satisfacción de las necesidades y peculiaridades de las personas que utilizan y manejan artefactos digitales, y también por supuesto analógicos.

Y digo que no debería sonar extraño porque además del histórico de conocimiento que hemos venido desplegando en este blog desde hace tantísimos años, los importantes actores del ámbito digital, que ahora son reyes y reinas de la economía global, están dando pasos en la misma dirección. Buena muestra de ello es la acción de Google que lleva por título UX para el próximo billón de usuarios.

No puedo esconder mi satisfacción cuando leo que desde ese monstruo llamado Google están predicando de forma explícita cómo la experiencia de usuario es la palanca para ganar el futuro, a través de elementos como la investigación, como el test con usuarios, o como la conceptualización compartida del diseño de productos digitales. Si estuviésemos en un entorno mucho más informal, diría que estoy absolutamente henchido de gozo por leer algo así.

Traer a la palestra la herramienta de los cuestionarios y encuestas como forma de acercamiento, de cohesión, y de entendimiento de un mundo globalizado en el que los usuarios se interconectan en función de sus propios criterios, es desde mi punto de vista una visión a largo plazo que solo nos traerá resultados exitosos.

Diseñar aplicaciones a través de métodos de compartición de criterios, requisitos, y funcionalidades, además de nunca dejar de pensar en el horizonte de la significación para los usuarios de todas y cada una de las propuestas que se les hacen en forma de productos, son otra razón, otro criterio, otro argumento que me parece absolutamente irreprochable.

Skills como la empatía, la eficacia, la consideración de los mercados emergentes como sujeto activo que va a guiar la aceptación de los nuevos productos digitales, son pasos a dar para constatar que desde una perspectiva global van a afectarnos a todos. Estas cuestiones son fundamentales para entender cómo debemos diseñar, cómo debemos guiar, y cómo debemos orientar los productos digitales poniendo a las personas en el centro de su actividad y su razón de ser. Comprender esta globalidad es el primer paso, si no el único, para poder sentar las bases de productos digitales realmente centrados en las personas.

En último lugar, y no por ello menos importante, hay que reflejar la importancia de la investigación como única forma de entender, comprender, aceptar y considerar todas las visiones que en un mundo globalizado, diverso, y que no siempre conocemos en su totalidad en sus matices, no se puede ignorar de cara a tomar las mejores decisiones de diseño orientadas a las aplicaciones que vamos a construir.

Todo ello, todo lo anterior, constituye el núcleo básico de la propuesta de Google en la que nos invita a conocer, sumergirnos y llevar a cabo todo un proceso de inmersión para poder empezar a diseñar las aplicaciones para el próximo billón de usuarios. Esto es sin ningún género de dudas experiencia de usuario para ganar el futuro. La primera frase de este post veremos como no estaba tan desencaminada.

Deja tu comentario

*